Viajes

Una escapada a la localidad española que más lejos vive del mar

Nos gusta el mar. Nos gusta la playa. Es con diferencia el destino vacacional por excelencia. En playas abarrotadas o en calas casi secretas, nuestra idea de descanso perfecto, casi de paraíso, está junto al mar.

Y no cambia esa percepción ni con la pandemia. Una reciente encuesta, la ‘I Encuesta a la demanda turística potencial nacional’ de Loving Tourism, dice que un 45% de los españoles todavía piensa en salir de vacaciones este verano y que un 33% se lo está pensando. Pero a lo que vamos, un 56,4% de los encuestados optará por el sol y playa.

Así que estar junto al mar, al menos cerca del mar, nos parece una innegable ventaja. Otra cosa es si se trata de vivir permanentemente junto al mar o simplemente de tenerlo cerca para cuando apetezca. Lo malo, nos parece mayoritariamente, es vivir lejos del mar. Que se lo digan a los habitantes de Nombela, en Castilla-La Mancha.

Esta localidad toledana es el punto de España que más lejos está del mar (aunque a cambio está cerca de Madrid, lo que tiene de ventaja para moverse por el mundo). Pertenece a la comarca de Torrijos y linda al norte con el término municipal de Cenicientos, en la provincia de Madrid. Al noroeste tiene ya la provincia de Ávila, en Castilla y León, y hacia el Sur, unos 40 kilómetros, ya está Talavera de la Reina.

¿Qué podemos ver si por casualidad llegamos a la población española más lejana del mar? Nombela tiene 854 habitantes. El dato nos pone en situación. Pero hay cosas.

De su patrimonio artístico, al menos tres cosas. Tenemos el Rollo de justicia o jurisdiccional (en la foto), que en su caso es de estilo renacentista; la Ermita del Santo Cristo de la Nava; y la Iglesia parroquial de la Asunción de Nuestra Señora, del siglo XVI.

Si salimos del pueblo a pocos kilómetros hacia el Oeste nos topamos con la Sierra de San Vicente. Está entre los ríos Alberche y Tiétar y tiene una altura máxima de 1.373 metros.

Muchos arroyos descienden desde estas alturas creando un hábitat idóneo para la fauna (jabalíes, ciervos, corzos, zorros, conejos, liebres, ardillas y perdices). Y todo pespunteado de jara, retama y árboles (algunas especies de pino, encinas, alcornoques, robles, castaños y acebos).

La localidad de Sierra de San Vicente más cercana a Nombela es Pelahustán. Aquí podemos hacer la Senda Viriato, una extraordinaria vía para la práctica del senderismo o para hacerla en bicicleta. El Mirador de la sierra, en el paraje de los cantos Higuerales, nos regala unas hermosas vistas del valle del Tajo y el Alberche.

Un poco más allá, apenas 10 kilómetros, está el parque natural El Piélago, con sus tres montes, Venus, Cruces y Pelados. Podemos acercarnos al Pantano de Guayerbas y asomarnos al Mirador de Darkitos.

Cerca de Nombela también está Nuño Gómez. En sus inmediaciones hay varias formaciones rocosas que merecen una visita. Canto de la Encinilla, Casa de los Ladrones (cueva), Canto de los Cascabeles o Lancha Lisa.

Hay también en los arroyos varios molinos bastante bien conservados pese a tener ya 400 años. A apenas 5 kilómetros de Nuño Gómez está Cardiel de los Montes y allí el río Alberche. Si el tiempo acompaña podemos darnos un chapuzón en la la llamada isla de la Vega Vasco.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba