Deportes

Plata en peso y bronce en tenis de mesa: España ya suma 30 medallas en Tokio

España ya roza la marca conseguida en Río 2016. Con la medalla de plata conseguida por la atleta Míriam Martínez y el bronce del equipo de tenis de mesa conformado por Jordi Morales y Álvaro Valera ya son 30 las preseas que cuelgan del medallero español en esta edición de los Juegos Paralímpicos de verano, que se desarrollan en Tokio desde el pasado 24 de agosto. La atleta alicantina, que ya partía como favorita pese a ser éste su debut en unos Juegos, se subió al segundo escalón del podio tras un mejor lanzamiento de 9,62 metros, aunque aún lejos del 11,02 conseguido por la rusa Galina Lipatnikova.

“Todavía parece que no haya puesto los pies en el suelo y creo que es un sitio del que no me quiero bajar. Estoy donde quiero estar, donde soñaba hace tres años. La vida me cambió y ahora mismo me acaba de cambiar otra vez. Estoy que no me lo creo”, confesó tras la prueba Miriam Martínez, que hace tres años sufrió un derrame cerebral mientras trabajaba y cuando se dedicaba al fútbol sala. La alicantina recordó que “hace un par de años” hablaba con su padre cuando caminaba “por primera vez” y se decían que “ojalá competir en unos Juegos Paralímpicos”. “Es algo que se nos quedaba muy grande, y a día de hoy solamente me quedaría decirle que lo hemos conseguido, con eso creo que te lo digo todo”, comentó.

“Hace tres años pues no nos creíamos ni siquiera que estaría caminando. Cuando empezaba a caminar tenía el sueño de estar aquí, yo siempre he amado el deporte, él también y esto es un sueño, el luchar por algo grande. Creo que he puesto más el corazón que otra cosa”, añadió la de Ibi. Sobre su concurso, admitió que no iba “sobrada de energía estos días”. “Tenía que ir al límite del límite en el primer lanzamiento para intentar dar lo mejor de mí. He gastado todos los cartuchos que tenía en el primer lanzamiento, luego he intentado mejorarlos, pero las piernas estaban fallando bastante hace días. Gracias a los médicos que tenemos aquí, que son enormes, han hecho que mi primer lanzamiento fuese muy bueno y luego he tenido la cabeza muy fría”, indicó la española.

Martínez se dio “cuenta” de que podía ganar medalla en su “último lanzamiento”. “Tenía todo el rato el ansia de lanzar más y más y más, porque entrenando estábamos haciendo mejor marca. Solo pensaba en darle al último cuanto más fuerte mejor, pero ahí ya me he dado cuenta, cuando todo ha terminado”, expresó. “Me acuerdo de mi familia, de todos los momentos malos que hemos pasado. Ahora se ha revertido tanto la situación que se lo dedico totalmente a ellos que siempre han estado allí. Y decirles que aunque nos cambie un poco la vida al final puede ser algo maravilloso. Se lo dedico a mi familia, a mi gente, al cuerpo técnico de médicos que les debo estar aquí y que son la leche, que sin ellos no estaría aquí. No he podido hablar todavía con mi familia, lo estoy deseando”, sentenció.

Medalla… pero con derrota

El bronce vino de la mano de Morales y Valera que, pese a su derrota ante Gran Bretaña (1-2) en las semifinales, se hicieron con el metal, dado que en tenis de mesa, como ocurre con otros deportes, se entregan dos bronces. El sevillano y el catalán se pusieron por delante al ganar el punto del doble, pero luego los británicos se llevaron los dos individuales y el pase a la final, en el que se enfrentarán a China. “Todavía estoy procesando el resquemor de este partido”, lamentó el palista Valera mientras su compañero, más optimista, espera que el bronce sepa “mejor con el paso de los días”. “A veces el deporte puede ser cruel, pero igual que vivimos momentos de glorias, en ocasiones te toca estar en el otro lado y ver como se te escapa un partido que tienes en la mano”, aseguró Valera.

El andaluz dejó claro que “toca reponerse” y “hacer una lectura positiva de la medalla”. “Hay que tomar conciencia de que a pesar de todos los años seguimos siendo medallistas paralímpicos y eso es grande, habrá otras oportunidades”, comentó. “Es verdad que París está más cerca de lo previsto, son dos años y medio y hemos salido de aquí siendo medallistas. El año que viene hay Mundial y también sería bonita llegar a París y hacer el último baile para disfrutar de la última experiencia paralímpica”, añadió.

Por su parte, Jordi Morales confesó que “con el paso de los días este bronce sabrá mejor“. “Es una medalla que antes de venir soñábamos con conseguirla, pero por cómo salimos en estos últimos 15, 20 minutos, sabe a poco”, afirmó. “Aspirábamos a una mejor y queríamos vivir la experiencia de jugar contra China, pero los pequeños detalles cayeron de nuestro lado en el doble y en el resto de la eliminatoria no. El deporte es así, a veces va bien, a veces no tanto”, subrayó el barcelonés. Sobre el futuro, recalcó que “cuando estás en ‘caliente’ no se pueden tomar las decisiones“, pero no escondió que “el hecho de que el ciclo a París se haya acortado” les da “un poco más de oportunidades para pensar en hacer el esfuerzo”. “Aparte, hemos conseguido medalla y por qué no aguantar y veremos qué pasa”, concluyó.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba