Economía

¿Qué cambia en la factura de la luz el 1 de junio? Horas más caras y baratas de electricidad

“Para incentivar el consumo en los momentos en que las redes están menos congestionadas”, a partir del 1 de junio de 2021 entrará en vigor una nueva estructura de la factura eléctrica basada en la discriminación horaria y en dar un mayor peso al término variable de la factura, el que depende del consumo de energía, frente al fijo —que hace referencia a la potencia contratada—, lo que permitirá a los usuarios acogidos a la tarifa eléctrica regulada por el Gobierno a través del Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC) ahorrar en función de la eficiencia de su consumo, pues en sintonía con lo que manifiestan desde el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico fomentará “el ahorro energético, la eficiencia, el autoconsumo y el despliegue del vehículo eléctrico”.

Los cambios que se harán efectivos el próximo 1 de junio vienen motivados por el Real Decreto 148/2021, de 9 de marzo, por el que se establece la metodología de cálculo de los cargos de sistema eléctrico, disponible para su consulta en el Boletín Oficial del Estado (BOE). El gran cambio en la factura de la luz radica en que los tradicionales peajes de acceso, que retribuían los costes regulados del sistema eléctrico y llevaban congelados desde 2018, pasarán a “ser sustituidos por dos nuevos conceptos”, de acuerdo con lo que explican desde el departamento liderado por la ministra Teresa Ribera. Se trata de los peajes de transporte y distribución, que fija la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), y los cargos del sistema eléctrico que establece el Ministerio para la Transición Ecológica, “cuya recaudación se destina a financiar costes del sistema como el del régimen retributivo especial de las energías renovables, de la cogeneración y de la generación con residuos (RECORE), la cobertura del déficit de años anteriores o la compensación del 50% del sobrecoste de la generación en los territorios no peninsulares”.

Rocío Romero

Con la combinación de estos nuevos peajes, que se establecieron a principios de 2020 y definieron las temporadas eléctricas y los distintos periodos de discriminación horaria, y la metodología de cargos ideada por el Gobierno se hará efectivo en la factura de la luz la división de las horas del día en tramos de consumo más caros, bautizados como horas puntas, y tramos de consumo más baratos por estar las redes menos saturadas, explican desde el ministerio, a los que se conocen como horas valle. Mientras que los peajes de acceso a la red de transporte y distribución tendrán un peso aproximado del 20% en la factura eléctrica, según destaca la CNMC —a 23 de marzo de 2021, se recogió en el BOE una disposición de la CNMC en la que se establecen los precios de los términos de potencia y de energía activa que serán de aplicación a partir del día 1 de junio, así como los términos por exceso de potencia y coeficientes de discriminación de los mismos—; en la ‘parte regulada’ del precio de la luz, es decir, la determinada por los cargos y en la que se incluyen también cargos por capacidad, se dará “un mayor componente variable” que hará que el coste dependa en mayor medida de la energía consumida, “lo que fomenta la eficiencia energética al permitir que las medidas de ahorro tengan un mayor impacto en el recibo del usuario”, en sintonía con lo que defiende el ministerio de Teresa Ribera.

En esa parte del recibo, para los consumidores de baja tensión con “menos de 15 kilovatios de potencia contratada”, se especifica en la metodología de cálculo de los cargos del sistema eléctrico, el término variable calculado en función del consumo pasará a pesar un 75% —frente al 60% actual—, a la par que se reduce el peso del término fijo calculado en función de la potencia contratada, que pasará del 40 al 25%. “Para el resto de los consumidores, el 40% de los cargos se recuperará a través del término fijo y el 60%, a través del término variable”, se explica también el Real Decreto. Así, se propone un diseño “binomial” para los cargos, en el que se considera “más adecuado dotar de un mayor peso al componente variable con el objetivo de favorecer la eficiencia energética, el autoconsumo o el despliegue de la infraestructura de recarga rápida de vehículos eléctricos”.

Horas más caras (y baratas) para los consumidores

Todos los consumidores de baja tensión, lo que incluye hogares y pymes, que sean usuarios del PVPC pasarán a tener discriminación horaria en lo que se refiere al consumo de la luz, que estará dividida en tres periodos: horario punta, “en el que el coste de los peajes y los cargos será más alto”, de acuerdo con lo que explican desde el Ministerio para la Transición Ecológica; horario llano, “con un coste intermedio”; y tarifa valle, “la más barata de las tres”.

Además, para poder tener un margen con el que adaptar su consumo de energía, los consumidores domésticos podrán contratar dos potencias diferentes: una para los periodos punta y llano y otra para el valle. “De este modo, aquellos consumidores que tengan unas necesidades de potencia más elevadas en periodo valle, como los usuarios de vehículo eléctrico que deseen cargar su coche o moto por la noche en su domicilio, podrán beneficiarse de contratar una potencia superior y mantener su potencia habitual en los tramos punta y llano, evitando pagar el sobrecoste de esa potencia extra durante todas las horas del día”, ponen como ejemplo desde el departamento. Si el consumidor no solicita doble potencia en un periodo concreto se le aplicará, de manera automática, la potencia actual contratada en ambos periodos, según detalla el Ministerio para la Transición Ecológica.

Tal y como viene detallado en la Circular 3/2020, de 15 de enero, de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia y concreta también el ministerio en una nota de prensa, la discriminación horaria se regulará con los siguientes tramos, que marcarán las horas más caras y baratas de consumo:

Horario punta, el más caro: comprende, de lunes a viernes, entre las 10:00 y las 14:00 horas y las 18:00 y las 22:00 horasHorario llano, con un coste “intermedio”: comprende, de lunes a viernes, entre las 8:00 y las 10:00 horas de la mañana, las 14:00 y las 18:00 horas de la tarde y las 22:00 y las 24:00 horas de la nocheHorario valle, el más barato: comprende, de lunes a viernes, entre las 24:00 horas y las 8:00 de la mañana y todas las horas de los fines de semana y festivos

Una vez entre en vigor este 1 de junio el nuevo sistema tarifario, el consumidor deberá “reaccionar” y aquel que “pueda, se moleste, se interese y tenga capacidad para gestionar cuándo pone la lavadora o el horno”, desviando su consumo a las horas más baratas, ahorrará en su factura de la luz, según han manifestado a Efe fuentes del Ministerio para la Transición Ecológica, que han reconocido que esto será “a largo plazo”. Estos cambios no afectarán a los usuarios que contratan su suministro en el mercado libre, ya que pagan por la luz lo que hayan pactado por contrato con la compañía comercializadora, según la misma fuente, que ha recomendado a estos usuarios “comparar” ofertas.

Con este cambio en la factura de la luz se busca incentivar el trasvase de consumo eléctrico desde las horas de máxima demanda, el llamado horario punta, a otras en las que las redes de transporte y distribución están menos saturadas, lo que reducirá la necesidad de llevar a cabo nuevas inversiones en dichas infraestructuras y, a su vez, reducirá futuras facturas.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba