Deportes

Nuevo abuso verbal de Armstrong: “Cuando vi a Sastre ganar el Tour, me decidí a volver”

En el año 2009 Lance Armstrong sorprendió al mundo del ciclismo al anunciar su vuelta. Tras haber conquistado siete Tour de Francia, y mientras se defendía a toda costa de aquellos que sospechaban de su limpieza, el americano regresó dentro de las filas del equipo Astana para demostrarse a sí mismo que era capaz de ganar otra nueva ‘grande boucle’ bajo las órdenes de su director y amigo Johan Bruyneel. Aquella temporada fue polémica dentro de las filas del conjunto kazajo, con Armstrong y Alberto Contador, sus dos líderes, enfrentados en un juego de poder. Alberto era la gran estrella emergente del pelotón y no estaba dispuesto a consentir que Lance le tosiera.

El texano salió de su retiro dorado por tres motivos principales: el primero, para darle mayor visibilidad a su fundación en la lucha contra el cáncer, Livestrong; el segundo, para acallar a los que le tildaban de haberse dopado durante sus años de plenitud y el tercero y no menos importante, porque se sentía preparado para volver a ganar. Ahora, en un documental sobre su figura en la ESPN, el ángel caído del deporte mundial ha desvelado que la victoria de Carlos Sastre en 2008 le dio el plus de motivación que necesitaba para pasar definitivamente a la acción: “Vi el Tour de 2008. Carlos Sastre lo ganó. Me dije ‘¡Oh, Dios mío! ¿Carlos Sastre?’ Entonces pensé que si él ha podido ganar el Tour, yo podría volver al ciclismo y ganar el Tour de nuevo“.

Lejos de entenderse como un gesto de admiración hacía el abulense, las palabras de Armstrong no son más que un duro ataque contra él, una manera de desprestigiarle. No es la primera vez. La relación entre ellos dejó de ser buena en los últimos tiempos, una vez que Armstrong reconoció abiertamente haber hecho trampas para ganar sus siete maillots amarillos. Su leyenda, labrada sobre una gran mentira.

Christian Giner

“Lo que diga Lance ya no tiene ni importancia, ni sentido, yo le valoraba como deportista, era un corredor en el que todos nos fijábamos. Fue un revolucionario, pero cuando ves que mintió durante toda su vida, aunque ahora me diga la verdad ha perdido toda credibilidad. Me costó mucho llegar a lo más alto, así que lo he disfrutado mucho más”, indicó el español en 2016 en una visita a México. Armstrong no tardo en replicarle, llamándole hipócrita por Twitter y acusándole también de haberse dopado para ganar la prestigiosa carrera. 2009 fue la primera vez que el estadounidense puso en tela de juicio su victoria en Francia, como la de todos aquellos campeones que le sucedieron, aunque posteriormente se disculpó personalmente. Sin embargo, a la vista de este nuevo capítulo, no parece que lo hiciera con demasiado convencimiento.

Carlos Sastre siempre ha velado públicamente por un ciclismo limpio. Escalador, con perfil discreto y trabajador, su victoria en 2008 está considera como una de las grandes gestas de este deporte en España. Tercero en 2006 y cuarto en 2007, el abulense se subió al fin al primer cajón del podio, el sueño de su vida, al sacar tajada de la falta de entendimiento entre los principales líderes de la carrera y protagonizar una espectacular escapada en solitario en Alpe d’Huez, último puerto de aquella edición.

Retuvo el amarillo hasta París, crono individual mediante, por tan solo 58 segundos respecto a su más inmediato perseguidor, Cadel Evans. Fue el tercer español en ganar la ‘grande boucle’ en el siglo XXI tras Óscar Pereiro y Alberto Contador. El pinteño retendría el maillot al curso siguiente, con Armstron tercero y Sastre 15º de la general.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba