Deportes

Santi Mina, la joya del Celta, se enfrenta a ocho años de cárcel por agresión sexual

Fue uno de los talentos más precoces del fútbol español y enseguida lo detectó Jorge Mendes, que consiguió captarlo cuando todavía estaba en edad de formación. Santi Mina era una de las joyas de la cantera del Celta y hasta Luis Enrique, en su etapa en el banquillo céltico, hizo una decidida apuesta por un chico que estaba en edad juvenil. No le quitaba ojo el actual seleccionador. Santi Mina era de los chicos más destacados de A Madroa, la fábrica futbolística del club vigués. Lo tenía todo. Unas condiciones exquisitas para el gol, velocidad, verticalidad, atrevimiento, personalidad. Pero, desde hace cuatro años, la vida de Santi Mina está pendiente de la celebración de un juicio en el que se le acusa de una presunta agresión sexual.

Los hechos se remontan al 16 de junio de 2017 en la localidad almeriense de Mojácar. Mina ya era jugador del Valencia porque Jorge Mendes consiguió que el club de Peter Lim pagara 10 millones de euros al Celta. El gallego estaba en el radar del Real Madrid y del Manchester City. Pero acabó eligiendo el Valencia. Dos años después de estar en el equipo valencianista sucedió el episodio por el que Santi Mina sigue pendiente de que se fije la fecha del juicio.

Ulises Sánchez-Flor

El día para esclarecer la verdad está cerca. La instrucción del caso Santi Mina lleva cuatro años investigando los hechos y ya tenemos el informe de la Fiscalía. En él se detalla que el acusado entró en una caravana, situada en las cercanías de una discoteca de Mojácar, y dentro se encontraba la mujer con un hombre: David Goldar. Eran las 04:30 horas. David Goldar es un amigo de Santi Mina. Pasaron juntos por la cantera del Celta, pero Santi Mina tuvo más proyección. La relación entre la mujer y David Goldar era consentida, según las declaraciones y las investigaciones. Apareció Santi Mina, del que se habla que lo hizo desnudo, e hizo tocamientos a la mujer, que se negó a tener relaciones sexuales.

Las secuelas de la víctima

Según la acusación, Santi Mina salió de la caravana y volvió a entrar para “agredirla sexualmente”. Este es el informe de la Fiscalía y por el que la sección tercera de la Audiencia Provincial de Almería acogerá la vista del juicio oral. El Ministerio Público pide una pena de ocho años de prisión para Santi Mina por un delito de agresión sexual, una orden de alejamiento de 500 metros durante 10 años y una medida de libertad vigilada durante otros 10 años. David Goldar queda fuera del informe acusatorio y tendrá que acudir en calidad de testigo.

La víctima, según la acusación, sufre un trastorno de estrés postraumático crónico y otras consecuencias como síntomas de ansiedad y depresión grave. Este es informe de la Fiscalía, casi cuatro años después, y al que se enfrenta el futbolista Santi Mina. En junio de 2017, tras el episodio que denunció la mujer, tuvo que declarar en el juzgado número 1 de Vera (Almería) después de que fuera arrestado por la Guardia Civil y detenido en el calabozo de la Garrucha. A David Goldar se le investigó en la presunta agresión sexual por si había cometido un posible delito de omisión del deber de socorro.

Santi Mina celebra un gol en un partido contra el Barcelona en el Camp Nou. (EFE)Santi Mina celebra un gol en un partido contra el Barcelona en el Camp Nou. (EFE)Santi Mina celebra un gol en un partido contra el Barcelona en el Camp Nou. (EFE)

Santi Mina lleva con este caso abierto desde hace cuatro años y, en este tiempo, decidió que lo mejor para él y su carrera era regresar al Celta. Dejó el Valencia, donde consiguió ganar una Copa del Rey, y había unas grandes expectativas por comprobar cómo era el crecimiento de este talentoso delantero que había llamado la atención de Luis Enrique y tenía pendientes a los grandes clubes por si había que hacer un fuerte desembolso para su fichaje.

El Celta espera la sentencia

Se marchó de Vigo en 2015 a Valencia, como uno de los futbolistas españoles más prometedores, y regresó en 2019 con esta polémica. La postura del club vigués y su presidente, Carlos Mouriño, es la de esperar a que haya una sentencia firme para tomar las medidas oportunas. El Celta volvió a abrir las puertas a uno de sus mejores canteranos, que regresaba para estar cerca de la familia y recuperar su mejor nivel futbolístico. Pero Carlos Mouriño se lo dejó claro: “La postura del club es de tolerancia cero. No sabemos la gravedad de los hechos y tenemos que darle la presunción de inocencia. Para eso están los juzgados y las leyes”. El Celta también espera el dictamen, pero hablan de respetar la presunción de inocencia y los tiempos de la justicia terminarán de aclarar este desagradable episodio de junio de 2017.

Santi Mina tiene hoy 25 años y en Vigo se le recuerda como uno de los mejores futbolistas que han salido de la cantera. Es hijo de Santiago Mina Vallespin, que también fue futbolista, en la demarcación de defensa, y jugó tres temporadas en el equipo celeste (1981-84). En A Madroa llamaba la atención las condiciones técnicas y físicas del joven Santi Mina, que quemaba etapas a mayor velocidad que otros chicos. Consiguió debutar con el primer equipo con solo 17 años y convertirse en el goleador más joven en la historia del Celta en Primera División (17 años, nueve meses y 10 días). Entre sus actuaciones más destacadas, cuando irrumpe en la élite del fútbol español, está haber marcado cuatro goles en 35 minutos al Rayo Vallecano en Balaídos.

Ulises Sánchez-Flor

De esta manera logró que Jorge Mendes, con 19 años, le llevara al Valencia. El agente portugués tenía entre sus clientes a una nueva perla. Santi Mina, con poca experiencia, siguió creciendo en un Valencia que jugaba la Champions y su mejor temporada la acabó con 15 goles en 2017-18. Ganó la Copa del Rey y se tatuó el trofeo en la pierna derecha con el lema ‘Everything happens for a reason’ (‘todo ocurre por una razón’).

En esta etapa de cuatro años en el Valencia sucedió el episodio de la presunta agresión sexual y otro capítulo con polémica. Una información en la que estaba involucrado, según Radio Esport Valencia, en un altercado en la discoteca Marina Beach Club. Según la noticia, habría sido expulsado de un reservado tras haberse encarado con uno de los propietarios. La discoteca, que tenía entre sus mejores clientes a jugadores del Valencia, desmintió la información y la reacción de Santi Mina fue escribir el siguiente mensaje: “Me gusta oír las mentiras cuando sé toda la verdad”.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba