Deportes

Peter Lim despide a Javi Gracia acorralado por un frente político, social y económico

Peter Lim ha recurrido en cinco ocasiones a Salvador González, ‘Voro’, para hacerse cargo del Valencia en situaciones de emergencia, señal de haberse equivocado de entrenador en esas cinco ocasiones en apenas siete años como propietario de la entidad de Mestalla (desde 2014). El récord de ineptitud solo se ve atenuado por la contratación del técnico Marcelino García Toral, elección del entonces director general, Mateu Alemany, fulminados ambos por Lim al poco de ganar la Copa del Rey de 2019 ante el Barça en un ataque irreprimible de celos del magnate singapurense, el cual ha cambiado hasta 12 veces de entrenador.

Cayetano Ros. Valencia

El hombre de paja de Lim en Valencia, el presidente Anil Murthy, justificó los despidos de Marcelino y Mateu por tratarse de personalidades fuertes y conflictivas. El presidente prefería en el banquillo meros ‘funcionarios’ que acataran las órdenes. Llegaron Celades y Javi Gracia, los dos de perfil bajo, y ambos han acabado antes de tiempo en las dos últimas campañas, sustituidos, cómo no, por el inefable ‘Voro’. Ahora Murthy cambia el discurso y dice querer un líder en el banquillo y todo apunta a Diego Martínez, actual entrenador del Granada.

Javi Gracia se ha sentido menospreciado

Hay un enigma en torno a Javi Gracia (Pamplona, 51 años), despedido este lunes tras caer el domingo frente al Barça (2-3) y dejar el equipo a seis puntos del descenso a falta de cuatro jornadas. Gracia era un hombre completamente feliz, lleno de energía y entusiasmo, cuando firmó por el Valencia el 27 de julio de 2020. El pasado 5 de octubre, sin embargo, ya era un alma en pena: se saltó un entrenamiento en Paterna para ir a las oficinas del club a pedir a abdicación de su cargo de entrenador. No hubo acuerdo económico y Gracia siguió siete meses más con una nube de tristeza que envolvió su cabeza y la de su equipo, a la espera de recibir el domingo al Valladolid con el miedo en el cuerpo.

Javi Gracia, cabizbajo, durante un Sevilla-Valencia de esta temporada. (EFE)Javi Gracia, cabizbajo, durante un Sevilla-Valencia de esta temporada. (EFE)Javi Gracia, cabizbajo, durante un Sevilla-Valencia de esta temporada. (EFE)

¿Qué pasó en ese tiempo y por qué se ha sentido tan desdichado? Le prometieron unos refuerzos (Capoué y Pepe Reina, entre otros) que no llegaron, además de venderle a Kondogbia sin avisarle, y de traerle a tres fichajes en el mercado de invierno sin consultarle (Cutrone, Ferro y Oliva). ¿Acaso eso era suficiente? Con tan solo el 25% de sus partidos ganados, Gracia es el cuarto peor técnico de la historia del Valencia tras Koeman (18%), Neville (19%) y Valdez (23%), según Ciberche. En estos siete meses, Gracia se ha sentido menospreciado por los dirigentes del Valencia. Ha sido un técnico atormentado. Y no ha sido el único. El exseleccionador italiano Cesare Prandelli ya se sintió engañado por Lim, rompió su contrato en mayo de 2018 y hubo de indemnizar al Valencia con “una cantidad importante”.

Lim está acorralado

Las respuestas de las aficiones del Manchester United y el Arsenal contra sus dueños a raíz del fiasco de la Superliga han reactivado la protesta social contra Lim en una manifestación que se prevé multitudinaria este sábado 8 de mayo en Valencia, 18.30 desde la avenida de Aragón hacia la calle Suecia alrededor del viejo Mestalla. El objetivo de la iniciativa, impulsada por el grupo Libertad VCF, es devolver el club a los aficionados frente al 84% de las acciones en manos del millonario asiático. La fórmula alemana del 50+1 en manos de los seguidores es la utopía perseguida por el valencianismo.

Albert Ortega

El presidente de la Generalitat valenciana, el socialista Ximo Puig, montó en cólera contra Murthy cuando este se presentó a principios de marzo en el palacio de la Generalitat sin un plan para acabar el nuevo Mestalla, a medio construir desde 2009 por falta de financiación. Puig acusó a Murthy de falta de credibilidad tras varios años de hacerse el despistado respecto a las obras del campo de la Avenida de las Cortes valencianas. La guerra es total entre los socialistas y Lim puesto que el magnate asiático no tiene interés en invertir otros 150 millones para acabar el estadio. Aunque eso suponga, como parece, la pérdida para el club de más de 20 millones de euros producto de que la Generalitat no prorrogue en este mes de mayo la ATE, es decir, el plan urbanístico favorable al Valencia tanto para la edificabilidad del viejo Mestalla como por el terciario del nuevo recinto.

El conseller de Territorio, Arcadi España, llegó a afirmar en la Cadena Ser que Lim gestionaba de una manera “muy extraña” el Valencia, como una empresa que llega, quiere “obtener beneficios y marcharse”. Lim ha movido cerca de 1.000 millones en transacciones de jugadores: 431 en compras y 502 en ventas. Contra todo pronóstico, el financiero asiático ha encontrado un trato mucho más comprensivo entre algunos políticos de Compromís, tanto el alcalde de la ciudad, Joan Ribó, como el presidente de Les Corts, Enric Morera, aconsejados por un asesor ya muy partidario de Lim desde su llegada a Valencia, Lluismi Campos.

La deuda aumenta con el tiempo

La deuda del club asciende a 440 millones, 100 más desde que llegó Lim. El máximo accionista quiere cobrar en septiembre de este año los 54,5 millones prestados al club, crédito pignorado por los derechos económicos de ocho jugadores cuyos nombres no han querido desvelar los dirigentes. Murthy achaca la crisis a la pandemia y la ausencia de público en Mestalla y así justifica la falta de fichajes en verano pasado. El futuro tampoco parece mejor. La sociedad valencianista necesita vender jugadores para cuadrar el ejercicio. La supuesta apuesta por la cantera tampoco cuadra: el Mestalla acaba de descender a la quinta categoría del fútbol español.

El capitán che, José Luis Gayá, apunta a una de las posibles ventas este verano. (EFE)El capitán che, José Luis Gayá, apunta a una de las posibles ventas este verano. (EFE)El capitán che, José Luis Gayá, apunta a una de las posibles ventas este verano. (EFE)

Finalmente, la vía judicial también está marcada en rojo por los opositores a Lim. De momento, el juzgado número 2 de lo Mercantil de Valencia ha admitido una demanda de Libertad VCF contra los gestores del Valencia por tres acuerdos alcanzados en la última junta de accionistas: la concesión de un crédito de Lim al club de 16 millones pignorados por los derechos de tres jugadores; la subida salarial de los altos dirigentes hasta un tope de 2,5 millones al año; y el aumento del número de acciones de 11 títulos a 3.600 para poder acudir a una asamblea de accionistas. En medio de toda esta tormenta, Javi Gracia se ha sentido hoy un hombre liberado.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba