Vivienda

Repsol irrumpe en el mercado de suelo: pone en venta dos caramelos dentro de la M-30

Repsol suelta lastre inmobiliario. La petrolera ha iniciado el proceso de venta de dos parcelas, una de uso residencial libre y otra de terciario que en total suman una edificabilidad de 37.000 metros cuadrados, frente a su sede en Madrid, en la calle Méndez Álvaro, uno de los ámbitos que mayor impulso ha recibido en el último año.

Según ha podido saber El Confidencial de diferentes fuentes del mercado, se trata de los dos últimos solares de Repsol en la zona, donde en 2012 adquirió varios terrenos y donde levantó, en uno de ellos, su sede en la capital. Las mismas fuentes señalan que la compañía ha encargado el proceso de venta en exclusiva a la consultora CBRE, que no ha querido hacer declaraciones al respecto.

Se trata de dos parcelas, una de uso residencial libre y otra de terciario, frente a la sede de Repsol en la calle Méndez Álvaro

En los últimos años y al tratarse de activos no estratégicos para la compañía, la petrolera ha ido sacando varias parcelas al mercado. En 2016, de hecho, Repsol y Adif sacaron a subasta pública un solar junto a los terrenos que ahora ha puesto a la venta. Entonces, por una superficie de 2.107 metros cuadrados y una edificabilidad de 14.859 metros cuadrados, se fijó un precio mínimo de venta de 27 millones.

A aquella subasta, celebrada en la sede de Adif, solamente acudió un postor, Vía Célere, promotora que por aquel entonces aún presidia Juan Antonio Gomez-Pintado, presidente también de los promotores de Madrid (ASPRIMA) y de España (APCE). La promotora ofreció 29,1 millones de euros, un 8% por encima de lo esperado.

E. Sanz

Los terrenos puestos ahora a la venta, uno residencial y otro terciario, se encuentran junto al que hace casi cuatro años subastaron Adif y Repsol. Cuentan con el atractivo de su ubicación, estratégicamente situado entre la M-30 y la estación de Atocha -donde el suelo finalista brilla por su ausencia– y dentro del desarrollo urbanístico de Méndez Álvaro Norte (APR 02.06), un ámbito con una superficie de 129.700 metros cuadrados, una edificabilidad total de 185.313 metros cuadrados para casi 2.000 viviendas y otros 61.771 metros para oficinas u hoteles.

Asimismo, se trata de un enclave con amplias zonas verdes y gran número de sedes de distintas empresas, entre ellas las de Repsol o Catalana Occidente, mientras que firmas como Colonial está desarrollando un gran campus residencial y de oficinas. “Es una de las mejores zonas de la capital en estos momentos para construir viviendas. El entorno es espectacular, las urbanizaciones son muy amplias y, al haber muchas grandes compañías en la zona, el mercado de alquiler es muy potente”, explica a El Confidencial Carlos Smerdou, consejero delegado de Foro Consultores.

Una zona muy codiciada

La enorme escasez de suelo finalista dentro de la M-30 convierten a estos solares en un auténtico caramelo para promotores e inversores. En los últimos años, compañías como Vía Célere o Amenabar han puesto en marcha varias promociones en Méndez Álvaro con una gran demanda. De hecho, los teléfonos de Vía Célere no dejaban de sonar en 2017, cuando la compañía instaló las vallas y lonas que anunciaban su futuro proyecto sobre el terreno adquirido a Adif y Repsol, lo que da idea del apetito comprador en la zona.

Terrenos que previsiblemente sacará a subasta Adif.Terrenos que previsiblemente sacará a subasta Adif.Terrenos que previsiblemente sacará a subasta Adif.

De hecho, las fuentes consultadas por este diario aseguran que Adif estaría ultimando la subasta de dos solares en Méndez Álvaro, para el que ya se habrían puesto en marcha varios proyectos de cooperativas – Domo Gestora, iKasa o Singular Cooperativa (de Grupo Asentis)- que permitiría la construcción de más de 200 viviendas en total.

Respecto al precio que podría pagarse por las parcelas, que se venden de manera independiente, no hay información. No obstante, fuentes del mercado consultadas aseguran que podría alcanzarse un precio de repercusión de incluso 3.000 euros, lo que supondría vender las futuras viviendas en torno a 5.500 euros el metro cuadrado. Para que nos hagamos una idea, si tenemos en cuenta los últimos testigos comparables de la Operación Mahou-Calderón, el precio de repercusión de las parcelas vendidas se situó entre 2.900 y 3.200 euros el metro cuadrado, sí bien, como aseguran los expertos, la ubicación de Repsol es mejor.

Adif también prepara la subasta de dos solares por los que esperan pujar varias cooperativas

El ámbito, en plena ebullición inmobiliaria desde hace años, dispone actualmente de muy pocas promociones en marcha. De hecho, según fuentes del mercado, el único proyecto en marcha y en fase de comercialización es de Pryconsa con precios desde algo más de medio millón de euros, en torno a 4.500 euros el metro cuadrado. La fecha prevista de entrega está fijada a finales de 2020 o principios de 2021 y de sus 66 viviendas, solamente quedan cinco unidades por vender. Otras promotoras como Amenabar o InmoCaixa acaban de entregar 100 y 80 viviendas respectivamente.

Amenabar consiguió vender hace casi cuatro años, en apenas un mes, todas las viviendas a unos precios muy atractivos: 3.000 euros el metro cuadrado, lo que obligó a InmoCaixa, según las mismas fuentes, a retrasar la comercialización de su promoción que acabó vendiéndose en torno a 4.300 euros el metro cuadrado.

Además, a largo plazo, son varias las compañías que pondrán en el mercado un número significativo de viviendas en alquiler como Colonial, en su ya mencionado campus, o el proyecto ‘build to rent’ de Acciona para Axa de 135 viviendas en la zona.

Por otro lado, la venta de este activo no estratégico por parte de Repsol sigue los pasos dados por otras compañías en los últimos meses. Así, por ejemplo, Iberdrola ponía a la venta a finales de 2019 otro codiciado solar dentro de la M-30. Unos terrenos que en el pasado albergaron una subestación eléctrica que fue desmantelada y soterrada hace más de una década. Por ellos, la eléctrica consiguió 24 millones de euros, frente a los 30 inicialmente previstos y el ganador de aquella puja fue una cooperativa gestionada por Grupo Ibosa.

Apenas unas semanas después, otra eléctrica, Naturgy decidía desprenderse de otro solar justo enfrente del Campus Google, en el distrito de Arganzuela, muy próximo al barrio de la Latina.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba