Deportes

Un modelo matemático predice cómo será el coronavirus dentro de una década

La posibilidad de que el coronavirus SARS-CoV-2 acaba convirtiéndose en un virus endémico es algo que ya han planteado varios estudios. Pero, ¿cómo podría llegar a ser su gravedad con el paso del tiempo? Según una investigación de la Universidad de Utah, publicada en la revista Viruses, podría ser mucho menos grave de lo que es actualmente.

De acuerdo con la hipótesis de los expertos, la COVID-19 podría ser poco más que una simple molestia: pasando de lo que es actualmente a simples toses y resfriados comunes. Para dar con esta resolución han desarrollado una serie de modelos matemáticos que cuentan con las lecciones aprendidas de la pandemia respecto a la variación de la inmunidad del cuerpo con el paso del tiempo.

“Esto muestra un posible futuro que aún no se ha abordado del todo. En la próxima década, la gravedad de la enfermedad podría disminuir a medida que las poblaciones desarrollen colectivamente la inmunidad“, destaca el doctor Fred Adler, profesor de matemáticas y ciencias biológicas de la universidad estadounidense.

Cambia el cuerpo, no el virus

Así, los primeros resultados de este estudio sugieren un cambio impulsado por la respuesta de nuestro propio sistema inmunitario más que por el virus en sí. El SARS-CoV-2 es desde hace ya más de un año el más conocido de esta familia de virus. Pero no es el único: hay otros estacionales y más benignos.

Las pruebas señalan que algunos de ellos podrían haber sido más graves en algún momento de la historia de lo que fueron más tarde, como pudo ser la pandemia de gripe rusa a finales del siglo XIX. Este hecho hizo que los expertos se preguntaran si pasaría algo similar con la COVID-19 en próximos años o décadas.

Los modelos matemáticos

En base a esa idea desarrollaron modelos matemáticos con la respuesta del organismo al virus. Así, la ejecución de varias versiones diferentes de estos escenarios demostró una situación en la que una proporción cada vez mayor de la población estará predispuesta a una enfermedad leve a largo plazo. De esta forma, pasaría a ser un virus estacional como ya hay otros.

Según dicho modelos, a medida que más adultos están inmunes (por infección o vacunación), las infecciones graves desaparecen durante la próxima década. Finalmente, los únicos que estarían expuestos al virus por primera vez serán los niños, que además son los menos propensos a sufrir una enfermedad grave.

“Al comienzo de la pandemia, nadie había visto el virus antes. Nuestro sistema inmunológico no estaba preparado. Hemos demostrado que las infecciones leves ganarán, siempre y cuando entren a nuestro sistema inmunológico para luchar contra las infecciones graves”, describe Alexander Beams, uno de los autores del estudio.

Falta de algunas variables

No obstante, estos modelos tienen un ‘pero’: no tienen en cuenta todas las posibles influencias en la trayectoria de la enfermedad, como que las nuevas variantes puedan superar la inmunidad parcial. “Nuestro siguiente paso es comparar las predicciones de nuestro modelo con los datos de enfermedades más actuales para evaluar en qué dirección va la pandemia a medida que ocurre”, reconoce Adler.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba