Viajes

Un palacio de Cantabria se convierte en hotel y permite llevarse un ‘trozo’ a casa: «Se venden las piezas y la decoración»

Si estás buscando un palacio en el que alojarte para convertirte en el rey o reina que mereces ser, existe un lugar inmerso en los Valles Pasiegos de Cantabria que te hará sentir como tal.

Tras una rehabilitación y puesta en marcha que duró nueve meses, el Hotel Helguera Palacio Boutique Antique se ha convertido en uno de los mejores proyectos que los amantes del lujo pueden encontrar hoy en día.

Malales Martinez Canut, directora del Palacio Helguera, explica a 20minutos que el principal objetivo «es que los clientes sientan que el lugar les pertenece. La casa solariega a la que todos queremos retirarnos para recuperar fuerzas«.

El palacio del siglo XVII convertido en hotel está rodeado de una belleza sin igual. En plenos Valles Pasiegos de Cantabria, es uno de los sitios característicos en el que en los campos verdes se encuentran hermosas cabañas pasiegas diseminadas por todo el paisaje de pastos escarpados.

No obstante, Malales añade que «además de tener las comodidades del palacio, contarás con un servicio y una atención personalizada en el que los clientes también se pueden llevar un pedacito de la experiencia a su propia casa, ya que todas las piezas del hotel están en venta en el anticuario viviente».

¿Qué encontrarás en ‘Helguera Palacio Hotel Boutique’?

El verde de los valles pasiegos, las antigüedades originales del Palacio, los entelados de las habitaciones y las lámparas de araña son algunas de las riquezas para admirar y contemplar. La inspiración de este hotel de lujo se basó en los personajes históricos cercanos a la propia familia de Malales donde serán capaces de sumergirte en la historia propia del palacio.

Once habitaciones, once historias

Todas las habitaciones llevan por nombre el personaje en el que se inspiran, ofreciendo una propuesta única que combina el legado palaciego con los lujos modernos y las últimas tecnologías. «Por este motivo, cada una de las once habitaciones es diferente y tiene personalidad propia», argumenta Malales.

  1. Duque de Wellington: la historia británica impregna esta antigua caballeriza reconvertida en un espacio de lujo. Sala de estar y chimenea, amplios ventanales y entrada a los jardines del palacio.
  2. Regente Gabriel Císcar: suite exclusiva con salón propio, chimenea y un amplio balcón que asoma a los jardines del palacio. Destaca por el mestizaje de su mobiliario europeo del siglo XVIII.
  3. Virreina de Nueva España: elegancia natural. Selección de piezas de origen francés, desde sus tapicerías y telas hasta sus lavabos, un amplio vestidor de roble y una agradable zona de lectura.
  4. Peregrino Revuelta: íntima y espaciosa. Disfruta de su chimenea en invierno y de su acceso a los jardines en verano. Haz una parada de lujo en contacto directo con la naturaleza de Cantabria.
  5. Condesa de la Camorra: habitación con vistas al valle y de inspiración viajera. Retablos exóticos, telas de corte oriental y réplicas de los lavabos del Titanic. Disfruta del amanecer desde una perspectiva única.
  6. Conde de la Gomera: ejemplo de elegancia palaciega y confort actual. Espaciosa, sugerente y atrevida. Duerme bajo un dosel de travesaños de madera y despierta con la luz de sus ventanas abuhardilladas.
  7. Marquesa de Casa Hermosa: habitación pintoresca y espaciosa con recibidor propio y un cómodo vestidor. Característica por sus colores y contrastes. Déjate llevar por su encanto y vitalidad.
  8. Barón de Puerto Rico: revestida de entelados florales y muebles italianos de corte moderno, esta habitación tiene un aire especialmente fresco y luminoso.
  9. Don Juan Osorio: una habitación creativa, con profundidad y diversidad de espacios que invita a la escritura, al romance, a los baños de espuma y al relax. Vive tu personaje.
  10. Conde de las Torres: la habitación del conde original del palacio, de estilo clásico, con recibidor propio, muebles de madera noble y muros de sillería. Disfruta del lujo al estilo de la Cantabria señorial.
  11. Caballero Ros de Ursinos: acogedora, vivaz y de arquitectura robusta, destaca por la firmeza de sus maderas y la sobriedad de su decoración. Pensada para escapadas en las que se detiene el tiempo.

«Existen multitud de anécdotas que hemos recogido en el libro ‘Once Despertares», explica Malales. Un libro que solo es accesible para aquellos que se alojen en el palacio al estar disponible en todas las habitaciones.

¿Qué servicios ofrece ‘Helguera Palacio Hotel Boutique’?

Una experiencia para todos los sentidos, desde sus habitaciones hasta el restaurante, pasando por el spa y el gimnasio. El hotel ofrece una gran variedad de servicios sin necesidad de salir del complejo: piscina climatizada exterior e interior con chimenea, zona de wellness con sauna, baño turco y jacuzzi, gimnasio con máquinas hechas a medida y con la última tecnología, además de servicios de masaje, tratamientos de belleza personalizados y entrenador personal.

«Nuestro jardín ofrece multitud de rincones en los que relajarse y en las inmediaciones ofrecemos paseos por entornos naturales excepcionales en los que perderse. Tenemos también el anticuario online donde nuestros clientes pueden adquirir cualquier pieza del Hotel que les haya llamado la atención», asegura su directora.

Cocina cántabra de lujo con toque propio

Su restaurante ‘Trastámara’ está a cargo del Chef Jose Antonio Llorente y su equipo, ofrece producto fresco de la zona. Desde pescado recién salido del mar hasta unas sabrosas carnes de las famosas vacas cántabras. Todo ello con su estilo de cocina sorprendente y cuidado. Sin olvidar los aperitivos con base de anchoa y sus exquisitas torrijas.

«Toda la carta en sí es recomendable, pero los favoritos de los clientes son los puerros, su laminado de carne y la lubina. Además, ofrecemos además varios productos del día, con lo que hay mucha variedad además de la carta», expone Malales.

El precio estimado ronda entre los 300€ hasta 600€ dependiendo de la habitación que selecciones. «Al ser un hotel con pocas habitaciones y muy íntimo, los clientes vienen a desconectar y descansar«, asegura Malales, por lo que la edad mínima para poder alojarte y disfrutar de este especial hotel es a partir de los 16 años. «Al ser un hotel que se ha reconstruido en plena pandemia se ha diseñado desde cero con los mejores sistemas de prevención.

Todas las áreas comunes están equipadas con un sistema de aire acondicionado que ioniza el aire con tecnología de radicales hidroxilo», explica su directora. Este sistema neutraliza cualquier virus, bacteria, polen y alérgeno, desinfectando automáticamente el aire y todas las superficies. Adicionalmente, el hotel cuenta con un segundo sistema para controlar la calidad del aire en los interiores. «Cuando los sensores detectan un exceso de CO2, se activa un mecanismo que introduce aire limpio en la estancia y detiene la difusión de aerosoles», apostilla Malales. Una experiencia sin igual que no debes dejar escapar.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba