Viajes

¿Nos va a regalar esta crisis fines de semana más largos para así poder reactivar el turismo?

Ganas tenemos de volver a viajar. Dicen los expertos que este verano será el del turismo nacional. No queda otra. Al principio de la reactivación de la actividad, vamos a practicar el turismo de proximidad, en todas sus vertientes, y habrá un auge de experiencias “no masificadas”.

Eso dice, por ejemplo, el estudio ‘Cómo será el nuevo viajero nacional en el nuevo escenario post Covid-19’, realizado por el Observatorio Nacional del Turismo Emisor (ObservaTUR), que recoge las reflexiones de expertos del sector en ‘El ZOOM de ObservaTUR’.

El sector turístico nos necesita más que nunca. Viajaremos cuanto podamos, en vacaciones y en fines de semana. Cuanto más tiempo libre, si la economía lo consiente, más saldremos. De modo que algunos ya han pensado que tal vez lo mejor sea trabajar, pero no tanto.

En dos países muy distintos, Nueva Zelanda y México, se habla de reducir la jornada laboral o de ampliar los fines de semana (finalmente será casi lo mismo) en beneficio del sector turístico.

La primera ministra de Nueva Zelanda, la aclamada Jacinda Ardern, ha sugerido introducir una semana laboral de cuatro días a la semana para contribuir a la reactivación del sector turístico, mejorar la productividad y reactivar la economía del país ante la crisis generada por el coronavirus.

En un vídeo difundido a través de su página de Facebook, la mandataria ha puesto sobre la mesa la idea de reducir la jornada laboral y añadir vacaciones para que la población pueda desplazarse dentro del país y estimular la economía nacional.

“Veo que hay mucha gente sugiriendo que la semana laboral tenga cuatro días“, ha dicho Ardern. La primera ministra neozelandesa considera que es una buena idea que podría implementarse siempre que trabajadores y empresarios estén de acuerdo.

En México, el Gobierno ha decidido mantener los fines de semana largos como una de las medida de reactivación del sector turístico tras la pandemia. A inicios de febrero, presidente Andrés Manuel López Obrador propuso recuperar los días festivos de las fechas históricas y eliminar cuatro fines de semana largos del calendario, que tenían descansos obligados en lunes con el fin de promover el turismo.

Estos fines de semana largos (algo así como nuestros “puentes”) son en México unos cuatro al año. Según datos del ejecutivo mexicano, generan un incremento en la ocupación hotelera de 7 u 8 puntos y dejan una ganancia al sector de 38.000 millones de pesos (unos 1.490 millones de euros).

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba