Economía

Nuevo aviso al rating de España: Scope baja la perspectiva a negativa

La amenaza se estrecha sobre el rating español. La agencia de calificación Scope Rating ha anunciado este lunes su decisión de situar la perspectiva del rating de España en negativo, abriendo así la puerta a una próxima rebaja de la nota que otorga a la deuda nacional, que se sitúa actualmente en A-.

Desde el estallido de la crisis del coronavirus, España ha sido capaz de encajar el notable impacto económico sin mella en las calificaciones de su deuda. Sin embargo, a medida que la situación empieza a plasmarse en un evidente deterioro de la situación fiscal nacional, el riesgo de rebajas se acrecienta. “El primer factor que ha motivado la decisión de Scope de revisar la perspectiva de la calificación de España de A- a negativa es el significativo deterioro de las finanzas públicas del país a medio plazo“, observa la agencia en una nota firmada por Alvise Lennkh, director adjunto de calificaciones soberanas y del sector público de Scope.

La agencia estima que “incluso con una trayectoria económica y fiscal relativamente favorable a partir de 2021, es probable que la economía española tarde muchos años en revertir el deterioro fiscal del Covid-19” y que “el potencial de crecimiento de España puede verse afectado negativamente por la crisis de Covid-19, lo que exacerba las vulnerabilidades estructurales preexistentes del mercado laboral”.

Agustín Monzón

Scope fundamenta estas advertencias en el pronóstico de que la economía española se contraerá este año un 12,5%, para rebotar en 2021 en torno a un 7% y, posteriormente, ir convergiendo hacia la tasa de crecimiento potencial, alrededor del 1,5%. En ese escenario, prevén que el déficit fiscal alcanzará este año el 13,5%, para reducirse al entorno del 8% en 2021 y gradualmente en los años posteriores, hasta situarse aún en el 5% en 2024.

Así, la deuda pública española alcanzará en 2020 el 123% y no experimentará ninguna mejora significativa en los años posteriores, ya que Scope prevé que se estabilice en torno al 125% a partir de 2024.

“Este mayor nivel de deuda previsto reducirá estructuralmente la capacidad de España para absorber futuras perturbaciones y, por tanto, reducirá el espacio fiscal del Gobierno, ya que se necesitarán más recursos presupuestarios para financiar mayores amortizaciones de la deuda, aunque los pagos de intereses se mantengan en los bajos niveles actuales”, señala Lennkh.

La agencia de calificación advierte de que la deuda pública española se estabilizará en torno al 125% del PIB en el próximo lustro

Además de estas cuestiones, Scope pone énfasis en la debilidad del mercado laboral español, con el peligro de que la tasa de paro vuelva a situarse en 2020 por encima del 20%, con un alto riesgo de que muchos desempleados queden en esta situación de forma prolongada. Asimismo, la agencia se refiere a las incertidumbres derivadas de la situación política, con elevada inestabilidad en el Gobierno, que puede obligarle a realizar significativas concesiones fiscales para obtener los apoyos necesarios para sacar adelante sus presupuestos.

Scope es la segunda de las principales agencias de calificación internacionales en rebajar la perspectiva del rating español desde el inicio de la crisis del coronavirus, después de que DBRS adoptara una decisión similar el pasado 1 de junio. Sin embargo, en ese caso la rebaja fue a niveles de “estable”, por lo que la de Scope representa la amenaza más evidente de una posible rebaja a medio plazo.

Las tres mayores agencias, Moody’s, S&P y Fitch optaron en sus respectivas revisiones del primer semestre por mantener sin cambios la nota que otorgan a España. Sin embargo, las dos primeras tienen previsto volver a revisar la nota el próximo 18 de septiembre y las evidencias acumuladas desde entonces del daño económico de la crisis podrían motivarles a mover ficha.

Óscar Giménez

En cualquier caso, y a pesar del crecimiento récord de la deuda pública en los últimos meses, el Tesoro español sigue celebrando sus recurrentes emisiones de deuda con resultados sólidos, respaldado por las compras masivas del BCE y el clima de optimismo generado por el plan de recuperación europeo, que incluye la emisión de deuda conjunta para favorecer a los estados más golpeados por la crisis.

No obstante, el informe de Scope es un buen recordatorio de las heridas a medio y largo plazo que la situación actual puede dejar sobre el perfil financiero español. “Esto pone de relieve la necesidad de una estrategia de consolidación fiscal creíble y plurianual que, en el contexto del potencial de crecimiento moderado y decreciente de España -el segundo factor clave de las Perspectivas Negativas- constituye una importante limitación de la calificación”, advierten.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba