Deportes

Persecución a un periodista argentino por insinuar lo que Chilavert no se cansa de denunciar

Sabido es lo fácil que resulta matar al mensajero, es decir, culpar a quien da las malas noticias en vez de a quien las protagoniza. La noticia saltó hace unos días. Una jueza de Asunción declaró en rebeldía y ordenó la detención de un periodista argentino por no presentarse a un juicio por difamación contra el presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol, más conocido como CONMEBOL. Julio Chiappetta, ex editor de Deportes del diario Clarín, estaba citado a declarar en la querella que le ha puesto Alejandro Domínguez, pero no se presentó ni tampoco justificó su ausencia, ya que, según él, jamás recibió una citación. En vista de la gravedad del asunto, la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) ya ha expresado su profunda preocupación por la orden de captura internacional del periodista deportivo dispuesta por la justicia de Paraguay.

Kike Marín

Chiappetta relacionó al presidente de la CONMEBOL con el famoso escándalo del ‘FIFA Gate’, que le costó el cargo a Joseph Blatter y la detención a varios dirigentes del fútbol sudamericano, al asegurar que Domínguez estaba siendo investigado y que podría ser llamado a declarar. «La justicia despierta en Sudamérica. Se vienen horas difíciles para el presidente de la CONMEBOL. Recuerden este tuit», se limitó a escribir Julio en su cuenta de Twitter, para más tarde hablar en varias radios y televisiones, tanto de Paraguay como de Argentina, sobre la posibilidad de que Alejandro Domínguez tenga que presentarse a comparecer por el ‘FIFA Gate’.

La demanda contra Chiappetta es, según el presidente de la CONMEBOL; por difamación y afirmación de una serie de hechos «lesivos respecto al honor y la reputación y que además no se corresponden con la verdad, realizándolos a terceros, así como en forma pública y también mediante una publicación en redes sociales». En la resolución, la jueza determinó declarar en rebeldía al periodista por no comparecer, ordenó «la captura del acusado (…) y oficiase la Comandancia de la Policía Nacional e Interpol», además de abrir la puerta para que haya una posibilidad de que vaya a prisión.

La mencionada ADEPA recuerda que «la persecución judicial a un periodista por la información o las opiniones críticas que difundan constituye un acto de censura que afecta al periodista y a toda la sociedad. Instamos a la CONMEBOL y a la FIFA a exigir a sus autoridades un proceder respetuoso de los derechos humanos y de las garantías que amparan a la libertad de expresión y de prensa en el sistema interamericano de derechos humanos». No estaría de más que estas últimas garantías se exigieran también en España, donde el presidente federativo acostumbra a demandar a periodistas en su afán por intentar mantenerles callados.

Alejandro Rodríguez, a la derecha, junto al expresidente de la FIFA, Joseph Blatter. (EFE / Andrés Cristaldo)Alejandro Rodríguez, a la derecha, junto al expresidente de la FIFA, Joseph Blatter. (EFE / Andrés Cristaldo) Alejandro Rodríguez, a la derecha, junto al expresidente de la FIFA, Joseph Blatter. (EFE / Andrés Cristaldo)

Hablando de corrupción…

Volviendo al máximo dirigente el fútbol sudamericano, el pasado mes de agosto, Alejandro Domínguez celebró, también en su cuenta de Twitter, la devolución de 71 millones de dólares a la CONMEBOL, precisamente en el marco del caso ‘FIFA Gate’. «¡Una nueva victoria sobre la corrupción! El Departamento de Justicia de Estados Unidos ordenó la devolución a la CONMEBOL de 71 millones de dólares, ilegalmente desviados por antiguos dirigentes de la institución», escribió.

Horas después, el legendario ex guardameta José Luis Chilavert, detractor de la gestión de su compatriota al frente de CONMEBOL, le respondió por la misma vía: «De la corrupción que tú participaste y cobraste, caradura. Ahora te crees impoluto. Hasta 2013 estabas en ruinas y ahora (eres) millonario. Jamás podrás justificar el incremento de tu patrimonio». Y adjuntó una foto de un documento que da cuenta y razón de descargos en una cuenta de CONMEBOL en favor de dirigentes sudamericanos, entre ellos Domínguez, cuando era presidente de la Asociación Paraguaya de Fútbol (2014-2016), y Luis Chiriboga Acosta, expresidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (1999-2015).

«¿Por qué no hablas del juicio de Floribelo de más de 90 millones de dólares a la ‘Corrupbol’? Tú participaste y cobraste dinero de la corrupción que hoy denuncias, rata de alcantarilla. Ya vas a caer», continuó Chilavert, en referencia a una demanda de Luis Alberto Floribelo a la CONMEBOL por concepto de “indemnización por daños y perjuicios” y por un total de 98 millones de dólares.

Domínguez no reaccionó, mientras que Chilavert aportó unas imágenes de archivo en las que se observa al presidente de CONMEBOL desde enero de 2016 con exdirigentes como Juan Ángel Napout, condenado en agosto de 2018 a nueve años de prisión por el ‘FIFA Gate’, y el desaparecido Nicolás Leoz, en arresto domiciliario desde mayo de 2015 por el mismo caso hasta su muerte en agosto de 2019. El ex guardameta ya había calificado anteriormente de corrupto a Domínguez y lo acusó en la justicia paraguaya de delitos como lavado de dinero, asociación criminal y evasión impositiva.

Kike Marín

Como puede comprobarse, Chilavert y Domínguez mantienen frentes judiciales abiertos, pero el presidente de la CONMEBOL se queja de difamación y calumnia de un periodista. Sin embargo, a diferencia del argentino Julio Chiappetta, a Chilavert ni se le ha declarado en rebeldía ni se ha ordenado su captura, más que nada porque está deseando que llegue el juicio. «No hay nada que temer, con papeles todo se resuelve», asegura el ex guardameta, quien dice tener «todas las pruebas» de sus acusaciones y que será Domínguez quien «deberá demostrar dónde se le dañó su imagen». Precisamente lo que se pregunta el periodista argentino, por más que una jueza paraguaya quiera verle entre rejas por insinuar lo que Chilavert no se cansa de denunciar…

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba