Deportes

McLaren, bajo la amenaza de insolvencia y la pugna con sus acreedores para financiarse

McLaren corre el peligro de entrar en insolvencia. La soga de la falta de liquidez agobia el cuello del Grupo, que engloba al equipo de Fórmula 1 y sus activos, vitales para la búsqueda urgente de financiación. Tanto, que sus responsables han acudido a instancias judiciales que solventen las discrepancias con sus acreedores y poder acceder a los recursos financieros que amortiguen las inesperadas consecuencias del coronavirus, especialmente para McLaren Automotive, su división de vehículos superdeportivos.

El McLaren Group han diseñado un plan de financiación como escudo ante el impacto en las ventas y generación de recursos de su división de coches deportivos, que ha amenaza con una cercana crisis de liquidez. Sin embargo, el Grupo se ha encontrado con la resistencia de acreedores y tenedores de bonos de emisiones anteriores que no quieren liberar las garantías sobre activos necesarios para avalar el nuevo plan. Sin acuerdo, la insolvencia cerraría la soga en torno al cuello finaciero de McLaren.

La pandemia del coronavirus ha impactado en McLaren Automovite y, por extensión, al resto del Grupo (REUTERS)La pandemia del coronavirus ha impactado en McLaren Automovite y, por extensión, al resto del Grupo (REUTERS)La pandemia del coronavirus ha impactado en McLaren Automovite y, por extensión, al resto del Grupo (REUTERS)

«Una inesperada falta de liquidez»

La acción judicial conocida este martes no es tanto noticia en sí misma, como por la situación financiera que ha revelado y los problemas del McLaren Group para concretar su estrategia de captación de financiación. Esa acción persigue acelerar la resolución de sus discrepancias con los acreedores sobre los activos inmobiliarios y los monoplazas de Fórmula 1 históricos que ejercen como garantía para estos últimos. Aunque todo bajo amenaza de plazos acuciantes para frenar esa posible crisis de liquidez. La operación también permite conocer el destino que McLaren planea para esos activos relacionados con la Fórmula 1.

“Esta situación no es culpa del Grupo”, explica una nota emitida desde la holding, “sino que ha sido causada por la pandemia del Covid-19, que ha causado estragos en la economía del Reino Unido y ha amenazado la forma de vida de millones de personas y la viabilidad de muchos negocios”. Las ventas de McLaren Automotive se han reducido a un tercio sobre el mismo período del año anterior en estos meses de coronavirus. A la falta de liquidez generada por esta vía se suman las obligaciones asumidas ante proveedores externos para las unidades fabricadas y no vendidas, que vencen en los próximos meses. En McLaren se afirma contar con liquidez a corto plazo, pero no a medio sin el plan de financiación proyectado. A principios de la crisis, los accionistas aportaron casi 350 millones de euros como primer colchón. También se decidió una reestructuración sobre la cuarta parte de la plantilla del Grupo. Pero las perspectivas para los próximos meses y las obligaciones pendientes pueden provocar, como sus responsables anunciaban recientemente en un comunicado, “una inesperada falta de liquidez que tendrá impacto en el Grupo a mitad de año”.

La colección de monoplazas históricos de McLaren representa uno de sus grandes activos (MCLAREN)La colección de monoplazas históricos de McLaren representa uno de sus grandes activos (MCLAREN)La colección de monoplazas históricos de McLaren representa uno de sus grandes activos (MCLAREN)

Como el banco Santander

Recientemente surgía en Gran Bretaña la noticia sobre una posible venta de un porcentaje de McLaren para salvar la amenazante crisis de liquidez. Parte de la estrategia, plantea la venta de activos inmobiliarios como la sede de Woking, que aportaría capital al desprenderse de la propiedad pero el equipo mantendría la posesión en régimen de `leasing’. Una operación realizada por el Banco de Santander hace varios años con su sede de Boadilla del Monte, por ejemplo. Los coches históricos de Fórmula 1 también serían vendidos, bien una parte de ellos a terceros, o a una subsidiaria creada en el seno del Grupo McLaren al efecto, manteniendo la colección histórica como como vehículo de garantía para la financiación pretendida.

Sin embargo, McLaren afronta la oposición de un grupo de entre sus acreedores y tenedores de bonos por emisiones de casi 750 millones de euros y asegurada por los activos inmobiliarios del grupo, su propiedad intelectual, y la colección de monoplazas históricos. Para culminar el proceso de financiación proyectado, sus responsables necesitan liberar parte de esas garantías, especialmente la parte inmobiliaria y la colección histórica. A ello se han negado los acreedores, amparados en una cláusula que impediría a McLaren disponer libremente de todos o una parte sustancial de sus activos. Paralelamente, aquellos han propuesto su propio plan de financiación alternativo, rechazado por los responsables del Grupo, que a su vez denuncian la pretensión de alargar plazos para dejar sin margen de maniobra a sus responsables, obligando así a allanarse al plan de sus acreedores. De aquí la acción judicial de urgencia.

El equipo de Fórmula 1 ya se ha visto afectado con despidos por la situación financiera del Grupo (EFE)El equipo de Fórmula 1 ya se ha visto afectado con despidos por la situación financiera del Grupo (EFE)El equipo de Fórmula 1 ya se ha visto afectado con despidos por la situación financiera del Grupo (EFE)

300 millones hasta 2021

Desde el Grupo se alega que “si se excluyera el valor de la marca McLaren y la propiedad intelectual, los Heritage Cars (monoplazas históricos) y las Properties (activos inmobiliarios) reportan casi la quinta parte de los ingresos del Grupo, y suponen casi una cuarta parte de todos los activos del mismo”, por lo que no perjudicarían los derechos favor de los acreedores. El plan del Grupo pretende captar otros 300 millones de euros aproximadamente, “liquidez adicional que sería suficiente para que el Grupo pueda mantener sus operaciones hasta entrar en 2021”, según explican desde McLaren.

Ante las urgencias para responder a sus obligaciones financieras y ejecutar las operaciones necesarias para obtener el préstamo, McLaren Holdings ha solicitado el procedimiento de urgencia y la resolución judicial antes del 10 de julio, ya iniciado el Campeonato del Mundo. Más quebraderos de cabeza para McLaren Group, sobre el que pende ahora la espada de Damocles de una potencial insolvencia.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar