Noticias locales

Madrid inicia la primera fase para poner fin al botellón: 13 padres de menores podrían perder su tutela

El problema de los botellones es un problema de todos. Por ello, el Ayuntamiento de Madrid ha dado traslado a la Fiscalía de Menores un total de 13 expedientes los casos graves y comprobados en los que se aprecie que los adolescentes sorprendidos bebiendo alcohol en la calle, con pruebas de que incurren en un delito de abandono de menores. Lo que puede traducirse en que el juez decida retirar la custodia a esos padres o tutores legales de estos inmersos en el proceso.

«Se ha dado traslado de 13 expedientes a Fiscalía de Menores por ingesta masiva de alcohol y tuvieron que ser atendidos por servicios sanitarios. Queremos saber qué es lo que ha sucedido y responsabilizar a los padres de que sus hijos participan en estos botellones«, señaló este martes el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida.

El edil entiende como «muy razonable acordar el traslado a la Fiscalía» con el objetivo de que «haya un adecuado ejercicio de la patria potestad«.

Al haberse detectado un aumento de la presencia de menores de edad últimamente en estos botellones, comenzó a intervenir también un equipo de Agentes Tutores para que, de producirse intoxicaciones etílicas, tras ser atendidos sanitariamente por SAMUR, inicien expedientes de protección para su remisión a la Fiscalía de Menores.

Entre las labores habituales de los agentes tutores se encuentran la vigilancia de los centros escolares y las actividades con las comunidades educativas y las familias (violencia intra y extraescolar, charlas, procesos de mediación, actuaciones con drogas, etc.), pero también actuar en los diferentes espacios y contextos en los que se mueven los menores de edad, también las vías y parques públicos, los lugares de ocio, el medio ambiente urbano y las nuevas tecnologías, con el objetivo único de promover el respecto a los derechos de la infancia.

La investigación de la Unidad de Apoyo y Protección Mujer, Menor y Mayor de la Policía Municipal sigue, a grandes rasgos, los siguientes pasos. Primero, se contacta con los padres y se les informa de la situación en la que los agentes se han encontrado a su hijo o hija.

Acto seguido, se tramita la denuncia contra el cabeza de familia, por vía administrativa, en lo que se refiere a la multa por el consumo de alcohol en la calle, que para los menores de edad es de 300 euros y de 600 para los adultos. Posteriormente, los padres tienen que comparecer y declarar; se les pregunta por el tipo de convivencia que mantienen en casa con el menor, sobre los horarios de trabajo de los progenitores, cuánto tiempo se quedan solos los hijos…

Mostrar más
Botón volver arriba