Viajes

Una ruta por algunos de los teatros más bonitos de España

El pasado día 27 se celebró el Día Mundial del Teatro. La fecha fue elegida por el Instituto Internacional del Teatro (ITI) en 1961 y su principal objetivo, es dar a conocer lo que representa el teatro para la cultura a nivel mundial.

España y sus teatros lo celebraron, pese a la pandemia y pese a que en muchas regiones los actores apenas han podido subirse a los escenarios. Nuestro país disfruta de una vasta tradición escénica. Civitatis ha seleccionado 10 teatros que bien podrían ser los más bonitos de España.

En el siglo I a.C se inauguró en Mérida (por aquel entonces Emerita Augusta) un teatro con capacidad para más de 6.000 espectadores, ubicados todos ellos estratégicamente en función de su jerarquía social. Hoy, más de 2.000 años después, este recinto no solo se ha convertido en uno de los principales atractivos turísticos de Extremadura, sino que todavía se sigue empleando para los fines que fue concebido, albergando diferentes espectáculos como el Festival de Teatro Clásico.

En Almagro se encuentra uno de los teatros más bonitos e históricos de España. El Corral de Comedias, declarado Monumento Nacional, es el único recinto de este estilo que mantiene su estructura original del siglo XVII. ¡Un perfecto ejemplo del Teatro español del Siglo de Oro donde ver una función de Lope de Vega es un auténtico privilegio!

En el año 1818 se colocó la primera piedra del Teatro Real de Madrid, aunque problemas técnicos y económicos retrasaron su inauguración hasta 1850. Fue el rey Fernando VII quien ordenó a remodelar la plaza de Oriente y a ubicar frente al Palacio Real un edificio lírico que estuviera a la altura de sus competidores europeos. Más allá de su valor histórico y su perfecta ubicación en el Madrid de los Austrias, el edificio destaca también por sus grandes salones repletos de obras de arte que reproducen el ambiente de la ópera en el siglo XIX.

Se trata de un teatro de ópera cuyos orígenes se remontan al año 1847 y que se ha convertido en todo un referente de las artes y la cultura de Cataluña. El Gran Teatre del Liceu se encuentra en plena Rambla. El interior del edificio asombra por su vestíbulo de estilo neorrenacentista con su gran escalinata y por el llamado salón de los espejos, un lugar de descanso y reunión con una minuciosa decoración en paredes y techos.

En la isla de Tenerife se encuentra una de las quince ciudades Patrimonio de la Humanidad de España: San Cristóbal de La Laguna. En ella, uno de los lugares que más llama la atención de los visitantes es la fachada del teatro Leal. De un estilo ecléctico, el edificio sigue el modelo de Antonio Pintor Ocete, un arquitecto granadino al que también se le atribuyen otras importantes obras en la isla como el ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife o la plaza de toros de la capital. Sin duda, el teatro Leal es una de las mejores muestras de la arquitectura civil canaria de principios del siglo XX.

Piezas teatrales, conciertos de música clásica, espectáculos de flamenco… Más de 180 representaciones por temporada componen el cartel del teatro Lope de Vega, uno de los teatros más bonitos de Andalucía. El edificio se levantó con motivo de la Exposición Iberoamericana de 1929 para albergar el llamado Pabellón de Sevilla, un espacio formado por el casino y el teatro de la citada feria.

Inaugurado en la ciudad de Bilbao en el año 1890, el Arriaga es uno de los edificios de las artes más emblemático de esta ciudad vasca. El teatro destaca por su cuidada fachada curva de estilo neobarroco, pero también, por su trágica historia. Un incendio en 1914 y las lluvias torrenciales de 1983 lo dañaron gravemente, teniendo que acometerse varias obras de restauración en el pasado. Afortunadamente, el recinto se sobrepuso a todos estos problemas y sigue siendo a día de hoy uno de los teatros más bonitos de España.

Inaugurado por la reina Isabel II y con más de 150 años de historia, el Romea es todo un referente cultural. En su fachada de inspiración neoclásica destacan los tres grandes bustos de Beethoven, Mozart y Listz.

De finales del siglo XIX, este teatro destaca por su nacimiento como lugar de representación de artes escénicas pero, también, pensado como un espacio para albergar reuniones sociales de la nueva burguesía. Su patio de butacas es levadizo: podía desmontarse fácilmente para dar cabida a grandes bailes de máscaras y encuentros de las familias adineradas de Toledo.

Apúntate a la newsletter de ’20deviaje’ y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la geografía española.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba