Viajes

Nueve lugares para visitar a menos de una hora de Córdoba

Córdoba es una de las grandes ciudades de Europa. Lo fue, cuando la presencia musulmana en la Península, y lo sigue siendo. Su casco histórico, uno de los más grandes del Viejo Continente, es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Las edificaciones y los monumentos, tanto religiosos como civiles, así como las esculturas, las murallas, los templos, los puentes y los jardines de esta ciudad andaluza forman un recorrido perfecto que atrae a miles de turistas cada año.

Y ya que estamos en la ciudad califal, qué podemos ver en sus cercanías. Mucho. Estos son nueve lugares para visitar a menos de una hora de Córdoba.

Ubicado a los pies de un castillo árabe, conserva a la perfección la arquitectura y estructura tradicional de Córdoba, con sus casitas blancas, sus pequeñas calles y, de fondo, la sierra. Sobresale la iglesia de Nuestra Señora de los Remedios y la Cueva de los Murciélagos (a 4 kilómetros del pueblo). Fue ya habitada en el Neolítico y alberga pinturas rupestres.

Parapetada por el circo de montañas del Parque Natural de las Sierras Subbéticas, se trata de una de las paradas obligadas en la Ruta del Califato, el Itinerario Cultural Europeo que recorre tierras andaluzas desde Córdoba a Granada. Reúne diferentes fuentes, ermitas, iglesias, el Barrio de la Villa y el Balcón del Adarve y, claro, su castillo, una fortaleza árabe.

Fue la más bella urbe de occidente en su tiempo y hoy es un escenario de lujo y riquezas milenarias a sólo un paso de Córdoba –a menos de 10 kilómetros–. En las faldas de Sierra Morena, en el valle del Guadalquivir, Medina Azahara fue el icono del poderío del califato Omeya en Occidente. Y tanto es lo que muestra como lo que aún esconde.

Las ruinas descubiertas en 1911 son sólo una décima parte del lujo que un día existió en Madinat al-Zahra (Ciudad Resplandeciente). Se componía de un palacio, una mezquita, cuarteles y las viviendas del personal de administración y servicio. Hoy Medina Azahara es, con mucha razón, Patrimonio de la Humanidad.

De gran interés por sus recursos faunísticos y botánicos, es un área protegida de Sierra Morena. Aúna bosque mediterráneo (encina y alcornoque principalmente) y bosques de ribera en los cursos fluviales (sauces, fresnos, álamos y alisos). El buitre leonado tiene en la Sierra de Hornachuelos una de las colonias más importantes de Andalucía, y el buitre negro una de las últimas colonias en Sierra Morena de esta especie. Hornachuelos, el pueblo que da nombre al parque, se merece una visita (abajo su castillo).

Este municipio de casas blancas se alza a sólo 40 kilómetros de Córdoba, entre viñedos, olivos y siglos de historia. Montilla es famosa por sus vinos y aceites. Que tuvo un pasado de esplendor lo demuestran los numerosos palacios, iglesias, ermitas, conventos y castillos, la mayoría edificados entre los siglos XVI y XVII.

Se trata de un pueblo que hace honor a su nombre y cuenta con un mirador con excelentes vistas. Está situado al pie del Castillo de Montemayor o Castillo Ducal de Frías, construido en el XIV. En el Centro de Interpretación Memorias del Vino podemos conocer la historia y la cultura de los vinos de Montilla-Moriles.

Sus callejuelas y rincones con encanto culminan con la edificación de origen árabe, el Castillo de Almodóvar, que se construyó alrededor del año 760. Su visita ofrece la posibilidad de ver el patio de armas, la torre del homenaje las mazmorras, entre otras cosas.

Acumula un rico patrimonio, desde la industria lítica del Paleolítico hasta la arquitectura industrial del siglo XX. Palma del Río, son las villas y alfarerías romanas; es el vicus de Palma; es la arabizada Balma con sus murallas almorávides, almohades y cristianas; es la villa medieval de ermitas y hospitales; la renacentista de palacios y conventos; la barroca de iglesias y torres; o la creada entre el Guadalquivir y el Genil con azudas, norias, acequias, barcas y puentes.

Se asienta sobre las laderas de un cerro, formando un conjunto urbano de calles sinuosas y estrechas, salpicado de viviendas tradicionales y casas señoriales. Alrededor de Baena, un paisaje de olivos y cereal. Entre sus monumentos destacan la iglesia de Santa María la Mayor, sus restos romanos (en la imagen) y la antigua fortaleza-castillo, en el punto más alto de la ciudad, además de varias puertas de acceso al recinto amurallado.

Apúntate a la newsletter de ’20deviaje’ y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la geografía española.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba