Salud

Una nueva técnica de cirugía para hernias inguinales evita el largo posoperatorio

En torno a las hernias inguinales hay más de una creencia errónea, como la de que pueden aparecer en los bebés si les dejamos llorar mucho tiempo, o que pueden crecer hasta terminar rompiéndose. A menudo son un tema incómodo de conversación: se siente pudor de confesar que se tiene esta dolencia, cuando, en realidad, es un problema muy habitual en la población y su tratamiento es muy frecuente en la práctica quirúrgica

Una hernia inguinal “es una protrusión de cualquier órgano abdominal —normalmente, intestino delgado o grasa mesentérica— a través de un orificio herniario situado en el canal inguinal”, explica la doctora Eloísa Villarreal, cirujana general en Quirónsalud Zaragoza. Suelen afectar más a los hombres porque en la región inguinal del varón existe un punto de debilidad fisiológica en la zona de paso de las estructuras testiculares del abdomen hacia el escroto.

EC Brands

En principio, una hernia inguinal no complicada no tiene por qué ser peligrosa. Pero la doctora Villarreal advierte del riesgo que puede suponer “una complicación como el estrangulamiento de un asa intestinal”. En esas ocasiones, la hernia aprisiona el intestino tan fuertemente que interrumpe el aporte de sangre, “y puede necrosar rápidamente el tejido, provocando una infección que puede tener consecuencias fatales. Por eso, es importante tratarlas a tiempo y de forma adecuada”.

Con respecto a los síntomas, la hernia inguinal se suele diagnosticar con facilidad. Lo más habitual es la presencia de un bulto en la zona de la ingle que aparece y desaparece con los movimientos. El dolor es otro síntoma, ya que la frecuente entrada y salida de la hernia puede irritar el canal testicular. En el caso de estrangulamiento herniario, apunta la especialista, “pueden llegar a producirse náuseas y vómitos, así como dolor abdominal y aparición de un bulto duro y doloroso en la zona inguinal, en ocasiones asociado con estreñimiento intenso”.

Respecto al tratamiento, la cirugía que se ha practicado tradicionalmente implica un mes de reposo y, en ocasiones, dolores y algunas complicaciones posoperatorias. Los avances en las técnicas quirúrgicas han permitido llegar a una innovadora técnica que permite tratar la hernia inguinal de forma precisa, indolora y con una recuperación inmediata.

Es un mito que un bebé pueda herniarse por llorar. (Pixabay).Es un mito que un bebé pueda herniarse por llorar. (Pixabay).Es un mito que un bebé pueda herniarse por llorar. (Pixabay).

“La hernioplastia TEP es una cirugía laparoscópica totalmente extraperitoneal que se desarrolla íntegramente en una región anatómica que no contacta con estructuras abdominales. Permite tratar todos los puntos de debilidad de la región inguinocrural (las hernias inguinales directas e indirectas, así como las hernias crurales) sin precisar otras actuaciones adicionales”, asegura la doctora Villarreal.

Esta intervención, explica por su parte el doctor Guillermo Pola, cirujano general del mismo equipo, “permite la reintroducción de la hernia en la cavidad abdominal y la reparación de la pared para evitar que vuelva a aparecer. Requiere la colocación de una malla de material sintético que se coloca en la pared muscular y, con el tiempo, se integra en el tejido muscular, aportando fuerza y resistencia a la zona que evita la tensión de los tejidos”.

“Al no penetrar en la cavidad abdominal, se evita el contacto con órganos internos y se disminuye el riesgo de complicaciones”

Se trata de una técnica que requiere de una alta especialización en cirugía laparoscópica, pero tiene importantes ventajas, ya que “al no penetrar en la cavidad abdominal, se evita el contacto con órganos internos como el intestino delgado y el colon, con lo cual se disminuye el riesgo de presentar complicaciones posoperatorias, como lesiones viscerales y abdominales, obstrucción intestinal por adherencias a la malla o hernias de los orificios de entrada en la pared abdominal”, añade la doctora Villarreal.

Este tipo de cirugía permite al paciente recibir el alta médica incluso el mismo día de la intervención y desarrollar su vida habitual de forma inmediata. Además, conlleva pocos dolores, por lo que, con frecuencia, no es necesaria ni siquiera la administración de analgésicos.

Para finalizar, nuestros especialistas nos dan algunas recomendaciones para evitar estas hernias. Entre ellas, mantener un peso saludable e incrementar el nivel de actividad física, dejar de fumar —que está relacionado con la tos crónica y el agravamiento o aparición de este tipo de hernias— e incorporar más fibra a la dieta, lo que facilita la evacuación.

Ante cualquier síntoma, es importante acudir al especialista para detectar de forma precoz la patología y obtener el tratamiento más adecuado para nuestro caso particular.

*El Confidencial, en colaboración con Quirónsalud, presenta una serie de artículos con información práctica, consejos y recomendaciones para practicar deporte que mejore nuestra salud y bienestar. Si tienes alguna duda sobre esta temática o quieres más información, puedes contactar con el Hospital Quirónsalud Zaragoza.  

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba