Viajes

Por la monumental provincia de Cáceres: sus cinco castillos más impresionantes

Del patrimonio histórico y cultural al natural, en la provincia de Cáceres podemos encontrar cientos de lugares de enorme interés. De sus tesoros naturales destaca por encima de todo su gran joya: el Parque Nacional de Monfragüe.

Pero en la provincia norteña de Extremadura también están los valles del Jerte (y no sólo por la floración de los cerezos) y de la Vera. Y de su patrimonio cultural, de entrada la propia capital, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, distinción que también tiene el Real Monasterio de Santa María de Guadalupe.

Siguiendo esa senda, la de los tesoros culturales, buscamos esta vez los mejores castillos de Cáceres. En la provincia hay 84 fortalezas de este tipo y algunos en buen estado de conservación. Estos cinco nos parecen los más impresionantes.

Se le considera uno de los castillos más importantes de Extremadura por su singular estructura. Mezcla de diversos estilos, se levantó alrededor de la primitiva torre del homenaje. Vemos la muralla con torreones defensivos de forma semicircular, el castillo propiamente dicho y una serie de dependencias residenciales construidas durante el siglo XVI. Todavía recuerda la majestuosidad que tuvo, pero se vio muy dañado tras el abandono en que quedó después de las guerras de Sucesión y de Independencia. Se encuentra en estado de restauración.

Fue construido entre los años 1473 y 1478 y está ubicado en la parte noroeste de la primitiva muralla de la ciudad. Curioso, se sabe lo que costó: algo más de un millón de maravedíes.Destaca la forma pentagonal de su torre del homenaje, flanqueada por una torrecilla de planta semicircular. Desde su altura se divisa parte de las Vegas del río Alagón.

Lo encontramos a sólo 14 kilómetros de la ciudad de Cáceres. Se puede ver perfectamente al pasar por la carretera N-630, poco después de haber superado Cáceres hacia Sevilla por la Ruta de la Plata. La fortaleza se encuentra en muy buen estado de conservación y su interior se ha reformado completamente. En la actualidad se utiliza para todo tipo de actividades hosteleras. Cerca queda el Castillo de las Arguijuelas de Arriba.

Fue construido entre el siglo IX y el siglo XII sobre una antigua alcazaba, y aún hoy conserva sus dos aljibles. Está situado en la parte más alta de la hermosa y monumental Trujillo, en un cerro conocido como Cabeza del Zorro. La fortaleza está construida con bloques de granito de sillería y tiene alrededor suyo varias torres cuadradas defensivas, dos de las cuales protegen la puerta de entrada (con arco de herradura). La muralla poseía originalmente siete puertas, de las que se conservan cuatro. El espacio que queda dentro del recinto amurallado es conocido como el barrio viejo de la villa.

Destaca por su construcción simétrica y su esbeltez. También por la perfecta simetría de formas y la fábrica de sillería tan cuidada con la que se construyó. La muralla tiene perímetro de forma aproximada a la circular que hace de envolvente del recinto. Es de origen almohade y de finales del siglo XII o del siglo IX. En su interior se pueden encontrar mazmorras y salas de armas escoltadas por una gran torre de cuatro plantas (con las vistas que muestra la foto).

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba