Viajes

Ruta de la Sidra, desde Gijón a Villaviciosa: el preámbulo a la cultura asturiana

Cuando hablamos de Asturias existe una línea muy fina que nos lleva directamente a una de sus bebidas más famosas y conocidas, la sidra. Este principal símbolo de identidad marca la diferencia respecto a otros territorios debido a que la manzana es uno de los frutos que más representan a la región, aderezando la gastronomía que encontramos a su paso.

Podemos encontrar más de 500 tipos de manzanas y su elaboración comienza en la primavera con la floración del manzano, donde las pomaradas –conjunto de manzanos-, se transforman en sidra, o como se dice en asturiano, el lagar o ‘llagar’.

Actualmente Asturias produce más de 40 millones de litros de sidra que se encuentran repartidos por toda la región, pero es sobre todo en lugares como Gijón, Villaviciosa, Nava y Siero donde se incrementa. Vamos a descubrir una de las rutas más conocidas en Asturias, la Ruta de la Sidra’ de Gijón a Villaviciosa para descubrir sus enclaves más mágicos.

Esta ruta se encarga de llevarnos a diferentes lugares en los que podemos ver cómo se elabora la sidra. En cada uno de ellos podréis aprender el diferente proceso de elaboración o cómo se escancia correctamente la sidra. Para eso están los llagares que son las fincas o lugares donde se elabora la sidra.

Gijón/Xixón vive una intensa celebración relacionada con la sidra natural. Puede sentirse de cerca la tradición gastronómica de Asturias visitando el Mercadín de la Sidra y la Manzana, un rosario de pequeños puestos de madera tendidos entre la plaza del Marqués y el Puerto Deportivo, amenizado por el ambiente marinero de la vieja dársena y por actuaciones de grupos de música y baile tradicionales.

A lo largo de toda la semana también se ofrece la posibilidad de visitar algunos de los principales llagares de la comarca a través del denominado bus sidrero. También se puede presenciar la destreza con la que los escanciadores compiten por los mejores puestos en el concurso de escanciadores ante la multitud que se congrega frente al escenario montado al efecto en la plaza Mayor.

Entre el Cantábrico y la Sierre del Sueve, en una fructífera franja de tierra verde, ahí está Colunga. Este pueblo ofrece una de las mejores experiencias para disfrutar de la sidra. La bodega Sidra Crespo te ofrece la oportunidad de mostrarte la “cultura de sidra” donde los visitantes recibirán diferentes explicaciones para comprender desde el proceso de elaboración, el lavado de la manzana hasta su embotellado. Además, podrás degustar su sabor y ‘espichar’ directamente de los toneles de madera al final de la visita.

Otro de los enclaves con encanto de esta ruta de la sidra es Tazones. Aquí podemos disfrutar de infinidad de restaurantes especializados en pescado como observar la desembocadura de la ría de Villaviciosa y del mar Cantábrico.

Dentro de Llanes encontramos verdaderas joyas, algunas como su casino, inmortalizar la torre medieval, caminar por el paseo de San Pedro o visitar el palacio del Duque de Estrada. Todo ello, hacen de esta villa una de las más bellas al norte de la península. Una de sus sidrerías más conocidas para disfrutar del verdadero sabor asturiano es la ‘Sidrería El Almacén’. La encontramos justo al salir de la torre medieval y en ella podremos tomar una sidra con tapa a precio muy razonable.

Este veterano festival comenzó como homenaje a la sidra asturiana y lleva más de cuarenta años recibiendo la visitas de miles de asistentes. Cada año, se celebra un concurso de sidras y de escanciadores de sidra que cuenta con numerosas actividades vinculadas al mundo de la manzana y la sidra, y de la cultura y tradiciones asturianas, renovando su programación cada año.

Nava, la Comarca de la Sidra, es muy conocida tanto dentro como fuera de Asturias donde encontramos productores y llagareros que tienen instalaciones clásicas y otras totalmente modernas. Además, esta villa de la Comarca de la Sidra es muy conocida dentro y fuera de Asturias. Su conocido Museo de la Sidra se sitúa a 30 km de la localidad y tiene como objetivo dar a conocer y promocionar la bebida característica asturiana.

Gracias a la innovación que emana de la tradición mejor conservada encontramos en Villaviciosa uno de los enclaves donde la producción de sidra se vuelve sobresaliente. Una de sus bodegas más conocidas es la de Llagares.

Dentro de la visita a estas bodegas nos topamos con la Sidra Castañón, que con la experiencia de tres generaciones ofrece la mejor sidra natural. La Sidra Cortina reúne la tecnología y tradición desde 2001, donde con más de 50 años de actividad familiar podrás disfrutar al máximo de la experiencia sidraturismo en la provincia.

También está la Sidra Gaitero, más que conocida gracias a su cuidada imagen gráfica o la Sidra El Gobernador con 15 hectáreas de manzanos en fincas próximas al llagar o la Sidra Frutos con 4 llagares tradicionales para el prensado de la manzana triturada. Toda una tradición que podemos descubrir gracias a esta ruta muy asentada en la provincia Asturiana.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba