Deportes

Peter Lim se planta, rechaza pactar con la extrema derecha y cierra la puerta a Yomus

El ritual se repite cada jornada antes de los partidos del Valencia en Mestalla: unos 40 ultras de la extinta peña Yomus, de ideología de extrema derecha, se reúnen en la Plaça de la Afició y exhiben músculo y ganas de volver a entrar en el campo valencianista. Su hoja de ruta pasaba por sentarse con el presidente de la entidad, Anil Murthy, y ofrecerle su apoyo a cambio de que les permitiera volver a Mestalla y ocupar la grada de animación de uno de los fondos, vacante en los últimos meses tras la disolución de la Curva Nord, grupo heterogéneo en el que el propio Yomus había tenido protagonismo.

El colectivo ultra trataba de aprovechar el momento de debilidad del máximo accionista de la entidad, Peter Lim, repudiado por Mestalla desde que despidiera a Marcelino (entrenador) y a Mateu Alemany (director general) hace dos años. El domingo pasado, por ejemplo, en el empate ante el Atlético de Madrid (3-3), 37.500 seguidores profirieron cánticos contra Lim en el minuto 19, una iniciativa del colectivo opositor Libertad Valencia CF en honor al año de nacimiento del club (1919). Mestalla fue un clamor contra Lim.

Murthy, según informa la entidad, rechaza de plano cualquier negociación con los radicales por un tema «de convicciones y de civismo». De hecho, Murthy ya los echó de Mestalla con una norma que impedía a los mayores de 25 años formar parte de la Curva Nord. También los vetó por las agresiones de la ultraderecha en la celebración cívica de la festividad del 9 d’Octubre de 2017 y por su exhibición de símbolos nazis en el estadio.

La entrada en escena de Ramón Castro, líder de Yomus, se produjo hace unas semanas en el programa televisivo dirigido por el periodista Julio Insa. Ahí se mostró comprensivo con la gestión de Peter Lim y expresó su deseo de reorganizar la Curva Nord. Su idea es forzar un contacto con el club y abrir un debate entre la afición. El siguiente paso sería «hacerse fotos con los jugadores», según un experto en este tipo de organizaciones. Ahora, el Valencia ha tomado partido y ha emitido un comunicado en el que dice «no a los grupos radicales y no a la violencia», cerrando la puerta a cualquier tipo de negociación con Yomus.

El líder de Yomus, apodado Elvis, ha adoptado una actitud complaciente con Lim. «Hay que entender que este hombre ha venido y ha puesto un dinero. Entiendo perfectamente que trate de recuperar lo invertido si no está en un terreno agradable», ha declarado Castro en ‘El Español’. El dirigente de Yomus, condenado por agredir y herir a policías en una invasión de campo en 2002, estuvo en la reciente manifestación de Chueca, en Madrid, contra el colectivo LGTBI. «Se trata de animar al equipo, no de política», dice ahora.

El abogado José Luis Roberto, líder del partido extraparlamentario de extrema derecha España 2000, publicó en su cuenta de Twitter una foto del grupo radical desfilando frente a Mestalla con el siguiente mensaje: «Vuelven los Yomus. La afición del Valencia no podía dejarse morir por culpa de quienes no supieron cuidarla».

Alejandro Requeijo

La historia de Yomus está repleta de episodios violentos: en 2005, por ejemplo, en el campo del Levante UD (Ciutat de València), sus miembros desplegaron banderas españolas anticonstitucionales e hicieron apología del asesinato del joven antifascista Guillem Agulló, ocurrido en Montanejos en abril de 1993. Acabado el encuentro, entonaron el ‘Cara al Sol’ y abandonaron el estadio mientras cruzaban gestos de complicidad con los guardias jurados de Levantina de Seguridad, empresa de José Luis Roberto. Poco después, los ultras intimidaron a los jugadores del Valencia -Albelda, Marchena, Xisco y Corradi- cuando estos fueron a recoger sus coches a Mestalla, recriminándoles haber perdido el partido. Los tuvieron 20 minutos retenidos.

Los líderes de la izquierda ya han mostrado su preocupación y han instado al Valencia CF a mantenerse firme en el rechazo a estos sectores ultras. «Nos parece fundamental que se aísle a estos violentos en todos los deportes», afirmó el alcalde de la ciudad, Joan Ribó, de Compromís, en ‘Onda Cero’. «Muy preocupante lo que está sucediendo en el Valencia CF con los intentos de los Yomus de volver a entrar en Mestalla. ‘Amunt Valencia sense odi'», escribió en su cuenta de Twitter Fran Ferri, también de Compromís. «Los Yomus que insultaban al colectivo LGTI en una marcha fascista quieren volver ahora a Mestalla. Por un fútbol libre de nazis«, agregó Pilar Lima, de Unidas Podemos.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba