Viajes

Ocho lugares para visitar a menos de una hora de Cádiz

La provincia de Cádiz es especialmente diversa. Está llena de tesoros, de los artísticos y de los naturales, de belleza y de cosas ricas. Se tiene que notar que fenicios, griegos y romanos poblaron esta provincia.

Cada año, Lonely Planet elige los destinos turísticos que considera emergentes. En 2019 seleccionó 10 regiones del mundo que había que visitar en 2020 y la provincia de Cádiz estaba entre ellas. Con razón.

Desde la campiña de Jerez de la Frontera a sus pueblos del Campo de Gibraltar o un recorrido por los pueblos blancos y descansar en algún lugar de la costa, recorrer Cádiz es un privilegio. De entre tanto, señalamos ocho lugares para visitar a menos de una hora de la capital, la “tazita de plata”.

Entre pinares, marismas y playas, esta localidad gaditana conjuga el ecosistema de su Parque Natural, con un emblemático casco urbano, sus bodegas y las cercanas playas. Tesoro gastronómico, el restaurante Aponiente de Ángel León. Se trata de uno de los dos únicos restaurantes con tres estrellas Michelin que hay en Andalucía.

Confluencia de río, mar y tierra, este Monumento Natural es una muestra de la compleja formación de la costa gaditana. Caños, islotes y mar del estuario del Guadalete, esta flecha litoral constituye una línea de dunas vírgenes, emergidas del Atlántico frente a las Marismas de Sancti Petri. Se puede conocer este lugar recorriendo el Sendero de la Punta del Boquerón y desde alguna de las paradas contemplar el Castillo de Sancti-Petri o las bellas puestas de sol tras el castillo. La Punta del Boquerón es, además, un enclave del Parque Natural Bahía de Cádiz, apreciado por pescadores de caña.

Es la otra “capital” de la provincia. Jerez puede presumir de un enorme legado cultural de fama internacional. Su triada virtuosa la forman el flamenco, el vino y los caballos cartujanos. Pero además por sus propios méritos, Jerez es un perfecto lugar para hospedarse y disfrutar de algunos de los mejores pueblos de la costa y la serranía andaluza. Su situación geográfica, a medio camino entre las provincias de Sevilla y Huelva, la convierten en punto de partida de muchas excursiones.

Pasear por sus calles es como retroceder a la Edad Media, por algo está declarada conjunto histórico. De esa época medieval conserva los restos del castillo construido sobre el alcázar musulmán. Destacan numerosos arcos medievales, puertas de entrada al recinto. También interesante de ver su iglesia parroquial Santa María la Mayor Coronada y fuera del núcleo urbano, la Ermita de los Santos Mártires, de época visigoda. Hay que ver la antigua Asido Caesarina romana. No debemos marchar sin probar el alfajor de Medina, un dulce de origen árabe.

Enclavada en la desembocadura del Guadalquivir, hay que pasear por su centro histórico, tanto del Barrio Alto como del Bajo. Ciudad señorial, cuenta con magníficos arenales turísticos y por si fuera poco el mismo Parque Nacional de Doñana está en frente. Sanlúcar comparte con Jerez la fama de las bodegas. Por eso no hay que irse sin probar su manzanilla y visitar sus bodegas. Las carreras de caballos, que se vienen celebrando desde 1845, son todo un acontecimiento, pero recuerda que sólo son en agosto.

Se erige sobre un monte de 200 metros, dispone de costa, de la gastronomía típica de la zona y su centro histórico está amurallado y declarado conjunto histórico-artístico. Tiene unas increíbles vistas de la costa, el Estrecho de Gibraltar y, en los días de poniente, incluso de la costa africana.

Este pueblo blanco se localiza en la cima de una colina en la Sierra de Cádiz, a 65 kilómetros de la capital gaditana. Además de visitar diversas iglesias y monumentos, es imprescindible visitar el castillo, una fortaleza reformada entre los siglos XIV y XV que durante el periodo musulmán fue alcázar militar.

Las playas y calas, su patrimonio histórico y su gastronomía hacen de Conil un destino perfecto. Su playa más señalada es la de los Bateles (en la foto), pero también están las de la Fontanilla, Fuente del Gallo, del Roqueo, del Chorrillo y del Puntalejo. Además, las calas, como la de Quinto y Camacho o la de Roche. Más allá de mar, sus torres (la de Guzmán y las Almenaras de la Costa), los PInates de Roche o el Prado de Castilnovo.

Apúntate a la newsletter de ’20deviaje’ y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la geografía española.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba