Viajes

Siete bonitos pueblos del Camino de Santiago para visitar en el Año Jacobeo

El Camino de Santiago de 2021 es aún más “camino” porque éste es Año Jacobeo. Conocido también como Año Jubilar o Año Santo Compostelano, esta celebración se produce cuando el día de Santiago Apóstol (25 de julio) coincide con un domingo.

Durante esta festividad, los creyentes que visitaron la tumba del Santo pudieron obtener la indulgencia plenaria, que consiste en el perdón de todos sus pecados. Eso hace del 2021 un año especial para hacer el camino.

Este listado, preparado por Civitatis, incluye siete de los pueblos más bonitos que uno puede encontrarse en el Camino de Santiago.

Rodeado por el Páramo de Mostelares y el río Odra, lo primero que sorprende de esta aldea es su castillo y el monasterio de San Antón, un lugar que antaño servía como hospital de los peregrinos que realizaban el Camino. Paseando por sus calles es posible conocer otros lugares de culto como la Colegiata de Nuestra Señora del Manzano y descubrir cómo afectó a algunos monumentos el terremoto de Lisboa del año 1755.

Si bien este lugar no aparecía en los trazados originales del Camino de Santiago allá por el siglo X, los avances de la Reconquista permitieron a los monarcas Sancho III y Alfonso VI ir ampliando esta ruta de peregrinaje por otros territorios. Así es cómo esta localidad pasó a formar parte del recorrido. Aquí destaca el monasterio de Santa María La Real (en la foto) que, tras su construcción en el siglo XI, llegó a ser sede episcopal y Panteón Real.

Este antiguo asentamiento medieval es la primera etapa de la ruta de peregrinación dentro de la provincia de León. Además de disponer de varios albergues y demás servicios para el peregrino, esta localidad posee un impresionante conjunto monumental donde destaca la iglesia de San Tirso, la de San Lorenzo y las ruinas del monasterio de San Benito, una capilla del siglo XII declarada Bien de Interés Cultural.

Es un enclave fundamental para los peregrinos llegados de Francia. Cobijo de caminantes desde siglos atrás, esta localidad del Pirineo navarro destaca por la Real Colegiata de Santa María. Este monumento del siglo XIII, excelente ejemplo del estilo gótico, fue levantado para ser el lugar de enterramiento del rey Sancho VII, el Fuerte.

Olor a leña, vistas de increíbles montañas y el continuo sonido de los cencerros de vacas y cabras envuelven a Tresviso. El pueblo forma parte del llamado Camino Vadiniense, una ruta jacobea situada entre Cantabria y Castilla y León uniendo el Camino del Norte y el Camino Francés. A pesar de no formar parte de las rutas más conocidas, es una de las mejores para profundizar en el paisaje de los Picos de Europa.

Integrado en el Parque Nacional de Picos de Europa, cautiva a los turistas por el entorno que lo rodea y su puente romano, declarado Monumento Histórico Artístico. Cangas de Onís forma parte de las etapas de otra de las peregrinaciones más populares de España, la ruta de Covadonga, caminata que conecta en Oviedo con el Camino de Santiago.

Famosa ya desde tiempos del Antiguo Imperio Romano por ser una de las cabeceras de la calzada de la Vía de la Plata, Astorga ha mantenido su relevancia en la historia como enclave estratégico del Camino de Santiago. Su famoso Palacio Episcopal (en la imagen), obra de Gaudí, es uno de sus edificios más representativos y uno de los pocos monumentos que el célebre arquitecto proyectó fuera de Cataluña.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba