Deportes

Pedri le da a Messi lo que Griezmann nunca le dio: «Los buenos jugadores se entienden»

Es un clamor que la irrupción y el impacto que tiene Pedri en el Barcelona y con Leo Messi es más determinante que la aportación de Griezmann. El partido del canario en el estadio José Zorrilla fue fantástico en lo individual y lo colectivo. “Pedri no es un atleta, pero sí es inteligente y piensa rápido”, comentó Lenglet tras el triunfo en Valladolid. En el Barcelona destacan la visión de juego que tiene este joven futbolista para conseguir conectar con las acciones que propone Messi.

Pedri es la referencia de Messi. Su punto de apoyo para dar continuidad al juego del argentino, escapar de espacios reducidos, moverse entre líneas con pases precisos, devoluciones al primer toque, tener profundidad y efectividad. Jugar en el mismo equipo que Messi parece sencillo por la superioridad técnica del argentino, pero hacer mejores las acciones de juego del argentino no está al alcance de todos. Pedri lo está consiguiendo. Es como si estuviera metido en la cabeza de Messi. En cada una de sus acciones y pudiera descifrar cuál es el siguiente movimiento que necesita la pelota para hacer más peligrosa y desequilibrante la jugada. A esta inteligencia se refieren en el Barcelona cuando hablan de la facilidad en el entendimiento entre el argentino y el canario.

Griezmann, el perjudicado

Lo que le faltaba a Antoine Griezmann para hacer más confusa su estancia en el Barcelona es que Ronald Koeman y Guillermo Amor hablaran con tanta claridad del buen funcionamiento de la sociedad que forman Messi y Pedri. Para el entrenador y el portavoz del club es algo tan sencillo de explicar que los dos coinciden al decir que “los buenos jugadores siempre se entienden”.

Esto no debería ser más que un par de reflexiones futbolísticas puntuales que han coincidido después de un partido en el se celebra la recuperación, más anímica que futbolística, del argentino en el Barça. Aunque una cosa va de la mano con la otra. Pero si no fuera porque Messi exteriorizó un cambio en su estado de ánimo, no se estaría hablando de la importancia que tiene Pedri en la reactivación del capitán e, incluso, en que pueda ser un factor clave en la decisión de echarse atrás y quedarse más tiempo en el Barcelona.

Griezmann, cabizbajo, en un partido del Barcelona. (Efe)Griezmann, cabizbajo, en un partido del Barcelona. (Efe)Griezmann, cabizbajo, en un partido del Barcelona. (Efe)

El argentino sonrió más en lo que dura un encuentro que en todo lo que llevamos de 2020. Y esas sonrisas, los gestos de estar recuperando sensaciones que estaban perdidas, están motivadas por el jovencísimo Pedri. Con él encuentra la inspiración. Con Griezmann hay interferencias. Futbolísticas, pero al fin y al cabo son dificultades que para los que conocen el funcionamiento del equipo y las interioridades siguen siendo el producto de dos jugadores que se estorban.

Cómo convencer a Messi

Las caras de estar ausente no se vieron en Valladolid. Messi no jugó andando. La actitud fue más activa y volvió a ser el jugador que todos conocemos: omnipresente. No deambuló por el campo y estuvo hasta protestón y exigente con Braithwaite en la finalización de una acción ‘egoísta’ del delantero. La imagen transmite buenas vibraciones, que es precisamente lo que hace que crezca la esperanza en el club y entre el barcelonismo. La espera por encontrar el punto de inflexión del Leo apático al ‘Dios’ Messi está siendo larga. De esta crisis personal, el primero que es consciente es el el argentino y el que más le está ayudando en el campo era el que menos se podía imaginar por su inexperiencia y ser un recién llegado. Pedro González, ‘Pedri’, por su fútbol y forma de comportarse, despierta el genio de Messi.

Pedri y Messi se divirtieron en el mejor partido del Barcelona desde que Koeman está en el banquillo. La convincente victoria en Valladolid. El mejor porque el entrenador hizo una revolución táctica y de futbolistas para jugar con tres centrales y dejar en el banquillo a Busquets, Griezmann y Coutinho. El entrenador sigue en un proceso de búsqueda con el que tener un armazón que haga el equipo más sólido, fuerte en defensa y peligroso en ataque. Si encontró lo que buscaba hay una mala noticia para Griezmann, que es el que se quedó sin jugar un minuto y presenció desde la grada lo bien que se lo estaban pasando Messi y Pedri. El francés tuvo un gesto respetuoso cuando se le vio aplaudir algunas acciones incisivas. El dolor de no jugar, la preocupación, va por dentro.

Pedri y Messi en un partido del Barcelona. (Efe)Pedri y Messi en un partido del Barcelona. (Efe)Pedri y Messi en un partido del Barcelona. (Efe)

Koeman justifica la suplencia de Antoine Griezmann en Valladolid como una rotación y no da más importancia al hecho de que el francés no entrara en sus planes para este encuentro. Griezmann ni calentó en el día que el entrenador holandés se puede poner la medalla, de hecho lo hizo, por haber dado con la tecla con el cambio de sistema y la elección de los jugadores.

Porque Koeman va dejando cosas claras y entre ellas está que Griezmann está por detrás de Pedri en sus planes y ya no valen las excusas tácticas. Pedri y Messi jugaron por dentro, por detrás de Braithwaite, y con Dest y Jordi Alba ocupando cada uno la totalidad de su banda. Griezmann, que reconoce encontrarse más cómodo en la posición de segunda punta, se quedó fuera del plan. No le queda más remedio que seguir trabajando fuerte y ser más convincente porque Koeman prefiere a Pedri para jugar con Messi.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba