Deportes

Semenya pide un nuevo liderazgo en la Federación Internacional de Atletismo

La corredora sudafricana Caster Semenya, bicampeona olímpica de 800 metros, pidió hoy un cambio de liderazgo en World Athletics (Federación Internacional de Atletismo) porque los actuales dirigentes pueden “destruir” ese deporte.

“Si tuviera que decirlo brevemente, se debería hacer justicia y esas personas no merecen estar sentadas en esas sillas”, dijo Semenya en la ciudad de Centurion, a unos 45 kilómetros de Johannesburgo, donde presenciaba un campeonato de atletismo.

Semenya, involucrada en una nueva batalla con World Athletics para que se eliminen las controvertidas regulaciones sobre niveles de testosterona, subrayó que “todo el consejo (rector del organismo) que está allí ha estado apoyando esta tontería”.

“Si dijeras que necesitan ser reelegidos, diría que necesitamos encontrar grandes líderes para que puedan construir el deporte y no destruirlo”, señaló la deportista, de 30 años.

“Solo esperamos que se haga justicia para que todas las chicas que se han visto afectadas por esta decisión (sobre los niveles de testosterona) puedan volver a correr en sus eventos favoritos”, agregó la atleta.

Semenya no pudo participar en los pasados Juegos Olímpicos de Tokio 2020 al no conseguir la marca necesaria para clasificarse en los 5.000 metros, distancia a la que optaba por no poder correr en los 800 metros debido a la normativa sobre la testosterona.

La deportista, considerada una heroína en su país, decidió este año cambiar su perfil de corredora y adaptarse a competir en pruebas de 5.000 metros.

Su especialidad eran los 800 metros -distancia en la que es doble campeona olímpica y triple mundial-, pero correr en esas pruebas actualmente le es imposible sin medicarse.

Caso Semenya

Desde 2019, World Athletics impone una polémica normativa que obliga a las atletas a mantener sus niveles de testosterona por debajo de los 5 nanomoles por litro durante un periodo continuado de al menos seis meses si quieren competir en pruebas de entre 400 metros y una milla (unos 1.600 metros).

Semenya, el caso más conocido de una atleta con hiperandrogenismo en el mundo, produce de manera natural una cantidad de testosterona superiora esos niveles.

Por este motivo, la sudafricana mantiene desde hace tres años una pugna legal con World Athletics, organización a la que acusa de imponer unas reglas discriminatorias, antiéticas por obligar a personas sanas a tomar medicación y que violan los derechos humanos.

“Es bastante decepcionante que un liderazgo actúe de esa manera, muestra que la gente puede llegar hasta donde sea para intentar destruir la carrera de alguien”, aseveró hoy la atleta.

Pese a la polémica normativa y el respaldo incondicional que la atleta recibe en su país y África, Semenya ya perdió un proceso ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) y un recurso posterior ante la Justicia ordinaria de Suiza (país donde tiene sede el TAS).

En febrero pasado inició un nuevo intento contra la normativa al presentar su caso ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba