Noticias locales

Metro de Madrid controlará los aforos para evitar aglomeraciones y reducir el riesgo de contagio

Los medios de transporte masivos, como son metro y Cercanías, suponen dos puntos críticos en la progresiva flexibilización del confinamiento en las grandes ciudades. Por ello, hace semanas que se declaró obligatorio el uso de mascarilla (desde este jueves lo será en otros espacios cerrados y en la vía pública) y aún hoy se sigue avanzando en medidas extra que reduzcan el riesgo de contagio.

En Madrid, desde el próximo lunes, 49 vigilantes en total se encargarán de controlar el aforo en las principales estaciones de la red de metro, como Atocha Renfe, Ópera, Sol, Príncipe Pío o Conde de Casal, entre otras. El objetivo es que no coincidan demasiadas personas en el suburbano para que sea posible guardar la distancia de seguridad entre los viajeros y, así, reducir el riesgo de contagio.

La labor del medio centenar de vigilantes será analógica en un primer momento, pero posteriormente les ayudará la implantación de una aplicación informática que incluso tendrá capacidad para bloquear los tornos cuando se haya detectado que se cumple el aforo máximo.

Así lo ha explicado este miércoles el vicepresidente y portavoz del Ejecutivo de la Puerta del Sol, Ignacio Aguado, en la rueda de prensa que ha concedido tras el Consejo de Gobierno. «La idea es intentar gestionar la afluencia de viajeros dentro de la red de metro de la mejor manera posible y garantizando la distancia de seguridad», ha explicado Aguado, «este mecanismo resulta indispensable para evitar grandes afluencias o que esta distancia se quiebre», ha agregado.

Esta medida, además de sumarse al obligatorio uso de mascarilla, también se agrega a otras iniciativas que ha tomado Metro de Madrid para minimizar el riesgo de contagio entre los usuarios, como la colocación de cartelería y pegatinas que indican la distancia mínima de seguridad, las desinfecciones diarias o el aumento de frecuencias.

Mostrar más
Botón volver arriba