Viajes

Siete cosas que ver en Chinchón

A 46 kilómetros de la capital, Chinchón es uno de los pueblos más bonitos de la Comunidad de Madrid. La cosa tiene mérito porque ha sido escenario de numerosas batallas. Pese a tanta vicisitud es uno de los pueblos mejor conservados de España.

Flanqueada por edificios de tres plantas, esta plaza es el mayor tesoro de Chinchón. Sus calles, con el encanto de lo que fuera una villa siglos atrás, se distribuyen alrededor de la Plaza Mayor, el centro y núcleo importante de la localidad.

Su origen es medieval, del siglo XV, y cuenta con 234 balcones denominados “claros”. La Plaza Mayor ha sido centro de numerosas actividades a lo largo de su larga existencia, como fiestas reales, proclamaciones, corral de comedias, corridas de toros, plató de cine, entre otros.

El antiguo convento de los Agustinos Calzados fue fundado a finales del siglo XV, en una zona muy próxima a la emblemática Plaza Mayor. El actual se construyó en 1626. Durante los siglos XVIII y XIX fue centro de formación humanística; después, en 1842 se convirtió en juzgado y cárcel del partido judicial, hasta que finalmente, en 1982, fue restaurado y convertido en Parador.

Es lo que queda de la antigua iglesia de Nuestra Señora de Gracia, que resultó tan deteriorada tras el ataque de las tropas francesas en 1808 que sólo se pudo conservar la torre. De ahí el dicho: “Chinchón tiene una torre sin iglesia y una iglesia sin torre”.

Construida entre 1534 y 1626, fue incendiada y destrozada, también por las tropas francesas. La actual es una reconstrucción realizada años después, en 1828. El resultado es una mezcla de estilo renacentista, gótico y barroco. En el centro del retablo principal se encuentra el cuadro de la Asunción de la Virgen, pintado por Francisco de Goya.

Lo encontramos a las afueras. Fue mandado edificar a finales del siglo XVI, representa los saqueos sufridos por el pueblo de Chinchón desde la segunda mitad de este siglo, donde se incluyen los ataques de la Guerra de Sucesión y la invasión de las tropas francesas en 1808.

Ubicado en lo que fuera el Palacio de los Condes, recibió este nombre después de que Lope de Vega escribiera en este lugar la comedia El blasón de los Chaves de Villalba. El edificio, realizado en 1891 por la Sociedad de Cosecheros, ha pasado por diversas remodelaciones, la última de ellas en 1987.

Chinchón destaca por la existencia de una gran cantidad de bodegas en su subsuelo. Las encontraremos, casi sin querer, en muchos de los restaurantes y viviendas que visitemos.

Apúntate a la newsletter de ’20deviaje’ y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la geografía española.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba