Viajes

Once lugares para visitar a menos de una hora de Murcia

El sol luce aquí más de 3.000 horas al año y a su costa la bañan dos mares de aguas cálidas. De hecho, su litoral es conocido como la Costa Cálida. Es Murcia, la Región de Murcia.

Encontraremos largas playas y pequeñas calas. Muchas de ellas se consideran balnearios al aire libre debido a las aguas hipersalinas del Mar Menor y sus lodos. Pero en Murcia hay mucho más que playa.

Si nos encontramos en Murcia capital, éstos son algunos de los lugares de imprescindible visita y que quedan a menos de una hora. Son 11 posibilidades las que destacamos, pero hay muchas más.

Se ubica en el extremo oriental del litoral, entre Cabo de Palos y Portmán. Se caracteriza por la gran diversidad de ambientes que en él confluyen, contando con pinares de pino carrasco, matorrales, ramblas, arenales, dunas, paleodunas, calas y acantilados. Calblanque puede ser visitado durante todo el año con temperaturas muy suaves, aunque en verano son elevadas. Son muchos los que se acercan a disfrutar de sus playas, que se caracterizan por sus arenas finas y doradas y su estado casi virgen.

Los acantilados y calas de esta península de origen volcánico son alucinantes. La costa baja y arenosa en el tramo de La Manga se vuelve abrupta y rocosa al doblar el cabo, abriéndose en calas y oquedades. Un paseo recorre los acantilados del pueblo, en origen un poblado de pescadores, y cada una de sus calas. Pequeñas escalerillas facilitan el acceso, para practicar buceo y snorkel. En 2016 fue declarado uno de los mejores lugares de Europa para bucear.

En el entorno natural de Bullas destaca el valle del Aceniche, el cauce del río Mula, el barranco de la Regidora y varios saltos de agua. El del del Usero puede que sea uno de los espacios naturales más bonitos de Murcia. Es una piscina natural que se ha formado por la erosión del río Mula.

Situada en el punto más al sur de la Región, actúa como frontera con Andalucía. Presidida por su hermoso castillo, nos ganan sus playas, ocupa una franja litoral de 28 kilómetros, y su encanto mediterráneo. Por aquí han pasado fenicios, romanos y musulmanes, dejando también sus vestigios. Destacan los restos romanos y de entre ellos sus termas. Águilas es muy conocida por sus carnavales, declarados fiesta de Interés Turístico Internacional.

Destaca por los yacimientos de Paleolítico y Neolítico, únicos en el Arco Mediterráneo y declarados por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. Junto a este municipio, se halla uno de los parajes naturales más bellos formados por el río Segura, el Cañón de los Almadenes, donde el río se estrecha, formando paredes de cientos de metros. Merece la pena visitar Cieza en primavera, para disfrutar del fenómeno de la floración de los frutales de la huerta murciana, especialmente de los melocotoneros.

Es un macizo de montaña con formaciones de piedra caliza que superan alturas de 1.500 metros sobre el nivel del mar. Entre los puntos notables del Parque Regional de Sierra Espuña están los Pozos de la Nieve, la Ermita de la Santa, el Valle de Leiva y las vistas panorámicas desde la Casa Forestal de la Carrasca. El punto de información es el Centro de Visitantes y Gestión Ricardo Codorniú.

Con historia, patrimonio y tradición, Lorca es una ciudad monumental: murallas medievales, iglesias renacentistas, palacios barrocos y teatros decimonónicos. Su centro fue declarado Conjunto Histórico Artístico en 1964 y su castillo es Monumento Nacional. El término municipal de Lorca ofrece una gran diversidad de paisajes desde las Tierras Altas del norte, el fértil valle del Guadalentín y la tranquila costa virgen de Calnegre declarada Parque Regional.

Es la cavidad subterránea de mayor recorrido horizontal de Murcia. Son más de 700 metros de recorrido. Hay una gran diversidad de salas, con espectaculares formaciones en la roca. El Centro de acogida Cueva del Puerto de Calasparra organiza fantásticos espectáculos audiovisuales.

La localidad se organiza en torno a la basílica-santuario de la Santísima y Vera Cruz, donde se veneran dos astillas que presuntamente son de la cruz donde murió Jesucristo. Por algo Caravaca es una de las cinco ciudades santas del catolicismo.

Los municipios de Abarán, Archena, Blanca, Cieza, Ojós, Ricote, Ulea y Villanueva del Segura trazan una frondosa huerta, que serpentea a lo largo de las riberas bañadas por el río Segura. Se trata de una vega fértil anclada en su herencia árabe, de la que dan muestra, además de sus sistemas de regadío, sus numerosos vestigios. Blanca conserva la herencia del esparto y en Abarán podemos ver las numerosas norias o “ñoras” que quedan.

Es un auténtico oasis ubicado en un maravilloso paraje con un clima benigno durante todo el año, en el Valle de Ricote, junto al río Segura a su paso por Archena. Sus aguas se utilizan tanto a nivel preventivo como curativo. Este manantial, rico en elementos mineralizantes, brota a una temperatura de 52ºC.

Apúntate a la newsletter de ’20deviaje’ y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la geografía española.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba