Deportes

Transmisión por el aire: mayor riesgo en espacios cerrados y abarrotados

Las dudas en torno al coronavirus no han dejado de surgir desde el inicio de la pandemia a principios de este año 2020. Poco a poco se van conociendo más detalles, como por ejemplo la forma de expansión del virus. La semana pasada, después de muchas investigaciones al respecto, la Organización Mundial de la Salud reconoció la transmisión del SARS-CoV-2 a través del aire, asegurando que «no se puede descartar».

Una conclusión a la que llegaron después de que una carta abierta de 239 científicos les pusiera en alerta sobre ello a primeros de julio. Sin embargo, esa era una idea que ya tenía formada Lidia Morawska, científica que dirige el Laboratorio de Calidad del Aire de la Universidad de Queensland y una de las autoras del estudio.

Las actividades, mejor al aire libre

El virus, señala, se puede escapar de la boca o nariz de una persona contagiada y desplazarse por el aire hasta la boca o nariz de otra persona. Por ello la gran importancia del uso de la mascarilla. «El mayor riesgo se da en los espacios cerrados y abarrotados, salvo si la ventilación es eficiente», señala Morawska en El País.

Por ello, destaca la importancia de mantener una buena ventilación en los espacios cerrados, después de que se hicieran pruebas en varios hospitales. «Las gotitas cargadas de virus se eliminan rápida y eficientemente mediante ventilación«, indica. Algo que no ocurre cuando el local no está abierto al exterior, por lo que esa vía de entrada es la principal. «Cuando más actividades se trasladen al aire libre, mejor».

La OMS tardó en reaccionar

El aviso de Lidia Morawska, sin embargo, llegó hace ya varios meses, al inicio de la pandemia y cuando todavía las cifras no eran tan altas. En un estudio titulado ‘En mundo debe afrontar la realidad’ llegaba la primera sugerencia. Más tarde, en mayo, la revista Nature rechazó incluir la carta firmada por 239 investigadores, que fue aceptada a primeros de julio en otra revista científica. «No tendrán más remedio que incluir la transmisión aérea», aseguraba durante los primeros meses del año.

Sin embargo, no es demasiado tarde para la científica, pues «esta pandemia aún continúa, habrá pandemias en el futuro y cada año tenemos epidemias estacionales de gripe, por ejemplo».

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba