Viajes

Seis lugares para visitar a menos de una hora de Huesca

Huesca es un paraíso para los amantes de la naturaleza y los deportes de aventura. La provincia ofrece una espectacular transición de paisajes que van desde la alta montaña del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido al eterno desierto monegrino.

Cuna del del Reino de Aragón, esconde auténticas joyas artísticas, especialmente del Románico. Destaca la belleza del patrimonio artístico de localidades como Jaca, Barbastro, San Juan de la Peña o Montañana, de la mano del románico y también del Camino de Santiago.

Resumir es complicado, pero esta vez nos quedamos sólo con lo mejor que la provincia nos puede ofrecer si estamos en Huesca, la capital, y sólo vamos a alejarnos una hora para luego volver. Estos son seis maravillosos lugares para visitar a menos de una hora de Huesca.

La comarca de los Monegros está dividida entre las provincias de Zaragoza y Huesca. Lo que nos trae aquí es un paisaje único: un auténtico desierto de más de 275.000 hectáreas. Hay una gran cantidad de lugares que visitar, como los torcales, algunos lugares que fueron testigos de batallas de la Guerra Civil o construcciones como la Cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes (con unos preciosos mosaicos en su interior).

Esta impresionante fortaleza, que hemos visto en varias películas, es del siglo XI. De ella se dice que es el castillo románico más importante de España. Posee planta irregular y doble muralla con torres cilíndricas. En su interior se encuentra la iglesia de Santa María, de estilo románico del siglo XII. Primero fue residencia real y, más tarde, convento de agustinos.

Los mallos del Prepirineo aragonés están protegidos bajo la figura Monumento Natural de los Mallos de Riglos, Aguero y Peña Rueba. Son paredes rocosas gigantes que se reparten por la cara sur de las sierras exteriores del Prepirineo. Los de Riglos, situados a orillas del río Gállego y junto a la localidad del mismo nombre, son los más famosos, pero en esta misma zona encontrarás los de Agüero, Vadiello, Murillo de Gállego y el Salto de Roldán, entre otros. Sobre sus cimas redondeadas vuelan constantemente los buitres y otras rapaces.

Estamos en las estribaciones del Pirineo, dentro del Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara. Sobresale el propio casco urbano de la localidad, de carácter medieval; también, el castillo y la colegiata de Santa María la Mayor. Alquézar posee muestras de arte rupestre en el Parque Cultural del Río Vero, que están declaradas Patrimonio de la Humanidad. Es un lugar idóneo para la práctica de deportes como el descenso de cañones, el senderismo, las rutas a caballo y la bicicleta de montaña.

Es una parada fundamental del Camino de Santiago. En Jaca es imprescindible visitar la Ciudadela (en la foto), ejemplo de arquitectura militar del siglo XVI y declarada Monumento Nacional. Su construcción comenzó en 1592, tiene planta pentagonal de grandiosas dimensiones, con foso, y está construida en llano. Existen otros edificios muy importantes, como su Catedral románica (siglo XI), declarada Monumento Nacional, el Monasterio de las Benedictinas, la Iglesia de Santiago, la Ermita de Sarsa, el Puente de San Miguel, la Torre del Reloj (siglo XV) y el Ayuntamiento.

La Estación Internacional de Canfranc es el edificio insignia de este pueblo pirenaico. Inaugurada en las primeras décadas del siglo XX, es un bellísimo ejemplo de la arquitectura industrial de la época. Se construyó en lo que se conoce como Canfranc Estación, que junto a Canfranc Pueblo conforman el municipio de Canfranc. Son muchos los esquiadores que paran aquí porque las cercanas estaciones de Astún y Candanchú. También son numerosos los peregrinos que pasan cada año por la villa siguiendo el tramo aragonés del Camino de Santiago Francés.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba