Viajes

Ruta con los imprescindibles de la Costa Cantábrica para este verano

Desde playas paradisíacas hasta bosques y ríos, ciudades vibrantes y llenas de vida o una de las gastronomías más deliciosas de España. La costa cantábrica fue el primer lugar de veraneo en España cuando a principios del siglo XIX las clases altas empezaron a disfrutar de los baños de mar y este verano puede ser el tuyo con la complicidad de un código promocional Barceló Hoteles.

En esta ruta, abierta en días y paradas para que puedas ajustarla a tus propias preferencias, encontrarás una guía para disfrutar del Norte cuando más aprieta el sol y el calor.

Nuestro recorrido arranca en Euskadi y, especialmente en los dos lugares en los que se piensa cuando buscas norte de España ciudades: San Sebastián y Bilbao.

Donostia es la capital gastronómica del País Vasco y un lugar en el que encontrar algunos de los restaurantes más vanguardistas de España. La Playa de la Concha, las vistas desde el Monte Igueldo, el Kursaal y la cercanía de Biarritz o Navarra aconsejan quedarse unos días y el Hotel Barceló Costa Vasca es una excelente opción para el alojamiento por su ubicación, a un paso de La Concha y en plena ciudad, como por sus servicios.

También Bilbao merece dedicarle unos días tanto para disfrutar el imprescindible Museo Guggenheim, convertido en símbolo de la ciudad, como para disfrutar de unos ricos pintxos en el Casco Viejo o curiosear por el mercado de La Ribera. Si hay que elegir hotel, cualquiera de los dos Barceló, el Bilbao Nervión o el Occidental son buenas opciones.

Estamos en verano y hay que aprovechar la playa, además de La Concha, si se busca una opción más tranquila, entre Bilbao y Donostia están las playas de Lekeitio, probablemente las mejores de toda la región. Seamos o no surfistas, no podemos abandonar el País Vasco sin pasar a ver la famosa ola izquierda de Mundaka, uno de los grandes mitos del mundo del surf.

Una parada obligatoria en Euskadi es San Juan de Gaztelugatxe. Ya famosa antes de la Boda de Anne Igartiburu y de convertirse en Rocadragón en Juego de Tronos, esta ermita situada en lo alto de un acantilado ofrece un paisaje sobrecogedor.

Nuestro tour por el norte de España nos lleva por la costa cantábrica y hay muchas paradas posibles. Desde Castro Urdiales y su espectacular Iglesia de Santa María de la Asunción hasta Santoña con sus anchoas y su espectacular ruta del Faro del Caballo.

Si para acceder a San Juan de Gaztelugatxe hay que subir más de 200 escalones, para llegar a este faro abandonado y casi colgando de acantilados hay que descender y ascender después más de 700, pero al llegar siempre se puede disfrutar de un baño entre acantilados y rocas.

Santander también merece una visita a fondo para recorrer el nuevo Centro Botín y la Península de La Magdalena. En cuanto a las playas, Cantabria cuenta con algunas de las más famosas, desde la urbana del Sardinero hasta una de las reinas de Instagram, la perla de la Costa Quebrada, Arnía y su espectáculo geológico. No puede faltar un paseo por Covachos, unas de las mejores playas de España, pero con un acceso un tanto difícil.

Santillana del Mar y la reproducción de la Cueva de Altamira no pueden faltar en nuestro tour por el norte de España ni tampoco una parada en Cabezón de la Sal, uno de los pueblos curiosos del norte de España por albergar un bosque de Secuoyas, y en Villapresente, donde se encuentra el laberinto más grande de España, capaz de divertir a niños de todas las edades y de poner muy nerviosos a los adultos.

Comillas con El Capricho de Gaudí, el paraje del Bolao de Cóbreces, una belleza junto al mar, y la Universidad Pontificia también merece una parada.

Continuando por la costa, la primera parada en Asturias es Llanes, una localidad costera llena de encanto con un Casco Viejo que no hay que perderse y algunas de las mejores playas de Asturias como la de Poo o Cuevas del Mar.

Y al lado de Llanes se encuentra la playa de Gulpiyuri, declarada Monumento Natural y una playa única en toda España porque no se encuentra en la costa sino que queda algo más retrasada, una playa interior de apenas 50 metros que no hay que perderse.

Ribadesellla, Gijón o Avilés son ciudades que no hay que perderse en una ruta por el Cantábrico asturiano, pero una de las paradas obligatorias es, sin duda, Cudillero. Considerado uno de los pueblos más bonitos de España, su colorido junto al mar es una imagen única y una de las más reconocibles de Asturias.

La ruta podría continuar hacia Galicia y su Playa de las Catedrales, pero ya sería llegar prácticamente el Atlántico y disfrutar de muchos días libres que tal vez no se tienen. En función del tiempo, se puede iniciar esta ruta en uno u otro punto y disfrutar de unas vacaciones de verano en el norte de España.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba