Viajes

Seis cosas que ver en la zaragozana Tarazona

Tarazona está situada en las faldas del Moncayo y en una encrucijada de caminos en Aragón, Navarra, Castilla y León y La Rioja. Es la cuarta ciudad de Zaragoza y ocupa un espacio geográfico que históricamente ha sido frontera entre los reinos de Castilla, Navarra y Aragón.

De piedra y ladrillo, el patrimonio cultural es su gran baza para el turista. Tarazona tiene mucho que ver. Cuna de Raquel Meller y Paco Martínez Soria, puede presumir de una amplia nómina de monumentos de incalculable valor artístico.

Estas que siguen, a modo de resumen, son seis cosas que ver en la zaragozana Tarazona.

Tarazona es una localidad episcopal y mudéjar. La Catedral de Santa María de Huerta es una de las más singulares de las nueve que tiene Aragón, ya que suma al gótico primitivo el mudéjar de sus torres y cimborrio, y su fachada renacentista. Está considerada como una de las mejores catedrales hispánicas del gótico. Tras tres décadas de trabajos de restauración, la catedral fue reabierta en 2011 y luce hoy todo su esplendor.

Podemos empezar con la impresionante fachada renacentista del Ayuntamiento. Luego, callejear por el casco histórico, contemplando las bellas casas colgadas sobre la vega del río Queiles, la iglesia de Santa María Magdalena y el convento de la Concepción.

El antiguo barrio de la judería está integrado en la Red de Juderías de España. Es interesante perderse por sus calles, testigos de la convivencia de culturas que se dio en esta ciudad. Están también los restos de la morería.

Tarazona posee una plaza de toros poligonal del siglo XVIII formada por viviendas que se usan todavía.

Es la más reseñable de sus fiestas. El 27 de agosto se celebra San Atilano, donde un personaje conocido como “Cipotegato” es acosado con tomates. De modo que si estamos en Tarazona ese día 27 mejor será que salgamos a la calle con ropa que no nos importe manchar.

Es una de las rutas más afamadas de cuantas discurren por estas tierras. La Vía Verde del Tarazónica aprovecha el trazado de un antiguo ferrocarril que unía las poblaciones de Tudela (Navarra) y Tarazona. En total, 22 kilómetros que se pueden recorrer tanto a pie como a caballo y en bicicleta.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba