Viajes

Soria es mucho más que torreznos: descubre el Cañón del Río Lobos y la Laguna Negra

Soria es uno de los lugares donde la gastronomía marca un punto de interés entre los visitantes: los torreznos, una tira de panceta adobada y frita con corteza lo más crujiente, es uno de los tentenpiés que se puede encontrar en los bares de la ciudad y a los que difícilmente se puede resistir.

Sin embargo, Soria es mucho más que eso. Rutas por la ciudad, museos, actividades de turismo activo y, también mucha naturaleza. Esta zona de Castilla y León cuenta con el Parque Natural del Cañon del Río Lobos, un espacio protegido que cuenta con más de 10.000 hectáreas repartidas entre Burgos y Soria.

Los espectaculares paisajes, el río Lobos, sus rutas diversas rutas de senderismo que se adaptan en cuanto al nivel de dificultad, la ermita templaria de San Bartolomé y la importancia de la fauna, entre la que destaca la colonia de buitres leonados, hacen de esta zona un lugar imprescindible para quien quiera rodearse de naturaleza.

Además de los buitres leonados, este es el hábitat de águilas reales, alimoches y halcones, tal y como indican desde la web de turismo de Castilla y León. Entre los mamíferos que se pueden encontrar abundan los corzos, jabalíes, ardillas, nutrias, tejones y gatos monteses. Por otro lado, en cuanto a la vegetación, esta zona se caracteriza por los bosques de pino laricio y de bosques de sabinas.

Por otro lado, en Soria tiene gran imporancia la presencia de la famosa Laguna Negra o Laguna Negra de Urbión, una acumulación de agua de origen glacial situada en la sierra de los Picos de Urbión, dentro del término municipal de Vinuesa.

En esta laguna, que forma parte del Parque natural de la Laguna Negra y los Circos Glaciares de Urbión, abundan la trucha y el barbo, así como una vegetación equiparable a otras lagunas del norte de España, tal y como indican desde la web de turismo de Soria.

Sobre la Laguna Negra, que se halla a 1.753 metros de altitud, circulan diferentes leyendas. La más extendida hace referencia a que esta laguna no tiene fondo y se comunica con el mar mediante cuevas y corrientes subterráneas. Sin embargo, la realidad es que su profundidad máxima es de unos 8 metros.

Cada año, el primer domingo de agosto, se celebra en la Laguna la tradicional Travesía a Nado, un evento que atrae a numerosos aficionados a la naturaleza.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba