Economía

París y Berlín pisan de forma conjunta el acelerador del fondo de recuperación

Hace poco menos de un año Angela Merkel, canciller alemana, y Emmanuel Macron, presidente galo, presentaban de forma conjunta un plan de medio billón de euros en transferencias a los países más afectados por el coronavirus. Un programa financiado con deuda pública europea. Un auténtico salto hacia adelante. Para muchos políticos alemanes, delante está el vacío. Para Merkel un paso difícil de dar, pero que culminaba su legado europeo y le redimía en parte de los errores cometidos durante la anterior crisis.

Un año después Olaf Scholz, ministro de Finanzas alemán y cuyo equipo fue clave para convencer a Merkel para tomar esa decisión, y Bruno Le Maire, su homólogo francés, uno de los hombres de confianza de Macron, han presentado de forma conjunta su plan de recuperación, el programa de inversiones y reformas que da acceso a lo que les corresponde del Fondo de Recuperación, un plan de más de 800.000 millones de euros acordado por los líderes en julio de 2020 sobre la base del plan franco-alemán. El encuentro, a unos meses del final de la era Merkel, tenía más carga política y simbólica que práctica.

“El motor franco-alemán está en buena forma”, celebra Scholz, que sabe que hay retos por delante muy complejos. El 2021 y 2022 no serán años fáciles. Primero Alemania tiene que vivir una difícil transición desde la era Merkel a un nuevo liderazgo, y en 2022 Francia pasará por unas elecciones que parecen cada vez más ajustadas entre Macron y la extrema derecha liderada por Marine Le Pen. Hasta después de los comicios germanos el motor franco-alemán dejará de impulsar nuevos progresos en la integración europea.

Nacho Alarcón. Bruselas

Todos los grandes debates quedarán paralizados. ¿Reforma de las normas fiscales europeas? Demasiado delicado para el votante conservador de la CDU, el partido de Merkel, que ya sufre en las encuestas. Quizás nos estemos quedando cortos con este Fondo de Recuperación, ¿habría que empezar a pensar en más estímulos? Ni hablar, un auténtico suicidio electoral de cara a los comicios de septiembre para los democristianos. El mensaje de que el motor franco-alemán está en buena forma está bien conjugado: en presente. Se trata de aprovechar el momento.

“Por primera vez, Europa actúa unida”, celebraban Scholz y Le Maire en una entrevista publicada este martes por el periódico francés Le Figaro y Die Zeit. Un mensaje de unidad que llega en una semana en la que una docena de Estados miembros enviarán sus planes nacionales a Bruselas. Entre otros lo hará el Gobierno español, después de que Portugal se convirtiera en el primer país en enviarlos la semana pasada. Italia también entregará sus planes a los técnicos comunitarios, que son muy optimistas con las ideas plasmadas por el equipo de Mario Draghi, que ha diseñado la estrategia en muy poco tiempo.

Una vez se entreguen los planes los técnicos comunitarios tendrán dos meses para dar el visto bueno, y después esos documentos irán al Consejo, donde los ministros del resto de Estados miembros mirarán de cerca los planes de sus homólogos para dar su luz verde. Nadia Calviño, vicepresidenta económica del Gobierno, ha pedido junto a otros ministros que Bruselas acelere sus dos meses de revisión, teniendo en cuenta que los técnicos ya conocen muchos de los planes enviados porque han estado al tanto de su elaboración en cada fase. Sin embargo, fuentes comunitarias señalan que tienen un equipo muy reducido, solamente unas 100 personas, y que no es posible acortar esos dos meses.

Nacho Alarcón. Bruselas

Pisar el acelerador

“Hoy es un buen día para Europa”, ha asegurado Scholz en la rueda de prensa conjunta con Le Maire. “Ahora podemos actuar unidos por una Europa fuerte, solidaria y apta para el futuro”, ha añadido el alemán, que ha explicado que el plan preparado por su Gobierno centra la inversión en la transición verde y digital, uno de los puntos clave que la Comisión Europea ha solicitado a las capitales.

El encuentro es también una llamada a la acción al resto de países, y una petición de pisar el acelerador: hace más de un año del primer acuerdo entre Merkel y Macron, pero todavía no se ha pasado a la acción. “Seamos claros: el año pasado fuimos muy eficientes en la adopción del Fondo de Recuperación y en la decisión sobre la emisión de deuda común. Desde entonces, hemos perdido demasiado tiempo”, ha criticado durante la rueda de prensa Le Maire, que ha señalado que “China ha reanudado su crecimiento y Estados Unidos está rebotando”. “La UE debe permanecer en la carrera”, ha señalado el francés, que, sin embargo, ha descartado que se puedan hacer comparaciones entre los estímulos puestos en marcha por la administración americana y el plan europeo, pidiendo que se centren los esfuerzos en la puesta en marcha urgente del Fondo de Recuperación.

«La UE debe permanecer en la carrera», ha dicho Le Maire

Porque lo cierto es que todavía hay piedras en el camino. Y ese es otro de los mensajes que se quieren enviar con este encuentro. La ratificación de la decisión de recursos propios, necesaria para que la Comisión Europea pueda emitir deuda, se está atragantando en algunos Estados miembros. Hasta la semana pasada Alemania era uno de ellos, después de que el tribunal constitucional alemán ordenara frenar la ratificación. Sin embargo, la alta corte teutona decidió dar su visto bueno.

Pero todavía hay ocho Estados miembros que no han aprobado la decisión. La mentalidad alemana es clara: si el mítico obstruccionismo de los jueces de Karlsruhe no nos ha impedido a nosotros aprobar la decisión ya, debido a que los magistrados han tenido en cuenta el daño económico y diplomático que puede provocar el retraso, ¿qué se lo impide al resto? En el caso de Finlandia la situación se ha complicado en las últimas horas después de que el comité de derecho constitucional del Parlamento haya decidido que la ratificación requiere una mayoría de dos tercios de la cámara, lo que obliga al Gobierno a buscar votos de la oposición. Lejos de ocurrir eso, lo que está pasando ahora mismo es que hay una crisis de Gobierno en Helsinki.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba