Viajes

Siete lugares para visitar a menos de una hora de Ciudad Real

La provincia de Ciudad Real es mundialmente conocida por ser escenario de las aventuras de Don Quijote en la novela de Cervantes. Situada en el sur de Castilla-La Mancha, atesora por igual un enorme patrimonio cultural y natural.

De esto último es ejemplo el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel. Pero esta provincia es también un territorio que destaca por sus castillos y por bellos conjuntos monumentales como los de Almagro o Villanueva de los Infantes.

De lo mucho que puede descubrirse en Ciudad Real, estos siete lugares, a menos de una hora de la capital, son un buen ejemplo; buenos sitios por donde empezar un viaje.

En su Plaza Mayor se concentran sus emblemas: el Ayuntamiento, el Museo Nacional del Teatro y su famoso Corral de Comedias (foto inferior), el único de del siglo XVII que se conserva en toda Europa. La plaza tiene una característica poco habitual y es que las galerías de los edificios están acristaladas. Se convierte en escenario durante la celebración del Festival Internacional de Teatro de Almagro.

Es uno de los ecosistemas acuáticos más importantes de la Península Ibérica, por la variedad y calidad de su fauna. De hecho, este parque es Reserva de la Biosfera desde 1981. Aquí, en los términos de Daimiel y Villarrubia de los Ojos, se encuentra el homónimo lago de Las Tablas de Daimiel, uno de los últimos ejemplos de lo que se conoce como tablas fluviales. Este lago se formó gracias a la presencia del río Guadiana y su afluente Cigüela.

El cerro de Alarcos está junto al río Guadiana, a 8 kilómetros de Ciudad Real capital. Aquí nos espera un espectacular yacimiento, por su extensión –22 hectáreas de espacio intramuros– y por la importancia de los restos. Encontramos vestigios arqueológicos de la Edad del Bronce hasta la Plena Edad Media. Se encuentra recuperado un sector de la trama urbana de la ciudad íbera que data de finales del siglo VI a. C. y que nos permite conocer la vida cotidiana de la tribu oretana que habitó aquí.

Esta localidad del Campo de Montiel forma parte de la red Los pueblos más bonitos de España. Destaca el conjunto monumental de la Plaza Mayor, de principios del siglo XVII. El sur de la plaza está compuesto por balaustradas de madera sustentadas por zapatas. Los otros dos lados lo conforman arquerías de medio punto y en el norte, el conjunto religioso, es el broche, con la iglesia de San Andrés y la Casa Rectoral. En las construcciones civiles destaca el Hospital se Santiago, la Casa del Arco, la Casa de los Estudios, el Tribunal de la Inquisición, la Plaza de San Juan o la calle Cervantes.

La huella árabe es la más emblemática de la ciudad. Los lugares de interés cultural se reparten por sus calles: el Museo Palermo, la Casa-Convento de La Merced, la Biblioteca Cervantina o el Teatro Municipal. De sus iglesias destaca la de la Asunción. A las afueras, el recuerdo del Castillo, que fue una fortaleza de cuatro torres de cal y canto, y el yacimiento de la antigua ciudad romana de Sisapo.

Sus edificios más emblemáticos son la Posada de los Portales, la Parroquia de la Asunción de Nuestra Señora, el Ayuntamiento, las chimeneas de las antiguas fábricas de alcohol, el Museo del Carro y Aperos y Labranza (la joya es el “bombo”, en la foto, construido empleando la técnica de piedra seca). Tomelloso es además puerta de entrada al Parque Natural de las Lagunas de Ruidera (foto inferior).

La Plaza de España es el núcleo de la vida y el comercio de esta ciudad, cercana a Sierra Morena. Sus soportales sujetan las fachadas de tipo historicista decoradas en blanco y añil. Son interesantes las casas construidas en la época de mayor esplendor de Valdepeñas, finales del XVIII y principios del XIX: casa Cruz, casa Izarra, casa Ruíz Poveda y el Casino La Confianza.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba