Deportes

¿Repetirá Fernando Alonso las genialidades del pasado con Renault en el GP de España?

Fernando Alonso regresa a Barcelona, una de sus pistas fetiche, dispuesto a todo para resurgir su carrera como piloto así como la de su equipo. La última vez que Alonso y Renault estuvieron aquí juntos fue en 2009, una carrera que fue el preludio del final de la segunda parte del binomio. ¿Logrará el asturiano, once años después, revertir aquella tendencia negativa y marcar el comienzo del retorno a la cima?

No sabemos si terceras partes serán buenas, pero aquella segunda parte de la singladura de Fernando Alonso en Fórmula uno con el equipo Renault no fue nada positiva haciendo honor al dicho popular. De las dos temporadas que pasó en el equipo de Enstone tras su sonado adiós a McLaren, el coche de la temporada 2008 fue bastante normalito, pero el chasis de la temporada 2009 aparte de feo como un demonio por la nueva regulación, fue un completo desastre en cuanto a competitividad. Este año, en el Gp de Premio de España, el tema se antoja diferente. Un buen resultado global este fin de semana, se deberá no sólo a la magia del piloto, sino a una genuina progresión del equipo. Esteban Ocon y el propio Alonso acabaron la segunda sesión de entrenamientos libres en cuarta y quinta posición respectiva mostrando velocidad, pero sobre todo buen ritmo en configuración de carrera.

Magia creando espejismos

Tradicionalmente se dice que Barcelona demuestra las virtudes y defectos de un coche. Además, en el caso de Alonso se une el plus de motivación especial en Montmeló al correr delante de su público. Aquel año no fue distinto pero su inspiración creo un espejismo y una excepción a esa regla de Barcelona como momento de competitividad. A partir de aquella carrera el coche no dio más que disgustos y acabó haciendo larguísimo el resto la temporada. Sin embargo, La sesión entrenamientos libres del viernes aportó sin embargo bastantes datos para la esperanza, demostrando que, a diferencia de 2009, Renault (hoy día llamado Alpine) es un equipo claramente al alza.

La jornada del viernes avanzó que los dos Alpine podrían entrar entre los diez escogido de la sesión definitiva ‘Q3’. Tras una primera sesión de entrenamientos libres sin mayor relevancia, Alonso y Ocon mostraron su potencial en la segunda al acabar apenas cuatro décimas por detrás del piloto más rápido que fue Hamilton. Analizando el rendimiento del resto de coches de la parrilla, es difícil que en la clasificación mantengan esas plazas, porque probablemente Verstappen y Pérez acaben por delante, Incluso Norris y Sainz podrían superar a los Alpine. Pero repetir o mejorar aquel octavo puesto en parrilla de 2009, confirmaría la progresión ya anunciada en la anterior carrera de Portugal, sobre todo cuando la igualdad en mitad de la parrilla es muy superior a de 2009.

Buen ritmo de carrera

Independientemente de que hayan demostrado velocidad los coches franceses, también es muy esperanzador que muestren buen ritmo de carrera, pues Fernando estuvo rodando con el neumático blando de forma consistente como los mejores en las simulaciones de los recorridos largos, y algo similar logró su compañero de equipo, pero en este caso con los neumáticos de compuesto medio.

El propio Fernando confirmaba en sus declaraciones al término de la sesión las buenas impresiones mostradas en la tabla de tiempos. “Fue un buen viernes para nosotros, -comentó el piloto español-. A lo largo de las dos sesiones nos concentramos en unas pequeñas mejoras que trajimos para el coche este fin de semana y pudimos recoger muy buena información acerca de los neumáticos y la puesta a punto del coche. En general, estoy contento de cómo han ido las dos sesiones y creo que el equilibrio del coche lo siento bien y eso me da confianza para mañana. Veremos dónde estamos al final en clasificación”.

El director deportivo del equipo Alpine, Davide Brivio confirmaba las buenas sensaciones de Fernando: “Fue un día han bastante ajetreado para nosotros, especialmente en la segunda sesion de entrenamientos libre, haciendo pruebas tanto con poco como con mucho combustible. Sabemos que esta pista es muy exigente, y lo fue de forma especial para nuestro coche en el pasado, por lo que podemos estar contentos por haber tenido un comienzo productivo el fin de semana. Por supuesto, el trabajo continúa hoy y mañana en la tercera sesión de ‘libres’ para estar listos para cuando realmente importa, -concluyó el manager italiano-.

A pesar de ser una pista más abrasiva que la de Portimao, los compuestos que ha traído Pirelli para este Gran Premio indican que para la carrera los equipos se decanten probablemente después de lo visto hoy, por una elección de neumáticos blandos y medios, descartando los duros. La modificación de la curva diez del trazado contribuye ahora a hacer mucho más fácil la vida a los neumáticos, pues ahora el ritmo es mucho más fluido sin ninguna frenada brutal más de la de final de recta, que ni siquiera es de las más fuertes del calendario.

En definitiva, estamos ante la primera carrera de Fernando Alonso en España desde 2018 y desafortunadamente sin en ese factor extra de motivación que siempre le dio la presencia de sus numerosos fans en esta carrera. En todo caso, se pudo ver a un Fernando dentro y fuera del coche super motivado, tanto como para recoger la magia que hizo con aquel trasto de Renault en el 2009, pero en esta ocasión no mirando hacia abajo sino haciéndolo hacia arriba con toda la esperanza.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba