Deportes

Mucho Griezmann, poco Atlético: éxtasis del Valencia con dos goles en el descuento (3-3)

Venía el Atlético de Madrid de sufrir una contundente y dolorosa derrota en la Champions League frente al Liverpool. No está jugando bien el equipo de Diego Pablo Simeone y sus costuras -como los del resto de integrantes de LaLiga- se ven más cuando toca salir por Europa. Tocaba partido duro en Mestalla y los colchoneros respondieron con más oficio que fútbol… Hasta que llegó la hora del milagro. El Valencia logró el empate con dos goles en el tiempo de descuento. Luis Suárez adelantó a los visitantes, mientras que un autogol de Savic puso el empate. Vrsaljko y el ‘Principito’ parecían cerrar el marcador, pero Hugo Duro puso emoción en el tiempo añadido con el 2-3 y él mismo logró el empate a tres. Antoine Griezmann fue el mejor jugador de la tarde, participando en los tres goles y dejando un zapatazo que oposita a mejor gol de la jornada.

Lo mejor | Mestalla no se rinde

La efervescencia del Valencia de José Bordalás ha ido de más a menos en esta temporada. El conjunto che deambula en esa mitad de tabla que con un par de victorias consecutivas te coloca en la lucha por Europa… o que te hunde en la clasificación si la racha es mala. Desde luego, nadie puede acusar a los hombres de Bordalás de indolencia durante los partidos. Que se lo digan a Gonçalo Guedes, el futbolista de mayor talento ofensivo de la plantilla valencianista, que realizó un esfuerzo colosal durante todo el partido haciendo la guerra por su cuenta. Ni siquiera cuándo peor estaba el equipo le perdió el tempo al partido.

Hugo Duro celebra uno de sus tantos (Reuters/Pablo Morano)Hugo Duro celebra uno de sus tantos (Reuters/Pablo Morano) Hugo Duro celebra uno de sus tantos (Reuters/Pablo Morano)

Bordalás dejó al portugués como punta solitaria, a pelearse con los centrales, a buscar cazar balones despejados por sus compañeros desde la defensa. Difícil hacer más con menos. En cada oportunidad que tenía, Guedes probó suerte frente a un Oblak que empieza a dejar dudas. De sus botas salió el tanto del Valencia. Amagó la volea tras un gran pase, escorándose y buscando un centro-chut que paró el portero esloveno, con la mala fortuna de que su despeje rebotó en Savic, acabando la jugada en autogol. El éxtasis che llegaría en tiempo de descuento y con Hugo Duro como protagonista. Suyos fueron los dos goles que permitirían a los de Bordalás arañar el empate y continuar la mala racha rojiblanca fuera de casa.

Lo bueno | Griezmann se pone la corona

Antoine Griezmann vivió su mejor día como rojiblanco en su segunda etapa en el Atlético de Madrid. El francés jugó acompañado de sus mejores socios: Luis Suárez como referencia y Ángel Correa intercambiando posiciones con él en todo momento. Al ‘Principito’ le estaba costando un mundo adaptarse a su nuevo equipo. Ya no llegaba como la gran estrella, sino como un complemento a priori ideal para el vigente campeón de LaLiga. La realidad es que sus actuaciones hasta el momento han sido discretas.

Griezmann dejó el mejor gol. (Efe/Biel Aliño)Griezmann dejó el mejor gol. (Efe/Biel Aliño) Griezmann dejó el mejor gol. (Efe/Biel Aliño)

En Mestalla renació, no por un juego excepcional del equipo, todavía embarrado en encontrar su mejor versión, sino por su capacidad para ser decisivo en todos los puntos del campo. Griezmann era el primero en lanzar los contraataques, uniendo la delantera y el mediocentro. De su zurda salieron las jugadas de los tres goles, dos poniendo la primera asistencia. El tercero -que puso el 1-2 en el marcador- fue un auténtico golazo. Griezmann robó en su campo, recorrió 40 metros a la contra y, con poco espacio frente a su defensor, lanzó un zurdazo que se coló por la escuadra. Un golpeo de empeine, seco y estético, que enmudeció al público valencianista. Lástima que el equipo no le acompañase.

Lo normal | Rodrigo de Paul ha venido para quedarse

Regresaba el mediocentro argentino a Mestalla, estadio donde vivió su primera etapa en la liga española. Como jugador che, De Paul dejó buena carta de presentación: futbolista de garra y trabajo, pero al que le faltaba encontrar el equilibrio. Su experiencia en Italia y en la Selección Argentina (clave en la consecución de la última Copa América) fueron méritos suficientes para que el Atlético de Madrid lo fichase para su medular. Desde su llegada, Rodrigo no ha tenido un partido malo. Ha podido estar más discreto o menos acertado, pero ofreciendo una continuidad a la que se aferra Diego Pablo Simeone incluso en esta convulsa temporada. Frente al Valencia fue el mejor colchonero sobre el campo.

El Confidencial

Ya fuera redoblando la banda como si de Marcos Llorente se tratase, jugando entre líneas con Luis Suárez o su compatriota Correa, o bajando a defender cuando toca. Rodrigo de Paul hace de todo… Simeone no le puede pedir más. El argentino se marchó en los minutos finales, algo tocado, justo antes del empate.

Lo malo | La lesión de Trippier

Apenas llevaba el juego cinco minutos Una acción con Helder Costa acabó con Trippier golpeándose contra el verde, doliéndose del hombro en lo que parece una lesión de clavícula. Simeone dio entrada inmediata a Vrsaljko, sin ocultar la preocupación por el dolorido lateral derecho inglés. Curiosamente, su sustituto acabó por anotar su primer gol en la competición como rojiblanco.

Trippier, atendido por las asistencias. (Efe/Biel Aliño)Trippier, atendido por las asistencias. (Efe/Biel Aliño) Trippier, atendido por las asistencias. (Efe/Biel Aliño)

Hay que recordar que la baja de Trippier en la pasada temporada (en ese caso fue por sanción de la Federación Inglesa al verse inmerso en apuestas sobre su propio fichaje por el Atleti) supuso el inicio de la peor racha del equipo, que a punto estuvo de dinamitar su ventaja en LaLiga. El parte médico dictará sentencia.

Lo peor | A este Atlético le falta personalidad

A Diego Pablo Simeone se le pedía insistentemente que tenía que ofrecer un fútbol más vistoso. El argentino, sin embargo, se resistía a cambiar un estilo ordenado que tantos éxitos le ha dado en los banquillos. Cuando más ha querido estirarse el conjunto rojiblanco, más se critica al argentino. Esta vez señalando la falta de jerarquía defensiva del equipo. Y aunque suene incoherente, el Atlético de Madrid camina ahora mismo entre dos aguas: ni tiene el control de los partidos como para guiarse solo por la calidad de sus jugadores ni cierra los partidos como debería… Y el mejor ejemplo es este partido, cuando el equipo se dejó empatar en el descuento.

Frente al Valencia mejoró su imagen, pero no fue suficiente para recuperarse del golpe moral que supuso la goleada del Liverpool. Simeone no está contento y se le nota. La mejor noticia está en la clasificación. Aun con todas las dudas, ahí está el Atleti, a cuatro puntos del Real Madrid y del liderato.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba