Deportes

Marco Asensio se pone las pilas en la semana que el Real Madrid negocia con Haaland (2-0)

El Real Madrid abrió las puertas al padre de Haaland y su agente (Mino Raiola) esta semana para que conocieran la Ciudad Deportiva de Valdebebas. Florentino Pérez entra en la puja por el delantero noruego porque esta plantilla necesita un goleador. Con esta presión añadida salieron Benzema y Marco Asensio, los delanteros titulares del Real Madrid en el partido contra el Eibar, en el inicio de una semana de alto voltaje. Primero había que salvar el escollo del Eibar. Se logró con los goles del francés y el español. Ahora queda lo más difícil por hacer: Liverpool y Barcelona.

De Benzema ya se conocía que es fiable. No falla. Lo más destacable es que ya está aquí Marco Asensio. El futbolista más esperado por Zidane y Florentino Pérez desniveló el partido contra el Eibar con una buena maniobra en el minuto 40. Asensio corrió al centro para recibir un balón largo de Casemiro, controló con precisión y definió con seguridad ante la salida del portero Dmitrovic. El robo de Casemiro y la acción ofensiva de Asensio desatascaron una primera parte en la que el Real Madrid fue tremendamente superior al Eibar. Los de Mendilibar, en posiciones de descenso, estuvieron blandos y contemplativos.

Fermín de la Calle

Era un partido para que aparecieran los que necesitan reivindicarse y Zidane, que tiene que gestionar los esfuerzos para los partidos contra el Liverpool y el del próximo sábado contra el Barcelona, decidió que era la ocasión de poner en el once a Militao, Marcelo, Isco y Marco Asensio. Descansaron Varane y Kroos, en el banquillo. Prescindió de la explosividad y verticalidad de los brasileños Rodrygo y Vinicius. Ambos salieron en el segundo tiempo. El Madrid tuvo una primera parte plácida, pero el gol se le resistía y apareció la inspiración de Marco Asensio.

El balear, incisivo

El balear pudo marcharse con tres goles al descanso. Llevó el mayor peligro con un disparo al larguero en un lanzamiento de falta y un gol anulado, de tacón, por fuera de juego. Estaba Asensio conectado, rondando el gol y lo consiguió en esa maniobra que da esperanzas a su entrenador y el presidente. De Marco Asensio dicen en el club que hay que tener paciencia porque no se le puede haber olvidado jugar bien al fútbol y mucho menos tener esa chispa con la que marcaba las diferencias antes de la grave lesión de la rodilla que le tuvo casi un año parado. Tenía que aparecer la mejor versión y contra el Eibar se movió por todo el frente de ataque, buscando espacios, zonas de remate y echándose el equipo a sus espaldas.

Lo que se le reprocha a este jugador es que le ha faltado tener más personalidad en momentos en los que había que asumir responsabilidades. Se escondía, pasaba desapercibido y parecía sentirse más cómodo en un papel de revulsivo. El hecho de marcar el primer gol en el partido contra el Eibar no significa que haya hecho una heroicidad, pero sí es cierto que llega a una semana clave de la temporada mostrando mejores sensaciones en su juego. Desde hace un mes está más atinado. El del Eibar es el tercer partido consecutivo marcando. Hizo el tercer tanto contra el Atalanta y el Celta, los que cerraban el resultado de su equipo. Marcar el primero contra el Eibar es otro paso más adelante que hay que poner en valor y que habrá que seguir confirmando en los próximos partidos, que sí tendrán un nivel de dificultad mayor a lo que se encontró el equipo de Zidane contra el Eibar.

Benzema celebra el segundo gol. (Efe)Benzema celebra el segundo gol. (Efe)Benzema celebra el segundo gol. (Efe)

El equipo de Mendilibar decepcionó. Son ya doce partidos seguidos sin ganar y se hunde en la clasificación. Ahí está el peligro de la Segunda división. No llega la reacción y lo peor es que parece haber perdido el espíritu guerrillero con el que hace los partidos incómodos a sus rivales. Al Eibar le faltó alma. Empezó el partido avisando con un disparo lejano de Diop que paró Courtois. En la siguiente jugada dio muestras de los nervios en una cesión atrás de Pozo que interceptó Benzema. El francés se planteó ante Dmitrovic y el portero serbio ganó el duelo. Evitó una acción peligrosa de gol. El Madrid se hizo dueño de la pelota, moviéndola de un lado a otro del campo, con Marcelo, de extremo, poniendo centros sin dificultad. Uno de ellos acabó con un remata de cabeza de Benzema a gol. Fue anulado por fuera de juego.

El Madrid estaba muy cómodo. No sufría en defensa y ponía cerco al área del Eibar con poca oposición. Casemiro tuvo otra de las acciones peligrosas para adelantar al equipo en una llegada en la que cayó al suelo dentro del área. El brazo de Rafa Soares contactó con la espalda del brasileño. El árbitro manchego Díaz de Mera Escuderos interpretó que no era suficiente para pitar penalti. En el Madrid se siguen quejando de que no se les pita un penalti a favor desde el Clásico en el Camp Nou con el derribo de Lenglet a Sergio Ramos.

Courtois evitó el empate

Zidane, a pesar de que el partido estaba abierto con el único gol de Asensio y en pleno diluvio y fuertes rachas de viento, quitó a Modric y Asensio para meter a Kroos y Rodrygo. La climatología cambió el escenario del partido. Una cesión de Lucas Vázquez se convirtió en la ocasión más peligrosa del Eibar. El balón cogió velocidad y exigió a Courtois una estirada para sacarlo con los pies en la línea de gol. Iba para dentro. El viento empujó la pelota y en el Madrid se llevaron el susto. De la comodidad se pasó a la intranquilidad. La tormenta de lluvia y viento pasó a ser una granizada.

El partido se puso peligroso y Zidane quitó a Marcelo e Isco para meter a Vinicius y Sergio Arribas. Con la pareja Vinicius-Arribas el Madrid recuperó la profundidad. Casemiro marcó y el tanto fue anulado por fuera de juego previo del propio Arribas. Era el tercer tanto anulado al Madrid en el partido. Dejó de jarrear agua, se calmó el tiempo y el Madrid fue a cerrar el partido para no tener más sustos. Vinicius desbordó, puso un buen centro al área y apareció Benzema para marcar de cabeza. El ‘9’ lleva cinco partidos seguidos viendo portería, en los que ha marcado siete goles. Zidane también le quitó, a falta de diez minutos, para dar entrada a Mariano. Toca pensar en el Liverpool y dentro de una semana el Clásico. Lo de Haaland va para largo.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba