Deportes

“¡Solo queda un metro!”: cómo un chaval de 18 años ha llevado la escalada española a la gloria

“¡Venga, va, no pasa nada! Hemos hecho un largo camino. Llevamos muchos años y solo queda un metro, Alberto, solo queda un metro. ¡Solo queda este metrito! Y así ha sido un poco como hemos organizado la táctica para hoy”. El Confidencial le ha pedido a David Macià, seleccionador nacional de escalada, su primera impresión, en caliente, tras el oro olímpico de Alberto Ginés.

T.F.

¿Cómo ha sido el día? “La verdad es que hoy ha llegado a calentar ‘cruzao’. Le dolía todo el cuerpo, le dolían los pies, las manos… Le dolía la piel. Alberto es una persona muy equilibrada y hemos contado con la profesionalidad de Nuria Carnicero, la fisio de la Fedme”, explica Macià.

“¡Venga, Alberto, solo nos queda un metro!”

La clave ha sido mantener la cabeza fría en la velocidad, nos cuenta Macià. “Asegurar el tiempo. Evitar errores. No fallar. Lo hemos entrenado mucho. Trabajando la velocidad, asegurando, y hoy hemos visto el resultado: vale un oro. Se ha sufrido mucho en el bloque, porque hemos quedado últimos. Pero sabíamos que la cuerda [la prueba de dificultad] era nuestra baza. Y ahí está”.

David Macià es el entrenador de Alberto Ginés. Lo es desde que su padre le dijo “¿qué te parece si llevas a mi hijo?”. Estaban en el ‘camping’ de Rodellar, en un sector de la sierra de Guara, en la provincia de Huesca. Un paraíso de la escalada deportiva. Corría el año 2014 y Alberto tenía 12 años. “Ese mismo día que nos conocimos le dije que había una competición en la localidad italiana de Arco, que era de niños, que estaba muy bien y que si se animaban. Fue su primera competición”, recuerda David Macià.

Una mañana de nervios, de llanto y de emoción

Óscar Escalante, coordinador de equipo que trabajó estos últimos meses con Alberto en el Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat (CAR), también ha hablado con El Confidencial tras el oro en la final: “He pasado una mañana de nervios, de llanto, de emoción”, dice feliz. “La apuesta que hizo David Macià por trabajar más la regularidad en la velocidad ha dado resultado. Demostró ser acertada. Su objetivo fue que no hubiese fallos dentro de unos tiempos lógicos; creo que eso ha sido clave. David ha tenido una estrategia muy clara desde el principio, muy bien trabajada. Sabemos que a Alberto no le va bien en bloque”.

“Muchos pasos que los demás hacían apoyados él los tenía que hacer saltando”

La vía de dificultad le ha parecido muy exigente. “Pero estamos en una final olímpica. Alberto ha solucionado muy bien algunos pasos difíciles y has visto que, por su estatura, muchos pasos que los demás hacían apoyados él los tenía que hacer saltando… Pero a nivel físico está hecho una mula y ha llegado en muy buen momento a los JJOO”. “David, su entrenador, ha sabido regular muy bien el trabajo”, añade Escalante, que nos cuenta cómo David Macià siempre insistía al joven escalador que en la prueba de velocidad no corriera tanto que se pudiera provocar un fallo. “Sabemos que velocidad no es nuestra prueba, pues vamos a jugar a clasificar en velocidad… Vamos a no fallar y a estar en los tiempos que nos clasifican. Y ha salido bien. El que no falla, gana”.

Y ha salido tan bien que Alberto quedó el primero en la prueba de velocidad. Una posición que le ha asegurado el oro en la combinada.

El trabajo psicológico

Detrás de este oro hay una estrategia y una ejecución, “y en esto tiene mucho que ver la cabeza de Alberto”, apunta Escalante. “Mantenerse frío siendo tan joven. Saber ajustarse a la estrategia que se le ha planteado de ‘yo hago mi trabajo y ya está’. Ha hecho una gran labor, tanto física como mental. Pep Font, el jefe de psicología del CAR, tiene una gran responsabilidad en este buen comportamiento de Alberto”.

Y refiriéndose a la actuación de Alberto en bloque, Escalante señala cómo, aun teniendo un mal resultado, el escalador también se ha mostrado muy regular. “No ha terminado ninguno, pero ha hecho su mínima puntuación en todos. De manera que, de alguna forma, también ha sido regular ahí”. ¿Nos podrías aclarar esto de la mínima? “Sí. En la prueba de bloque hay dos marcas; cuando llegas a la primera marca, logras una parte de la puntuación. Y cuando alcanzas la segunda, se suma toda. Alberto ha asegurado puntuación”.

Le recuerdo a Óscar la conversación que mantuvimos hace unas semanas. En particular, el encargo que tuvo del entrenador. “Cierto, su entrenador nos hizo la observación de que Alberto tenía alguna carencia en cuanto a amplitud de movimientos. Nos pusimos a trabajar para hacerle ganar mayores rangos de flexibilidad, especialmente en la cadera. También queríamos conseguir algo más: que esa amplitud la pudiera utilizar en la escalada, transformada en fuerza”.

Y le preguntamos por el resultado de ese entrenamiento en la prueba de dificultad. “Creo que ha dado su fruto. He visto posiciones muy forzadas en las que Alberto ha podido recuperar sobre su pie de apoyo. Hemos hecho un trabajo que ha funcionado, pero no vamos a parar. Como entrenador físico, le he visto muy bien tanto en cuanto a movilidad como en fuerza. Ha llegado en un momento excelente. La planificación ha sido correcta para llegar al cien por cien justo en los Juegos Olímpicos”.

Pedro Gil

Iván Germán es oro puro. Es uno de los mejores escaladores españoles. Es un campeón de la escalada y de la vida. A Iván le falta una pierna. Buen amigo, le preguntamos por el oro olímpico de Alberto Ginés. “Lo que más destacaría, en mi opinión, es que ha tenido una gestión emocional extraordinaria durante toda la competición, especialmente en la final y en cada una de las tres modalidades. Sobre todo, le ha valido la gestión emocional. Estar tranquilo. Tener la capacidad de sacar todo lo que él tiene dentro. Para mí, la cabeza es el 90% del éxito”. Si alguien como Iván destaca el temple y el control de Alberto, no hay más que hablar.

¡Gloria para la escalada española!

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba