Deportes

Media Segunda, incluído el Pucela, detrás de Rober Ibáñez

Falta más de un mes para que se abra la ventana del mercado de invierno y en los despachos de las direcciones deportivas el pulso comienza a acelerarse. Es momento de ver de qué manera se pueden mejorar las plantillas o qué jugadores son susceptibles de salir y llegar para intentar mejorar los equipos. Y en esas está también el Real Valladolid. De momento, ningún futbolista o representante ha pedido salir, pero se intuye que varios podrían hacerlo en las próximas semanas viendo su escasa participación en el equipo de Pacheta.

Otro de los puntos a tener en cuenta son las situaciones de los jugadores lesionados de larga duración. A Hugo Vallejo se le da por perdido por lo que se le podría dar la baja, pero tiene ficha con el filial, El Hacen todavía se recupera de su operación de rodilla y es difícil que pueda estar disponible antes de marzo, por lo que tampoco se le haría ficha y está el caso de Pablo Hervías. Ahora mismo la evolución de su lesión es una incógnita, aunque Fran Sánchez, director deportivo del Real Valladolid, afirmó en la SER esta semana que esperaban recuperarlo para los primeros meses del año que viene. Habrá que ver la evolución de la lesión en las próximas semanas.

Así las cosas, uno de los puestos en los que más necesario sería reforzar el equipo es en los extremos ya que las lesiones de Hugo Vallejo y Pablo Hervías dejan muy cojo al equipo en esas posiciones, dos jugadores para tres puestos, por lo que el trabajo de la dirección deportiva se está encaminando a dotar al equipo de un jugador diferencial en banda. La preferencia es un zurdo, pero no hay tantos en el mercado y los que hay o no mejoran la plantilla actual o son inaccesibles. En este punto se ha abierto la posibilidad de Rober Ibáñez, jugador de Osasuna, como contó ayer PucelaFichajes. Es un diestro acostumbrado a jugar a pierna cambiada, desde la izquierda, y en el conjunto de Arrasate no tiene oportunidades por lo que el club navarro le busca salida y novias no le faltan. Sporting, Huesca y Leganés, entre otros muchos clubes de Segunda, se han interesado ya en él, y el Real Valladolid también muestra interés, aunque conscientes de que hay varias trabas para que la operación salga adelante. La primera es que, a día de hoy, los blanquivioletas no tienen fichas libres. Además, Osasuna quiere vender o ceder con obligación de compra si hay ascenso por un futbolista que podría ser diferencial en Segunda y que termina contrato en junio de 2022.

Hay que recordar que Rober Ibáñez ya estuvo en la agenda del Real Valladolid con Miguel Ángel Gómez, anterior director deportivo, y que fue clave en el ascenso de Osasuna. Nacido en Valencia hace 28 años y criado en la cantera del club che, jugó cuatro partido con el primer equipo valencianista en la temporada 2014-15, pasó dos temporadas cedido en Granada, media más en Leganés, hasta que en la temporada 2018-19 fue fichado por el Getafe, que en el mercado de invierno lo cedió a Osasuna, donde ascendió, por lo que fue comprado por los navarros. Jugó poco con los rojillos en Primera, la campaña pasada fue cedido toda la temporada al Leganés y este año Arrasate tampoco está contando mucho con él por lo que se le busca salida en el mercado invernal ya .

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba