Vivienda

Si revisas tu hipoteca en febrero, el euríbor trae buenas noticias: hasta 370 € menos al año

Nuevo mínimo histórico, nueva rebaja en las hipotecas. El euríbor ha comenzado 2021 tal y como despidió 2020, en mínimos. El índice, que sirve de referencia a la mayoría de las hipotecas variables en España, despide el primer mes del año en -0,503%, Un nuevo mínimo que se traducirá en rebajas en la cuota de las hipotecas para todos aquellos a quienes toque su revisión en febrero con el cierre del indicador de enero.

¿De cuánto dinero estamos hablando? Según los cálculos de iAhorro, para aquellos que tengan un préstamo de 150.000 euros a 30 años y euríbor +0,99%, la rebaja será de 15,58 euros al mes, unos 186 euros al año, ya que su cuota pasará de 464,80 euros con el euríbor de enero de 2020 (-0,253%) a 449,22 euros de ahora. Por su parte, para una hipoteca a 30 años de 300.000 euros con euríbor + 0,99%, el ahorro anual será de 373,92 euros, mientras que cada mes pagarán 31,16 euros menos, pasando de los 929,60 euros que pagaban hasta ahora a los 898,44 de ahora.

El ahorro para los hipotecados se situará entre 186 y 370 euros al año

El euríbor entró en terreno negativo por primera vez en su historia hace casi cinco años, en febrero de 2016, y desde entonces no ha conseguido superar en una sola ocasión el 0%. En 2020, el índice estuvo a punto de volver a terreno positivo, pero a partir del verano ahondó de nuevo su caída hasta fijar, con el cierre de enero, su sexto mínimo histórico consecutivo.

“Desde que se situara por primera vez en febrero de 2016 por debajo del 0%, concretamente en el -0,008%, no hemos tenido la oportunidad de ver el índice superar esta barrera de nuevo. De seguir las medidas de estímulo y de inyección de liquidez en la economía todo seguirá igual para el indicador en lo que queda de año y, previsiblemente, esta situación se extenderá por más tiempo”, asegura el director de Hipotecas de iAhorro, Simone Colombelli.

Por su parte, para Sergio Carbajal, responsable de hipotecas de Rastreator, “de nuevo el euríbor sigue bajando en el mes de enero. La media lo sitúa por debajo del -0,50% lo cual es un hecho importante porque significa que está por debajo de la tasa de depósito del BCE que ahora se encuentra en el -0,50%”. Una situación que, en opinión de este experto, viene motivada “por la declaración del BCE de seguir manteniendo su ofensiva en política monetaria. Si el BCE actuara con otra batería de medidas podría hundir aún más al euríbor en el corto plazo”.

¿Qué pasará en 2021?

Pero, ¿seguirá cayendo el euríbor o ha tocado suelo? Es la gran incógnita. Las últimas previsiones de Bankinter apuntan hacia un euríbor en torno al -0,45% para 2021 y del -0,42 para 2022. Es decir, dos años más en terreno negativo.

“A finales de 2020 pudimos observar cómo el euríbor se precipitaba hasta rozar el -0,5% para finalmente acabar sobrepasándolo a principios de este año. Hasta ahora, pensar que el indicador pudiera alcanzar estos niveles era impensable. Se establecía una barrera imaginaria donde el BCE establece su tasa de facilidad de depósito. Pero lo que nos ha dejado ver el índice al que se referencian la mayoría de las hipotecas variables es que tampoco parece haber encontrado su suelo en este porcentaje”, apunta el directivo de iAhorro.

No obstante, Colombelli considera que es poco probable ver al euríbor ahondar mucho más en sus mínimos. “No tendría mucha lógica que el euríbor se mantuviera en el -0,7%. Desvirtuaría al mercado a largo plazo”. Y prosigue, “este año no será muy diferente a 2020. Esperamos que el índice se mantenga en terreno negativo y se estabilice sin grandes cambios”.

Todo apunta, pues, a que el euríbor seguirá echando un capote a los hipotecados en un contexto de crisis e incertidumbre económica. Sin embargo, los mínimos marcados por el indicador en la recta final del año harán que la rebaja de las hipotecas sea cada vez más complicada, puesto que, para ello, el euríbor debería ahondar aún más en su caída. En este sentido, aquellos que tendrán más posibilidades de experimentar rebajas en su cuota serán los que deban revisar su hipoteca durante el primer semestre de 2021, tal y como se puede apreciar en el gráfico superior.

“En una hipoteca variable el punto de rentabilidad es más tardío que en una fija”

Tanto Colombelli como Carbajal coinciden en que, en un contexto de tipos como el actual y con el euríbor en mínimos, sigue siendo un momento propicio para todo aquel que desee comprar una vivienda e hipotecarse. “Porque nunca se ha disfrutado de tipos tan bajos. Además, es un momento muy positivo para aquellos que deseen mejorar las condiciones de su hipoteca actuales”, añade el responsable de Rastreator.

En cuanto a los tipos, las hipotecas fijas siguen ganando terreno a las variables precisamente por los bajos tipos de interés, “porque las hipotecas referenciadas al euríbor no aportan grandes beneficios a las entidades bancarias. Esto ocurre porque en una hipoteca variable el punto de rentabilidad es mucho más tardío que en una hipoteca fija y parece que esta tendencia continuará así los próximos meses”, explica Carbajal.

E. Sanz

De hecho, Colombelli considera que respecto a la banca, la estrategia seguirá siendo la de apostar por el tipo fijo, “que desde hace un tiempo se ha convertido en su mejor aliado para intentar capear la situación de inestabilidad que vive el mercado hipotecario y, en concreto, a un índice tan volátil como es el euríbor”.

Buen momento para la subrogación

En este sentido, considera que “estamos ante una gran oportunidad para contratar una hipoteca fija para asegurarnos una cuota con unos intereses inusualmente bajos para siempre. Aunque, por otro lado, las hipotecas variables serían un producto interesante para un perfil que no tenga mucha aversión al riesgo y que quiera amortizar su préstamo en un periodo de 10 o 15 años como máximo”.

Por otro lado, los expertos señalan que durante 2021 será la consolidación de operaciones menos habituales hasta la fecha, como la subrogación.” El panorama actual invita a la banca a mejorar sus opciones a muchos hipotecados, sobre todo a los que se encuentren en los primeros años de vida del préstamo, puesto que son los que más podrán ahorrarse. Debido al sistema de amortización francés, en la primera etapa de la hipoteca pagamos sobre todo intereses, por eso resulta más interesante hacer el cambio en este periodo”, apunta Colombelli.

Y añade que “las condiciones que tenemos ahora mismo en el mercado ofrecen grandes ventajas. Teniendo en cuenta cómo ha afectado el euríbor a los tipos en el sector es lógico que haya un amplio escenario de mejora para el hipotecado. Además, en momentos de mayor dificultad económica la gente busca formas de incrementar su ahorro, por lo que es lógico que lo intenten a través de su hipoteca”, concluye el director de Hipotecas de iAhorro.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba