Salud

Por qué deberías ducharte todos los días, sobre todo en la cuarentena

A raíz de la cuarentena, es posible que muchas personas hayan descuidado su higiene y aspecto físico al no tener que salir de casa y tener que acudir a sitios públicos. A más de uno le habrá crecido demasiado el pelo o la barba. Recientemente te ofrecimos una serie de consejos para cortarte el pelo de forma casera si el desmadre capilar ya ha superado límites y no puedes esperar a que abran las peluquerías.

Hoy sacamos otro debate a la luz. ¿Conviene ducharse todos los días a pesar de que no sudemos ni tengamos que salir al exterior a la vista de otras personas? ¿Con cuánta frecuencia usas la ducha en esta cuarentena? ¿Es realmente sano para nuestra piel abusar de este rito de higiene personal?

Una ducha con agua caliente o templada reduce las inflamaciones e incrementa los niveles de óxido nítrico en la sangre, bajando la presión arterial

Un estudio de Harvard asegura que el jabón contiene agentes bacterianos que pueden eliminar a los patógenos buenos que defienden a nuestro cuerpo de otras bacterias no tan amigables. Pero también hay otros estudios que relacionan las duchas de agua caliente con efectos positivos en nuestro sistema inmunitario. Por tanto, ¿es realmente bueno ducharse todos lo días a pesar de que no tengamos que ir a ningún sitio?

Para aquellos que tengan la piel sensible no es nada bueno, ya que ducharse en exceso puede producir irrataciones incómodas que pueden resultar un incordio sumado al hecho de estar en cuarentena y no poder salir a tomar aire fresco. Sin embargo, también pueden recurrir a ungüentos y cremas de aloe vera para hidratar de nuevo la epidermis y cubrirla de una capa protectora de esta especie de grasa buena, con el objetivo de que no se reseque ni aparezcan irritaciones.

Te sentirás más relajado

En cambio, una ducha diaria es muy beneficiosa de cara a mejorar el estado de ánimo y la salud mental. Al igual que el ejercicio físico, un baño con agua caliente o templada reduce las inflamaciones e incrementa los niveles de óxido nítrico en la sangre, bajando la presión arterial, lo que producirá una relajación total del organismo.

El Confidencial

En este sentido, no hay nada mejor que combinar ambas rutinas. El mejor plan para finalizar estas tardes de encierro domiciliario es realizar una buena sesión de entrenamientos físicos que nos haga sudar y liberar endorfinas, la conocida como «hormona de la felicidad», para después encerrarnos en el baño y darnos una relajante ducha de agua caliente. Si la acompañas de música, será mucho más placentera, ya que te será más fácil evadirte de los problemas cotidianos y la presión de tener que estar confinado en el hogar.

¡Ah! Y por supuesto, otro gran beneficio de una ducha diaria es obviamente que la convivencia con aquellos con los que estás compartiendo el espacio sea mucho mejor, ya que resultaría muy incómodo convivir con una persona desaseada y que no tiene en cuenta los aspectos básicos de higiene personal, provocando conflictos innecesarios que es mejor evitar.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar