Viajes

Seis cosas que ver en Lanuza, en el Pirineo de Huesca

Es uno de los grandes festivales del verano. Se llama Festival Internacional de las Culturas Pirineos Sur y tiene lugar en la localidad de Lanuza, en el Pirineo de Huesca. De hecho este evento ha puesto a Lanuza en el mapa. Pero, lástima, este verano, como en 2020, no hay festival.

El Festival Pirineos Sur no se celebra este año por culpa, claro, de la crisis sanitaria del Covid-19. Es una pena: habrá que esperar al 2022. Pero eso no quita para acercarnos a Lanuza, porque este encantador pueblo pirenaico merece una visita, aunque sólo sea por su maravilloso y montañoso entorno.

Lanuza está en pleno valle de Tena, en la orilla izquierda del pantano al que da nombre, donde se embalsan las aguas del río Gállego. Hay un camino circular que permite recorrer todo el perímetro del pantano.

El pueblo original está bajo el agua, pero la nueva Lanuza conserva el mismo encanto y estilo montañés. Sigue siendo un bonito pueblo de piedra y pizarra gracias al esfuerzo de sus antiguos habitantes por recuperar en lo posible lo que un día les fue arrebatado por la construcción del embalse.

Podemos tomar Lanuza como base y hacer distintas rutas de senderismo a su alrededor. Por ejemplo, subir hasta el Ibón de Piedrafita (en la imagen inferior) o ir hasta la Cascada de Orós, en Biescas.

Ya hemos dicho que este verano no se celebra, pero este prestigioso Festival Internacional de las Culturas es una razón de peso para visitar Lanuza… por ejemplo, en 2022. Artistas de renombre de los cinco continentes actúan en el magnífico escenario instalado sobre las aguas del pantano.

Y cerquita de Lanuza…

Las iglesias de la ruta del Serrablo tienen como principal encanto su bellísima localización en pequeños pueblos del entorno del valle de Tena. Sus características arquitectónicas las hacen únicas, con las peculiaridades propias del románico lombardo. Su principal encanto radica en el maravilloso emplazamiento de cada una de ellas, ubicadas en pequeños pueblos del entorno del río Gállego.

Rodeada de algunas de las cumbres más altas de los Pirineos, la fama de esta villa le viene de su histórico balneario. Relajarse en las aguas de uno de los balnearios más antiguos de Europa es uno de los grandes atractivos del valle de Tena. El hermoso entorno natural que rodea el balneario convierte a la localidad en el destino ideal para los amantes de la naturaleza y de los deportes de montaña.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba