Deportes

Todas las veces que Castro ha vendido al Sevilla FC (incluso con Del Nido)

La guerra por el control del Sevilla FC cumple un nuevo (y tal vez decisivo) episodio. La junta de accionistas extraordinaria convocada para este martes enfrenta a dos bloques enemigos, el del actual presidente, José Castro, y el de su antecesor, José María del Nido, aunque, además, cuenta con un testigo de excepción en tierra de nadie, el fondo de inversión 777 Partners, que llegó al accionariado en 2018 de la mano del actual mandatario, pero que tras los desencuentros con su gestión ha terminado virando al lado opositor, obligado por las circunstancias.

La hostilidad entre bandos ha crecido durante las semanas. Todo vale. Incluso ignorar el pasado. El relato del Sevilla FC para los sevillistas ha quedado desmontado. En este ciclo presidencial, todos los accionistas de referencia han buscado dinero institucional para recapitalizar el club hispalense o incluso para venderlo. Ese fue el contexto de la llegada de 777 Partners, cuando Sevillistas de Nervión (Pepe Castro, Carolina Alés y Francisco Guijarro), al margen de Rafael Carrión, buscaban inversores para consolidar una mayoría de control al margen de José María del Nido.

C. H.

Ahora, todo ese bloque reniega de su pasado con el fondo, pero no era así hace solo dos años. En junio de 2019, Sevillistas del Nervión propuso un acuerdo con el fondo para que les prestara sus servicios en relación con la posible venta de sus paquetes accionariales del Sevilla FC. Era su oportunidad para ejercer el poder, siempre cuestionado por Del Nido. Según la documentación a la que ha tenido acceso El Confidencial, estos fueron los puntos que acordaron:

– Identificar a inversores interesados en la adquisición de los paquetes accionariales.

– Llevar a cabo las conversaciones preliminares y las potenciales negociaciones encaminadas al acuerdo, siguiendo siempre las indicaciones del cliente.

– Concluir preacuerdos verbales con dichos inversores en representación de los intereses del cliente, siempre que cuente con su previa aprobación.

– Asesorar al cliente de las alternativas y contrapropuestas recibidas.

– Informar permanentemente de la marcha de sus trabajos, así como de las conversaciones y negociaciones.

Pepe Castro, máximo mandatario del Sevilla. (EFE)Pepe Castro, máximo mandatario del Sevilla. (EFE) Pepe Castro, máximo mandatario del Sevilla. (EFE)

En esos meses de convivencia, además, Castro aprovechó para intermediar con acciones de otros socios y para hacer liquidez con algunas propias (en torno a un millón de euros), según fuentes financieras. Además, tanto el presidente como su equipo jurídico trataron de garantizarse un esquema de comisiones con base en el precio de una potencial venta, incluido el propio paquete del presidente del club, como ocurre en cualquier operación mercantil con la figura de los asesores financieros. En este caso, ellos habrían sido vendedores y asesores del comprador.

Esa dinámica vendedora alcanzó un nuevo estadio con el acuerdo que Pepe Castro/Sevillista del Nervión firmó con José María del Nido Jr a finales de 2019. Además de los acuerdos de gobernabilidad, ambas partes recogen en el punto 21 del contrato la entrega de la representación para una potencial transacción a Del Nido Jr y al abogado Alberto Pérez Solano, con el fin de «profesionalización de la venta». En este sentido, ellos gestionarían el protocolo de venta y el mandato de tratar de que alcance al mayor número de accionistas posible.

Pepe Castro habla por teléfono. (EFE)Pepe Castro habla por teléfono. (EFE) Pepe Castro habla por teléfono. (EFE)
El futuro y «los americanos»

Actualmente, la sociedad encabezada por Castro y Sevillistas de Nervión aglutina en torno al 33% del capital. Una cifra muy parecida a la que tiene a título personal José María del Nido. «A Pepe y su grupo lo apoyarán en torno al 40% de los accionistas con representación. Del Nido, en cambio, cree que controla el 42 o 43% gracias a otras personas que lo apoyarán. El máximo capital asistente a una junta del Sevilla ha sido el 85%, pero en esta ocasión se prevé que acuda algo menos. Por tanto, la votación estará muy ajustada», confirman fuentes cercanas al club.

El expresidente del Sevilla, José María del Nido, no votó en la anterior junta por unas cautelares que le impidieron ejercer su derecho. Ahora asegura que podrá hacerlo, como dijo en Cope Sevilla: «No se ha producido, ni se va a producir, ninguna vulneración de mis derechos como accionista. Se me va a permitir votar en la forma que yo crea más conveniente y personalmente». Fuentes conocedoras de la situación, sin embargo, aseguran a El Confidencial que eso no está tan claro: «Del Nido está confiado en que tiene mayoría suficiente, pero teme que no lo dejen votar».

Un escenario probable es que no le dejen votar y se impugne el acuerdo. «Como es el presidente quien somete los asuntos a votación y proclama los resultados, Castro seguiría en el cargo. Impedirle votar podría ser ilegal, así que habría una nueva demanda, pero, mientras se resolviera el asunto, continuaría en la presidencia», explica una de las fuentes. Sin embargo, el fondo de inversión, que en principio apoya a Del Nido, puede resultar clave para el desenlace. «Son la bisagra y hasta última hora habrá auténticas pugnas por lograr su apoyo por parte de ambos bandos».

Del Nido, junto a Navas en la capilla ardiente de Reyes. (EFE)Del Nido, junto a Navas en la capilla ardiente de Reyes. (EFE) Del Nido, junto a Navas en la capilla ardiente de Reyes. (EFE)
Los problemas de Del Nido

José María del Nido no podría ser presidente del club por dos motivos. El primero, por la ley, ya que está inhabilitado para desempeñar ese cargo tras su condena en el caso Minutas. Así lo recoge el artículo 213 de la Ley de Sociedades de Capital (LSC): «No pueden ser administradores […] las personas inhabilitadas conforme a la Ley Concursal mientras no haya concluido el periodo de inhabilitación fijado en la sentencia de calificación del concurso y los condenados por delitos contra la libertad, contra el patrimonio o contra el orden socioeconómico, contra la seguridad colectiva…».

Eso explicaría que en el pacto firmado por Castro y Del Nido Jr, actuando en su nombre y en el de su padre, venía especificado el reparto de roles en la gestión del club. El documento indicaba que Pepe sería presidente del club y el hijo del abogado, vicepresidente primero. El acuerdo está en vigor hasta el 31 de diciembre de 2027. En esa misma fecha, pero de 2023, la presidencia y la vicepresidencia deben permutarse, existiendo cláusulas de penalización millonarias en caso de incumplimiento por ambas partes.

José María del Nido Carrasco, hijo del expresidente. (EFE)José María del Nido Carrasco, hijo del expresidente. (EFE) José María del Nido Carrasco, hijo del expresidente. (EFE)

El expresidente, no obstante, confía en convertirse de nuevo en el máximo dirigente del club, según aseguró en ‘Estadio deportivo’: «¿Si estoy en disposición de afirmar que seré presidente antes de 2023? Seguro«. Castro replicó al expresidente: «Del Nido tiene ansias de poder. Le interesa el tema económico. Gracias a Dios, el Sevilla es de los sevillistas y quieren la continuidad de lo que va bien. El martes lo vamos a ver». El martes puede haber cambios en la presidencia o que todo siga igual, pero parece que ninguno de los bandos ha respetado a la verdad en esta batalla.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba