Viajes

Ocho lugares para visitar a menos de una hora de Badajoz

Badajoz es tierra de castillos, de villas históricas, de arte y de dehesas. A la capital de la provincia le hace sombra la romana Mérida, que además ejerce de capital autonómica.

Situada a orillas del río Guadiana, a tan sólo seis kilómetros de Portugal, la capital de la provincia más extensa de España ha estado siempre marcada por su carácter fronterizo. Un recorrido por su casco histórico nos descubrirá unas murallas de origen árabe, interesantes monumentos y pintorescas calles y soportales.

Pero la ciudad de Badajoz es, además, un buen punto de partida para acercarnos a Olivenza, a Zafra, a Jerez de los Caballeros o para recorrer la ruta del Jamón Ibérico Dehesa de Extremadura.

Tras la colonización de América muchos nobles y cargos públicos regresaron a su tierra natal, trayendo consigo riquezas. Así, el casco histórico de Jerez de los Caballeros mezcla su arquitectura popular con antiguas iglesias, conventos, casas nobles y palacios. Todo lo preside la imponente fortaleza templaria de origen árabe y la Iglesia de Santa María de la Encarnación. Rodeada de dehesas, el perímetro amurallado alcanza el kilómetro y medio de extensión.

Perteneció a Portugal hasta 1801 y, de hecho, no renuncia a la tradición lusa. En general toda la arquitectura de Olivenza presenta una mezcla de estilos de ambos países. Su carácter fronterizo motivó la construcción de fortificaciones abaluartas, que trajeron asociadas las del polvorín de Santa Bárbara. El casco antiguo, rodeado de murallas, tenía un total de 14 torres.

En las estribaciones de la Sierra de San Pedro, el paisaje del municipio está cubierto de alcornoques, base de una potente industria de producción de corcho. Su casco histórico está declarado Bien de Interés Cultural, presidido por el castillo medieval de Luna (en la imagen).

El Monumento Natural Mina La Jayona está ubicado en la Sierra de La Jayona y ocupa una extensión de 80 hectáreas de un paisaje típico mediterráneo. La cueva tiene un singular interés geo-ecológico. Reúne las características ambientales propias de los roquedos verticales, las condiciones de luz y humedad similares a las de los desfiladeros fluviales y una fauna y flora muy destacable. Cuenta con una vegetación típica de clima húmedo, en contraste con el monte mediterráneo.

El Imperio Romano dejó aquí impresionantes huellas. Tantas, que Mérida es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1993. El teatro, el anfiteatro, el acueducto, el foro, el templo de Diana, el circo y el puente sobre el río Guadiana. Todo romano. Para saber más de este legado siempre podemos visitar el Museo Nacional de Arte Romano, ubicado en un edificio de Rafael Moneo.

También conocida como Sevilla la Chica, Zafra se encuentra en el corazón mismo de la Baja Extremadura, en un llano al pie de las escarpaduras rocosas de la Sierra de Castellar. Se encuentra presidida por el Alcázar del siglo XV, que hoy alberga un parador de turismo. El patrimonio monumental de Zafra es numeroso. En su entorno se articula la población medieval, compuesta por calles angostas con una peculiar trama con forma de caparazón de tortuga.

Recorre 33 municipios del sur de la provincia de Badajoz, en los que descubrirás la delicadeza del jamón extremeño con Denominación de Origen visitando secaderos o participando en catas. En septiembre, no te pierdas el Día del Jamón en la localidad de Monesterio.

Esta ciudad portuguesa está a apenas 20 kilómetros de Badajoz. Lo primero que nos recibe es la estampa del Acueducto de Amoreira, un símbolo de la ciudad. En una posición geográfica estratégica, Elvas fue siendo construida dentro de las murallas, en un sistema defensivo complejo. En 2012, la guarnición fronteriza y fortificaciones de la ciudad de Elvas fueron consideradas por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Apúntate a la newsletter de ’20deviaje’ y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la geografía española.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba