Deportes

Messi cuesta más de lo que vale: 100 millones por temporada a los 34 años

El diario L’Equipe publicaba recientemente que Lionel Messi lidera la tabla de jugadores mejor pagados del mundo con una cifra de 8,3 millones de euros brutos al mes, lo que supone al Barça un montante anual de 99,6 millones. Y eso solo en concepto de ficha. Porque además hay cláusulas que afectan a los derechos de imagen del jugador que aumentan esa cantidad si asocian al crack argentino campañas del club.

P. C.

Más de 100 millones de euros al año parecen una cifra casi insostenible de soportar para cualquier club en plena pandemia. Pero si además se añade la situación financiera del club azulgrana, el contexto es crítico. Lo advertía el propio Messi en la entrevista con Jordi Évole: “Hace falta dinero y no hay dinero. Va a ser una situación difícil para el presidente nuevo, que va a tener que ser inteligente y ordenar todo“.

La renovación de Messi, que tendrá 34 años cuando arranque la próxima temporada, ha dividido a los candidatos a la presidencia del Barcelona en dos bandos, a partir del posicionamiento sobre su permanencia. Por un lado está Joan Laporta, que ha advertido que convencer a Leo es su prioridad. Algo que se convierte en un problema para un club con 820 millones de deuda y, según Laporta, “una proyección de ingresos de 661 millones, lo que es muy poco teniendo en cuenta el nivel de gasto en el que se ha situado el Barcelona“.

P. C.

En el otro bando se alinea Emili Rousaud, que se ha mostrado categórico al respecto: “El salario de Leo Messi es insostenible. Con la situación actual en el club el salario de Messi no se puede sostener. Habría que llegar a un acuerdo. Por eso el proyecto que le presentaremos será atractivo”. Y no es el único, porque el presidente de la gestora, Carlos Tusquets, ha ido más allá: “Habría vendido a Messi en verano, económicamente era lo mejor. La situación económica del club es preocupante. Pésima, pero con esperanza”.

La problemática realidad financiera del Barcelona la retrata la situación que están viviendo con Quique Setién y su equipo para cobrar el pago del finiquito de su contrato tras su despido. El entrenador ha tenido que llevar al club a los tribunales para cobrar su finiquito, mientras su ayudante, Eder Sarabia, con una cifra que no alcanzaba el medio millón de euros, ha tenido que esperar varias semanas.

El Confidencial

Parece evidente que si Laporta quiere conseguir convencer a Messi debe generar nuevos ingresos como los bonos que planea crear, disparar los ingresos por ticketing, ingresar naming rights… Un enorme esfuerzo para un club que vive la peor situación económica de su historia. Y quizás por eso Messi, que sabe el peso que genera a la tesorería del club, hablaba con ese tono lacónico al afirmar: “Tomaré la decisión al final de temporada y haré lo mejor para el club y para mi“.

Hasta el propio jugador es consciente de la enorme repercusión financiera que conlleva su renovación y sabe que liberar 100 millones anuales significarían un enorme desahogo para un club en el que más de un candidato ha llegado a plantear el apocalíptico escenario de la Sociedad Anónima Deportiva. Y Messi no quiere cargar con ese lastre.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba