Viajes

Ocho cosas que ver en la abulense Piedrahíta

Piedrahíta está en Ávila, en la comarca de El Barco de Ávila-Piedrahíta. Cuenta la leyenda que su nombre proviene de los “hitos” de piedra que dejaban los antiguos moradores de la zona para marcar el camino de vuelta tras una jornada de caza. Estos hitos eran piedras amontonadas unas encima de otras cada cierta distancia.

Encontramos esta villa asomada a la carretera N-110 (Plasencia-Soria), la vía que vertebra el valle del Corneja. Pero el hito visual para todos sus habitantes (menos de 2.000) es el monte de la Peña Negra, que destaca notablemente sobre la sierra de Villafranca. Precisamente, es gracias a ese pico que habremos visto Piedrahíta en la tele, cuando ha pasado por aquí La Vuelta Ciclista a España.

Habitaron Piedrahíta vetones, carpetanos, celtas, íberos y sarracenos. Luego pasó a ser cabeza del señorío de Valdecorneja. Las principales fuentes de ingresos de esta localidad de Castilla y León están en la agricultura y los servicios. Se cría ganado bovino y en los valles pervive aún la agricultura familiar, cada vez más escasa, que complementa los ingresos del sector turístico.

Piedrahíta responde al tipo de núcleo cercado. Se estructura en torno a la plaza mayor porticada. Su envolvente muralla ha caracterizado la forma sensiblemente circular y radial del casco antiguo, con una trama típicamente medieval donde se conservan interesantes ejemplos de arquitectura popular, palacios y casonas. Posee cuatro fuentes: la pililla, la de la plaza de España, el pilón de la plaza de Alcacerías y el de la plaza del palacio.

Es un edificio de líneas neoclásicas construido en el siglo XVIII, obra del arquitecto francés Marquet. Posee un patio del honor y un amplio jardín en el que destaca el puente de las azucenas. Se terminó en 1759. Sufrió daños durante la Guerra de la Independencia y actualmente alberga un colegio.

Uno de los mayores alicientes de Piedrahíta está en la posibilidad de practicar vuelo libre. De hecho, en 2011 se celebró en esta villa abulense el campeonato del mundo de parapente.

Ya se dijo que es el hito visual más visible desde Piedrahíta. Tiene una altitud de 1.919 metros y comunica el Valle del Corneja (Valdecorneja) con la sierra de Gredos, cruzando la sierra de Villafranca.

La Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción (siglo XIII) reúne diferentes estilos. Según la tradición, fue edificada sobre un castillo donado por la Reina Doña Berenguela en el siglo XIII.

Su interior alberga el Museo de Arte Sacro donde se puede disfrutar de piezas únicas como el sepulcro de los García de Vargas, el púlpito de madera tallada del siglo XV, la reja y sillería del Coro Bajo, así como numerosas tallas de gran interés y diferentes épocas.

Se conservan también algunas casonas que llaman la atención por sus portadas medievales y sus escudos. La de José María Gabriel y Galán recibe este nombre por ser la residencia del poeta durante el ejercicio de su magisterio en la Villa. Esta casa de dos plantas estuvo también habitada por los administradores del Duque de Alba.

Lugar de gran esplendor de Reyes, Piedrahíta cautivó en sus visitas al mismo Francisco de Goya, que pintó aquí en 1786: El Verano y La Vendimia (en la imagen).

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba