Viajes

¿Se queda España sin trenes nocturnos? Pero Europa los recupera: estos son los que viajan bajo las estrellas

Viajar en tren y de noche tiene su atractivo. El viaje suele ser largo, es cierto, pero resulta rentable: uno se ahorra pagar una noche de hotel. O, como dicen sus defensores, uno va durmiendo y al despertar está en el destino y con todo el día por delante.

Los trenes nocturnos ofrecen una forma cómoda de viajar de noche y para distintos presupuestos. Se puede hacer el sacrificio de pasar la noche en una butaca normal (y dormir cómo se pueda) o pagar una buena cama. Además, la mayoría de los trenes nocturnos europeos están cubiertos por los pases Eurail. Sin embargo, en España su vida parece ya corta.

¿Nos vamos a quedar sin trenes nocturnos en España? El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana parece que ya no les ve sentido. Aprovechando que este tipo de tren están suspendidos en España por culpa del Covid-19, la autoridad ferroviaria barrunta hacerlos desaparecer.

El Gobierno ha sugerido la posibilidad de que los cuatro trayectos nocturnos que existían antes de la pandemia no vuelvan a reactivarse una vez remita la crisis sanitaria. Sólo quedan (quedaban) tres líneas ferroviarias nocturnas: las que unen Barcelona y Madrid con Galicia, Portugal y Francia. Ya desaparecieron el Barcelona-Cádiz, el Barcelona-Granada y los que enlazaban desde la Ciudad Condal con Asturias y Madrid.

La filosofía es la de costumbre: si tenemos AVE para qué queremos trenes que viajen de noche. Hemos convertido a la Alta Velocidad en la panacea. El AVE se lo ha comido todo: los trenes de media distancia, los regionales, los de larga distancia y ahora los nocturnos.

Según María José Rallo, secretaria general de Transportes y Movilidad, la red de alta velocidad que tiene España ofrece unos tiempos de viaje muy competitivos que ponen en duda que los trenes nocturnos sean una manera adecuada de viajar. “Si entre Madrid y Barcelona o Sevilla el trayecto es ahora de dos horas y media, no es razonable pensar que los trenes nocturnos sean competitivos o atractivos para los usuarios”, defiende.

Rallo ha explicado en el Parlamento que el Ejecutivo “verá cómo evoluciona la demanda social” de los trenes nocturnos cuando acabe la crisis del coronavirus. En ese punto, dice, “puede que los trenes nocturnos no sean la manera más adecuada de viajar” respecto a la competitividad que ofrece el AVE.

El Gobierno actual, como los anteriores, lo fía todo al AVE con la correspondiente factura para la España vaciada. Y lo sigue haciendo cuando en Europa la tendencia es recuperar progresivamente los trenes nocturnos que en la última década habían caído en desuso. Cuestión de medio ambiente.

De ese modo se ofrece una alternativa libre de emisiones a los traslados que se hacen en avión o en coche, pudiendo además aprovechar el viaje para dormir en una cama en el tren. Seguramente este aspecto le interese a Teresa Ribera, la ministra para la Transición Ecológica. Pero claro, en la Europa del norte hay más conciencia ecológica y más flygskam, palabro inventado en Suecia y que significa “vergüenza por volar”.

En diciembre del año pasado el operador público de Austria (OBB), en alianza con los de Alemania (Deutsche Bahn), Francia (SNCF) y Suiza (SBB), se propusieron impulsar varias líneas cubiertas por trenes nocturnos, entre las que se encuentra una que unirá Barcelona con Zurich a partir de 2023.

Estos son los trenes que aún recorren Europa bajo las estrellas:

Berlin Night Express (Alemania – Suecia)

Conecta la capital de Alemania, Berlín, con Malmö, en la punta sur de Suecia. Sólo en verano.

EuroNight (República Checa – Polonia)

Conecta Praga y otras ciudades checas con Cracovia y Varsovia en Polonia.

EuroNight Ister (Rumania-Hungría)

Viaja desde Budapest a Bucarest en aproximadamente 17 horas.

EuroNight Kálmán Imre (Austria-Alemania-Suiza-Hungría)

Desde Múnich o Zúrich a Budapest, en poco más de 9 horas. El tren también para en Viena y Salzburgo.

EuroNight Lisinski (Austria-Croacia-Alemania-Eslovenia)

Desde Zagreb a Múnich o Zúrich, en menos de 9 horas. También para en Liubliana, Eslovenia y Salzburgo, Austria.

EuroNight Metropol (Austria-Rep. Checa-Alemania-Eslovaquia-Hungría)

Desde Berlín a Budapest, en poco más de 14 horas.

Hellas Express (Serbia-Grecia)

De Belgrado a Tesalónica, en menos de 16 horas.

Intercités de Nuit (Francia)

Conecta París con Toulouse y muchas otras ciudades en Francia.

ÖBB Nightjet (Austria – Italia – Alemania – Suiza)

Viajan desde muchas ciudades en Austria, Alemania, Italia y Suiza. Algunos de los destinos son Viena, Berlín, Múnich, Florencia, Milán y Roma.

Santa Claus Express (Finlandia)

Viaja al Círculo Ártico. Visita Rovaniemi, la ciudad natal oficial de Santa Claus.

SJ (Noruega-Suecia)

Se puede subir en Estocolmo, Malmö o Gotemburgo y visitar Narvik dentro del círculo ártico o Kiruna, la ciudad más septentrional de Suecia.

Snälltåget (Suecia)

De Sur a Norte, va de Suecia de Malmö a Åre.

Thello (Italia-Francia)

Sale de París hacia el norte de Italia (Milán, Verona y Venecia).

Apúntate a la newsletter de ’20deviaje’ y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la geografía española.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba