Economía

S&P deja a España en ‘negativo’: teme por sus desafíos fiscales pero no por la política

España se mantiene al borde de una rebaja del ‘rating’. La agencia S&P Global Rating confirmó este viernes las calificaciones crediticias soberanas de España en A/A1 a largo y corto plazo, pero mantuvo al país en perspectiva ‘negativa’ debido a los desafíos fiscales y estructurales a los que se enfrenta.

“La perspectiva negativa refleja nuestra opinión de que las consecuencias de la pandemia en los hogares españoles y empresas ha exacerbado las debilidades económicas estructurales existentes”, señala la agencia calificadora en su informe. Señala que los principales riesgos macroeconómicos para España siguen siendo una deuda pública elevada, un aumento de la tasa de dependencia de la edad, una pronunciada dualidad en el mercado laboral y posibles nuevos retrasos en la aplicación de reformas que favorezcan el crecimiento y la consolidación presupuestaria.

Sin embargo, la política no le preocupa. España se ha estado enfrentando a un pico de inestabilidad política en las últimas semanas, sobre todo a nivel regional, con la Comunidad de Madrid volviendo a los comicios. S&P, en cambio, solo hace referencia a la minoría parlamentaria del PSOE, nombrando las dificultades que sufre en el que es el primer gobierno en coalición de la historia del país. “Falto de una mayoría, el Gobierno se ha enfrentado a una serie de desafíos políticos, complicados por su necesidad del apoyo de un amplio abanico de partidos políticos más pequeños, incluyendo los regionales”, zanja, sin dar más nombres.

Por otro lado, la agencia anticipa que “la plataforma independentista del gobierno catalán continuará siendo un punto de fricción en la política nacional”. Con todo, concluye su mención de la política española argumentando que “de momento, sin embargo, las tensiones políticas no han pesado sobre el rendimiento económico de España“.

Javier G. Jorrín

Problemas estructurales

Pese a no preocuparse por la política a corto plazo, sí que se impacienta con la falta de medidas ante algunos problemas estructurales que cada vez son más molestos para la nota de España. En el futuro más cercano, y todavía relacionado con el covid-19, S&P alega para mantener sus calificaciones de la deuda que cuando el Gobierno español comience a retirar las medidas de apoyo extraordinarias “algunas pequeñas y medianas empresas (PYME) podrían afrontar insolvencia, aumentando los pasivos contingentes para España”.

Sin embargo, hay problemas que ya venían de antes de la pandemia. S&P también que el déficit del sistema de seguridad social “aumentará aún más sin el compromiso político” de aumentar la edad de jubilación efectiva o ampliar la duración de las cotizaciones obligatorias.

La agencia pronostica que la economía española se recuperará en 2022 a los niveles de 2019 en cuanto se recuperen los volúmenes comerciales y de viajes internacionales tras el parón impuesto por las restricciones causadas por la pandemia del nuevo coronavirus.

S&P proyecta la consolidación del déficit presupuestario de España al 4,2% del PIB en 2022 desde el 11,8% del año pasado, ya que la recuperación de la demanda beneficia los ingresos.

Se queja de la falta de “compromiso político” para abordar el peso de las pensiones

La agencia advierte de que podría bajar las calificaciones durante los próximos dos años si considera que a largo plazo el potencial de crecimiento español se ha debilitado o “debido a una reversión de las reformas” laborales y del mercado de trabajo.

Sin embargo, añade que podría revisar la perspectiva a estable si la economía española “se recupera con fuerza durante los próximos años, la consolidación presupuestaria se acelera y las transferencias de la UE conducen a mejoras en el potencial de crecimiento del país”.

La evolución de la pandemia sigue siendo el determinante clave del crecimiento y las finanzas públicas en España, afirma, y considera “alcanzable” el objetivo del Gobierno de vacunar al 70% de la población adulta para fines de agosto.

Sin embargo, advierte de que las variantes de covid-19 en el mundo y el lento lanzamiento de la vacunación mantienen en riesgo a sectores de exportación clave como el turismo.

“No obstante, seguimos proyectando una recuperación relativamente pujante, con una expansión del PIB del 5,7% y 6,6% en 2021 y 2022, respectivamente, lo que hace que el PIB vuelva a las cifras de 2019 a mediados del próximo año”, afirma S&P.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba