Viajes

Recorriendo la Castilla del norte por el Camino Natural Senda del Duero

Los Caminos Naturales de España transcurren sobre antiguas vías de ferrocarril, canales, vías públicas o incluso pecuarias. Desde el año 1993 el Ministerio de Agricultura ha construido o adaptado más de 10.300 kilómetros de caminos naturales a lo largo de toda la geografía española.

Estos caminos están pensados para poder acercarse al medio natural y para poder descubrir nuestro patrimonio cultural. De este modo, antiguas vías de ferrocarril, canales, caminos de sirga, vías pecuarias, sendas, e incluso antiguos caminos públicos vuelven a ser utilizados.

Estas infraestructuras que tuvieron su papel histórico en el desarrollo económico, vuelven a recuperar su papel en el medio rural a través de usos sostenibles en el medio ambiente, permitiendo a la población el contacto con la naturaleza.

En esta ocasión nos acercamos a Castilla y León, al Camino Natural Senda del Duero. Lo componen más de 750 kilómetros de vía, gran parte junto al río con desembocadura en Oporto, ya en Portugal. La ruta recorre las provincias de Soria, Burgos, Valladolid, Zamora y Salamanca.

Desde su nacimiento en la Sierra de Urbión hasta Vega Terrón, en la frontera portuguesa, la Senda del Duero recorre, durante más de 750 kilómetros, diferentes paisajes, los pinares en la sierra, los sabinares y viñedos de la Ribera del Duero, campos de labor y regadío de Tierra de Campos y los encinares y olivares de los Arribes del Duero.

El Camino Natural parte de tierras sorianas en las que los pastizales y berrocales de montaña dan paso a pinares y llanuras cerealistas. En esta zona, la ribera del Duero está marcada por los mosaicos de fincas agrícolas, pinares, encinares, choperas y bosques de galería. El panorama va cambiando de sabinas y encinas a almendros y viñedos, típicos de la ribera burgalesa, y así continúa, acompañado de pinares de piñonero, hasta tierras vallisoletanas.

Una vez en tierras zamoranas, el recorrido se adentra en la fértil vega del río Duero hasta llegar a la penillanura sayaguesa. En esta comarca, el Duero y sus afluentes se encajonan en el granito formando cortados de espectacular belleza como son los arribes.

Esta gran diversidad de ecosistemas y hábitats a lo largo de la Senda del Duero se manifiesta en los diferentes enclaves singulares de interés natural que se recorren, como:

Conjuntamente con estos valores naturales, el Camino Natural acompaña pueblos castellanos de gran importancia histórico-cultural como Vinuesa, Soria, Almazán, Gormaz, Aranda de Duero, Peñafiel, Simancas, Tordesillas o Toro; así como pequeñas aldeas y lugares que van acercando al caminante a las costumbres y usanzas de la Iberia central.

En todo el recorrido, la senda va cruzando puentes medievales, descubriendo ermitas, iglesias, molinos hidráulicos, azudes, presas y arquitecturas tradicionales; va coincidiendo con otros caminos y calzadas históricas como el Camino de Santiago o la calzada romana Mirandesa; y se va encontrando con diversos yacimientos arqueológicos como la zona arqueológica de Pintia, el conjunto minero del Pontón o el Castro de Peña Redonda.

Apúntate a la newsletter de ’20deviaje’ y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la geografía española.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba