Deportes

Medio pelotón se va al suelo a 10 km de Albacete y Elissonde es el nuevo líder de la Vuelta

Tras una etapa soporífera (la más llana de la Vuelta) en la que ni siquiera la aparición del viento daba mordiente al tramo final con sus temidos abanicos, la tensión del grupo terminó provocando este miércoles en las inmediaciones de Albacete un momento de pánico cuando medio pelotón de la Vuelta dio con los huesos en el asfalto a unos diez kilómetros de meta. Si bien los ciclistas afectados del Movistar lograron empalmar con el pelotón principal y no hubo damnificados entre los favoritos, Mikel Nieve y Romain Bardet hubieron de ser atendidos por los médicos; habrá que esperar para ver su evolución con el paso de las horas.

Una pena para Taaramae

Tein Taaramae, el ciclista estonio que portaba con tanto orgullo el ‘maillot’ rojo desde el lunes, hubo de cederlo –como mínimo– un día antes de lo previsto, precisamente por la caída, si bien su equipo (CCC) sacará grandes lecciones de repasar su insólita gestión del accidente, con corredores saliendo disparados hacia delante cuando él estaba sin bicicleta. En la meta fue finalmente el belga Jasper Philipsen (Alpecin Fenix) quien se impuso en el largo ‘sprint’, firmando un doblete por delante del renacido Jakobsen en Albacete, donde se colocó de líder (como él mismo aclaró, “no de la mejor manera”) el francés Kenny Elisonde (Trek), ganador en el Angliru en 2013.

Marcos Pereda

Cuando el trayecto entre Tarancón y Albacete, de 184.4 kilómetros, amenazaba con ser la tarde más plúmbea de todo el verano, la montonera inesperada recordó a los equipos y a los espectadores las virtudes de la calma y hasta del aburrimiento. Se libraron los favoritos, aunque algunos, como Mikel Landa, se llegó a caer. Taaramae también se vio involucrado, con el resultado nefasto ya comentado. Será Elissonde qiuen defienda este jueves el liderato en la montaña de Cullera, con 5 segundos sobre Roglic y 10 respecto a otro francés, Lilian Calmejane. Enric Mas, cuarto, es el primer español a 20, y sus compañeros Miguel Ángel López y Valverde le siguen en la general. En el ‘top 10’ se mantienen Egan Bernal y Mikel Landa. Todos los candidatos apretados en el margen de medio minuto.

La escapada del día

Ni el viento ni el sofocante calor amilanaron al trío de valientes que desafiaron a la llanura manchega desde el inicio del viaje en Tarancón, donde el Museo Casa Parada alberga numerosas tallas de terracota sobre las andanzas de Don Quijote. Saltaron a la aventura, a lomos de sus bicicletas, los representantes de tres equipos españoles Pelayo Sánchez (Burgos-BH), Lazkano (Caja Rural-Seguros RGA) y Mikel Azparren (Euskaltel-Euskadi). Aunque eran conscientes de que terminarían siendo engullidos por el grupo, el trío fue abriendo diferencias, a veces importantes (hasta 8 minutos), en un esfuerzo hermoso pero baldío.

Kenny Elissonde, con el jersey rojo. (EFE)Kenny Elissonde, con el jersey rojo. (EFE) Kenny Elissonde, con el jersey rojo. (EFE)

La ausencia de viento ponía todo el foco en la llegada al ‘sprint’, controlado el pelotón por los equipos Deceuninck (Jakobsen) y Groupama (Demare). A falta de 15 kilómetros fue atrapado el último valiente (Lazkano), y poco después vino la caída masiva. En la larguísima línea de meta, mientras seguía ultimándose el recuento de heridos, Philipsen demostró su estado de gracia ante Jakobsen.

Landa: “Vamos todos muy nerviosos y muy juntos”

Pese a las heridas de Nieve, el aficionado español puede probablemente felicitarse de que Landa –tan proclive a la mala suerte en estos percances– saliese ileso del lance y se vea octavo en la clasificación, a sólo 39 segundos de Roglic, segundo clasificado. El alavés afirmó que el hecho de “ir todos muy nerviosos y muy juntos” en cabeza del pelotón era la clave para el “enganchón”. Respecto al final en alto de este jueves en Cullera, valoró que era “demasiado explosivo” para él, “pero un final en alto siempre es bueno”.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba